fbpx

Las trabajadoras domésticas, un sector muy afectado por el coronavirus

El sector de los trabajadores domésticos latinoamericanos fue uno de los principales afectados por la crisis.

Trabajadora doméstica limpiando una ventana

El sector de las trabajadoras domésticas en Latinoamérica ha sufrido la crisis por el coronavirus. / Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Domestic workers highly affected by the coronavirus

La pandemia del COVID-19 está modificando las estructuras y relaciones laborales. Para minimizar las posibilidades del contagio, muchas profesiones y trabajos tuvieron que readaptarse. Esto lo menciona la web de The New York Times, que revela que las personas que se dedican a los oficios domésticos se enfrentan a “una crisis humanitaria en toda regla”, con una situación similar a la de la Gran Depresión.

Hablamos de un sector muy fuerte en América Latina en materia laboral, pero que también está atravesando un momento muy grave. Por ejemplo, desde la web de Noticias ONU destacan que las trabajadoras domésticas están “en jaque por el coronavirus”, debido a que más de 55 millones de trabajadores, de los que 37 millones son mujeres, se ven afectados por las medidas de distanciamiento social de la pandemia.

Se trata de una de las principales salidas laborales para muchas personas, debido a que deciden realizar servicios de limpieza o mantenimiento en casas ajenas. Sin embargo, ante las medidas de restricción sanitarias de los gobiernos, y la nulidad de un contrato en blanco en varios casos, todo derivó en una situación crítica para el sector. Veamos, entonces, qué pasa con el sector de las trabajadoras domésticas en América Latina con el coronavirus.

El trabajo doméstico y la crisis sanitaria y económica

Las trabajadoras del hogar están sufriendo crisis económicas a raíz de la crisis sanitaria que implicó el coronavirus. Esto lo ejemplifica a la perfección Infobae, que menciona que se les plantea un “dilema” ante el coronavirus, es decir, continuar trabajando mientras reciben un salario bajo y la posibilidad de contagiarse, o ser despedidas y tener ingresos nulos.

Estamos hablando de una situación realmente delicada debido a que, en términos generales, casi todas las familias están viendo disminuir sus ingresos durante esta pandemia. Por lo tanto, se comienzan a prescindir de algunos servicios y, sabiendo que ahora mucha gente pasa más tiempo en el hogar y no en el trabajo, deciden hacer sus quehaceres domésticos por su cuenta.

Por supuesto, estas cuestiones no son bien recibidas por los sindicatos. Por ejemplo, el medio de Carlos Paz Vivo destacó que la Unión de Trabajadores Domésticos y Afines de Argentina repudió los dichos de la celebridad Nicole Neumann, luego de que esta pusiera en peligro el estado de salud de su empleada, obligándola a trabajar durante la cuarentena.

Una situación similar es demostrada por la BBC, que destaca que las empleadas domésticas en América Latina parece haberlas vuelto unas “esclavas”. Es decir, las condiciones laborales parecen haber sido más bajas que nunca ante este panorama, ya que, en caso de conservar el empleo, tienen que adecuarse a un nuevo y duro contexto.

Lea también: Canon vs Nikon: la rivalidad de las cámaras más populares

Incluso en ese sentido, existe una incertidumbre “total” con respecto al sector. La web de El País destacaba que, al menos en Colombia, existen cerca de 700.000 empleadas del hogar que tienen altos niveles de informalidad y que perdieron sus trabajos o tuvieron que adecuarse a nuevas condiciones, como el hecho de “internarse” en la casa de sus empleadores y perder el contacto con sus familias.

Esto conlleva que, tal y como destaca la web de Semana, los empleados domésticos deben ser “pagados igual” por una obligación moral, así no vayan al trabajo. El problema ocurre cuando, justamente, el acuerdo entre empleador y empleado jamás se formalizó, motivo por el cual puede existir una disputa legal para acordar la rescisión del acuerdo o la continuación del apercibimiento del salario.

Por lo tanto, un acompañamiento estatal para estos sectores vulnerables puede ser una medida justa en este momento tan complicado. Un ejemplo lo da Chile, que, según menciona la web de Telesur TV, logró que la Cámara de Diputados aprobase un proyecto de ley para incorporar a los trabajadores del sector al seguro de cesantía o protección económica para desempleados.

Queda claro que, si bien algunas tareas y trabajos podrán ir reanudando su normalidad “poco a poco”, parece que el trabajar en una casa ajena en un espacio cerrado continúa siendo muy peligroso, tanto para el empleado como el empleador. Por lo pronto, resta por ver cómo se va solucionando este tema, a la espera de que los contagios comiencen a bajar en cantidad.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…