fbpx

¿Puede Venus tener vida? El agua podría ser la respuesta

Uno de los planetas más intrigantes de nuestra galaxia podría tener algunos secretos por descubrir. Veamos qué es lo que sucede.

Vista del planeta Venus

Científicos que han realizado estudios en Venus, señalan que el planeta podría tener un clima igual que la tierra. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Can Venus have life? Water could be the answer

Venus es un planeta intrigante. Recientemente, según menciona la web de FayerWayer, los científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA analizaron la hipotética historia climática del planeta, la cual abarca a los últimos 4.200 millones de años, llegando a una hipótesis: tendría un clima similar al de la Tierra.

Es que, tal y como destaca la web de Europa Press, esto implicaría que el planeta haya mantenido agua durante 3.000 millones de años. Es decir, si Venus tenía agua superficial líquida desde el principio, podría significar condiciones habitables durante un período prolongado, del que no conocemos mucho más.

Siendo así, tal y como menciona el medio ABC, podría existir “vida en la atmósfera de Venus”. Es decir, nuestro planeta vecino podría haber generado condiciones de existencia para que haya vida más allá de la Tierra. Veamos, entonces, qué es lo que implicaría este descubrimiento y qué otros detalles tenemos.

La posibilidad de la vida en Venus

Todos, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos preguntado si existe algo más allá de lo que conocemos. Muchas películas de ciencia ficción nos han mostrado algunos alienígenas con formas extrañas, siendo los humanos los que nos imaginamos una vida diferente a la nuestra.

A pesar de que, probablemente, sean representaciones ficticias producto de la imaginación de nuestra especie, eso no quiere decir que no pudo haber existido -e incluso existir- otras formas diferentes. Esto se haría, según lo que menciona la web de RRP Perú, en forma de vida “microbiana”, algo que podría observarse en las nubes de azufre del planeta.

Según lo que destacan los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), las condiciones climáticas “infernales” de Venus podrían ser aptas para la vida microbiana. Es decir, se trataría de posibles formas de vida que tendrían la capacidad de circular hacia arriba y hacia abajo gracias a las nubes de azufre.

La web de Jornada México, incluso, llega a afirmar que los microbios de Venus “logran sobrevivir millones de años” gracias a su particular ciclo de vida. Profundizando en ello, podríamos hablar de que se alojarían dentro de las nubes de ácido sulfúrico, aunque eso no necesariamente implicaría que existan seres con inteligencia como los que nos imaginamos.

Ahora bien, todas estas situaciones llevan a pensar, tal y como revela la web de CNN en español, que Venus era “potencialmente habitable”, hasta que ocurrió un evento misterioso. Es decir, es posible que el planeta haya mantenido temperaturas estables, con agua líquida durante millones de años. No obstante, podría haber ocurrido algún tipo de catástrofe que cambiase las condiciones del planeta.

Lea también: Todo lo que debes saber sobre el anuncio de la PS5

Una de las principales incógnitas es qué sucedió con esa posible agua de Venus, que actualmente no puede observarse. Desde la institución especializada de The European Space Agency informan que, en Venus, el viento solar arranca las capas superiores de la atmósfera, arrojando partículas al espacio, razón por la cual podría haber perdido gran parte de su líquido.

A pesar de todas estas incógnitas, también existen algunos planes para profundizar los descubrimientos. Según destaca la web de La Razón México, la compañía privada Rocket Lab tiene pensado preparar una misión para el 2023 en el que se vaya en “busca de vida a Venus”, de forma tal que se pueda averiguar alguno de sus misterios climáticos.

Por lo tanto, ya sabemos que la posibilidad de que Venus tuviese agua en algún momento de su historia podría implicar que se trató de un planeta habitado por alguna forma de vida. Incluso, serían detectables en caso de que la expedición logre sus objetivos, aunque está claro que habrá que esperar para obtener resultados y conclusiones.