fbpx

Detener el virus y cerrar las fronteras

Los países con restricciones de viajes internacionales sufrieron menos muertes por COVID-19.

Persona mirando los horarios de vuelo

Los cierres de fronteras y las restricciones de viaje redujeron el número de muertes por COVID-19. / Foto: Unsplash

EurekAlert | WZB Berlin Social Science Center

Escucha este artículo


Read in english: Stopping the virus and closing borders

Hasta mediados de marzo de 2020, la OMS, la UE y las autoridades alemanas estaban convencidas de que el cierre de fronteras no podía frenar la propagación del virus. "Esta creencia estaba fatalmente equivocada", argumenta Ruud Koopmans. "Las restricciones de viaje deberían tener mucho más peso", insta. "Esto es válido para contener las próximas olas de la pandemia del COVID-19, así como pandemias similares en el futuro".

El estudio se basa en relatos sociológicos de la difusión de redes y muestra que los países que están muy expuestos a los viajes y el turismo internacionales, como Francia, Italia y EE.UU., registraron un número significativamente mayor de muertes. Al mismo tiempo, las tasas de mortalidad en los países más al margen de las redes de viajes internacionales, así como en los estados insulares, se mantuvieron comparativamente bajas.

En vista de este papel clave de los flujos de viajes internacionales, el estudio examina los efectos de las prohibiciones de entrada y las cuarentenas obligatorias sobre la mortalidad por COVID-19. Cuanto antes se aplicaban esas medidas de restricción de viajes, mayor era su efecto limitante sobre la mortalidad. Fundamentalmente, era necesario que se aplicaran restricciones de viaje antes de que la propagación local del virus se saliera de control. Si se comparan los países que impusieron restricciones de viaje hasta principios de marzo con los países que las implementaron a partir de mediados de marzo o no las implementaron, la mortalidad dentro del primer grupo es aproximadamente 62 puntos porcentuales más baja que en el segundo grupo.

Lea también: La edad no contribuye a la susceptibilidad para infectarse de COVID-19

Entre los primeros en adoptar restricciones de viaje con tasas de mortalidad significativamente más bajas se encuentran países como Australia, Israel y la República Checa. Alemania, que introdujo sus primeras restricciones de viaje el 16 de marzo, pertenece al grupo de los adoptantes tardíos, pero países como Gran Bretaña, Francia o Brasil respondieron incluso más tarde.

El estudio muestra que el tipo de restricción de viaje también influye. Las cuarentenas obligatorias para los viajeros entrantes fueron más efectivas que las prohibiciones de entrada. Una explicación plausible es que las prohibiciones de entrada a menudo incluyen excepciones tanto para ciudadanos como para residentes permanentes. Por el contrario, las medidas de cuarentena tienden a aplicarse a todos los viajeros que llegan, independientemente de su nacionalidad o país de residencia. El estudio muestra además que las restricciones de viaje específicos (representadas en el estudio por prohibiciones de entrada y cuarentenas obligatorias para los viajeros de China o Italia) fueron más efectivas que las restricciones dirigidas a todos los países extranjeros.