fbpx

Hay alta demanda de jóvenes freelancers

La pandemia del coronavirus modificó las estructuras de muchos negocios, incluyendo las oportunidades laborales para los que inician en el trabajo.

Hombre sentado trabajando en su computador

El trabajo como 'freelancer' es una tendencia que ha tomado fuerza tras la pandemia. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: There is high demand for young freelancers

Aunque algunas personas pensarían que esta pandemia, que afectó a la estructura global de los empleos, sería una oportunidad para algunos sectores, la realidad parece ser bastante diferente. De acuerdo con lo que menciona la página web especializada de Pymes y Autónomos, los jóvenes “ya no quieren ser autónomos”.

Esto se debe a que se perdieron casi la mitad de los trabajadores menores de 30 años en los últimos 13 años, aunque esta cifra parece estar aumentando desde que comenzó la pandemia, donde muchas personas decidieron tener una alternativa “extra” a sus ingresos habituales por una vía mucho más independiente.

Se trata de una tendencia que va a contramano de las necesidades del mercado, debido a que, por ejemplo, vemos que la web de Impulso Baires destaca que creció en un 40% la demanda de profesionales freelance en Argentina, siendo una tendencia que se mantiene en América Latina. Veamos, entonces, cuál es la situación de los jóvenes que buscan tener sus primeros pasos.

¿Los jóvenes ya no quieren ser autónomos?

Lo habíamos visto con una publicación de Cinco Días, que menciona que los menores de 30 años “tienen el empleo por cuenta propia como última opción”. Apenas se considera una alternativa de inserción laboral y desarrollo profesional, debido a que, en ocasiones, no saben muy bien dónde comenzar.

El problema está que, según como informa MSN, los jóvenes son los que más perdieron empleo por COVID-19. Es decir, estos grupos de trabajadores son los que menos experiencia tienen y suelen cubrir un salario mucho menor, de forma tal que, en casos donde las empresas decidieron hacer recortes, fueron las principales figuras afectadas.

Al mismo tiempo, tienen un dilema muy importante que todos habrán escuchado alguna vez. Paradójicamente, casi cualquier trabajo solicita que tengas experiencia, motivo por el cual no puedes tenerla hasta que no hayas trabajado en algún lado. Esto imposibilita a que los jóvenes puedan insertarse prontamente en el mercado laboral… o al menos desde la perspectiva convencional.

Lea también: La singular historia política de Pepe Mujica en Uruguay

La chance de adquirir experiencia, incluso en áreas laborales bien remuneradas o profesional y académicamente calificadas se da a través del trabajo autónomo. La web de Diario Norte menciona que, debido a la pandemia, muchos jóvenes quedaron en una situación en la que “no estudian ni trabajan”. ¿Y si pudieran hacer algo diferente?

Desde El Independiente también informan que los jóvenes “ya no quieren ser autónomos”, debido a que aspiran a tener un primer empleo en relación de dependencia que luego les permita abocarse a un proyecto en solitario. Sin embargo, jamás parecen pensar a la inversa, es decir: comenzar de forma freelance para adquirir experiencia de una forma más fácil, sin necesidad de una contratación, y luego poder acceder a un trabajo “formal” gracias a su trayectoria.

Al mismo tiempo, América Latina está necesitando una gran variedad de posiciones de forma autónoma, principalmente asociadas con las tecnologías digitales en medio de la pandemia. De acuerdo con el relevamiento realizado por el medio de la BBC, la programación, el desarrollo y la creación de sitios webs es lo que más se oferta, aunque también comenzaron a contratarse personal de diseño gráfico o manejos de las redes sociales, por ejemplo.

Otro de los puntos donde se está solicitando más personal especializado es en el área del eCommerce. De acuerdo con lo que menciona la web de ADS Murai, las compras online en América Latina están teniendo un excelente momento. Por ejemplo, en Colombia un 87% de personas de entre 15 y 75 años han comprado por internet alguna vez, demostrando que se necesitan personas que puedan atender de forma remota estas plataformas.

Esto viene de la mano con lo que menciona la web de iProfesional, que dice que las contrataciones de freelancers “serán uno de los primeros lugares donde las empresas busquen talentos”. Esto, específicamente, hace referencia a la posible inserción laboral de los jóvenes que, pese a esta demanda, parecen abocarse en el sentido contrario.

Los jóvenes latinoamericanos tienen la posibilidad de comenzar a aprovechar el potencial transformador del mundo digital para ayudar a las empresas a posicionarse en el mundo de las ventas, como ocurrió con el caso del mundo del comercio electrónico. Ante la dificultad de empezar en un empleo formal por la nula experiencia, dar los primeros pasos de forma autónoma puede ser la solución para comenzar a encajar mejor en el mercado laboral.