fbpx

¿La revolución argentina viene por derecha?

Aunque históricamente la movida antisistema pareció estar del lado de la izquierda, la Argentina hoy demuestra tener radicalización por derecha.

Bandera de Argentina

Argentina atraviesa momentos de tensión a causa de las medidas y restricciones tomadas por el gobierno para afrontar la emergencia sanitaria. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Is the Argentine revolution coming from the right?

Aunque estemos atravesando una pandemia, el mundo político continúa existiendo. Es más: podríamos decir que las decisiones sobre la cuarentena, por ejemplo, son pura y exclusivamente políticas. A pesar de que muchos están a favor de estas clausuras para cuidar la salud de las personas, hay otras voces que se ponen en contra de muchas de las medidas tomadas.

Por ejemplo, recientemente pudimos ver que la web de Panam Post destacó que se está dando una “revolución barrani en Argentina”, gracias al abogado y experto en Economía, Carlos Maslatón, que incentiva la compra “en negro” para dejar de alimentar al Estado. Incluso, también avaló las cenas clandestinas, en bares o restaurantes que se encuentran por fuera de la ley sanitaria.  

Es en este mismo sentido donde cobra especial importancia el movimiento libertario, que, en realidad, está demostrando una cosa: la saturación de la clase política. Esto mismo se vio representado, a gran escala, con lo que menciona la web de La Nación, donde se habló de una manifestación que avanzó desde la Plaza de Mayo hasta la Casa Rosada para pedir que los políticos “se bajen el sueldo”. Veamos, entonces, por qué todo esto podría implicar, por primera vez, una movida anti-sistema que parta por derecha, y no por izquierda, como estábamos acostumbrados.

Los libertarios y el rechazo al actual sistema

La pandemia y la imposibilidad de trabajar de muchos argentinos, debido a las restricciones propuestas por el gobierno de Alberto Fernández, generaron grandes críticas por parte de sectores de la oposición. El medio de La Política Online destacó que, a raíz de esto, los comerciantes de Rosario están “rechazando la cuarentena”, haciendo cantos alusivos a que se “tienen que ir todos”.

Esto demuestra una especie de hartazgo por la clase política, sin importar el tinte partidario, ya que parecen ser los únicos que, hasta el momento, no redujeron sus beneficios en esta situación. Es decir, mientras los comerciantes y trabajadores ven reducidas sus ganancias (y a pesar de algunas medidas a su favor), los cambios estructurales jamás se dan en el país.

Es por esto por lo que, algunas figuras, tales como el cantante conocido como El Dipy, comenzaron a expresar sensaciones compartidas por varios ciudadanos. La web de Rosario Plus recoge que el artista es “tendencia por pelearse con la clase política”, teniendo una gran repercusión en las redes sociales, ya que manifiesta no sentirse representado por ninguna idea, ya que, para él, nunca se vieron cambios en el país.

Es decir, algunas cuestiones tales como la inseguridad, la economía, la inflación, la corrupción, el aumento de la clase política o sus elevadísimos salarios corresponden a quejas generalizadas que se están manifestando por primera vez dentro del país. Todos estos reclamos, de alguna u otra manera, se nuclean bajo una misma posición partidaria: los libertarios.

Lea también: ¿Qué tan importantes son los latinos en las elecciones estadounidenses?

De acuerdo con lo que comenta la web de El Cronista, los libertarios proponen “un debate necesario”. Es decir, generan repensar una Argentina en la que se pueda prescindir del Estado, al menos en cierta medida. Si bien pueden tener pensamientos radicalizados y extremos, parecen estar aprovechando esta saturación de la gente de que todo parezca “más de lo mismo” para reposicionarse en el espectro político.

Uno de los máximos exponentes de esta ideología es el economista Javier Milei, que logra ser una auténtica figura para los adolescentes dentro de Twitter. Recientemente, por ejemplo, el diario de San Rafael destacó que el país “está gobernado por una corporación política chorra”, motivo por el cual, desde su punto de vista, es necesario dar una batalla cultural para acabar con la “mafia” que impide que todo cambie.

A través de las redes sociales, estos jóvenes logran manifestarse virtualmente sobre algunas de las quejas más evidentes. Incluso, a veces, lo hacen de manera agresiva, llegando al punto de rozarse con los insultos. La web de UniDiversidad destaca que “no se sienten representados por los políticos tradicionales”, dado que vivieron en carne propia dos modelos políticos “diferentes”, pero que les desencantaron de igual manera. Es decir, le dan la espalda al kirchnerismo por “populista” y al gobierno de Cambiemos por “desilusionar” con el corto ajuste que hicieron.  

Lo realmente interesante de todo esto es que, si bien el núcleo político es pequeño, están manifestando reclamos generales que son transversales a los partidos. Por ejemplo, la idea de que los políticos “roban” y no benefician a los ciudadanos se pudo ver en lo que destaca la Revista Pronto, que mencionó que una cadena de café comenzó a aplicar un “derecho de admisión” para los funcionarios nacionales, provinciales y municipales que no donen el 25% de sus sueldos, entendiendo que esta crisis debe ser pagada “por todos”, incluyendo a la casta política.

Además, si tenemos en cuenta que, tal y como menciona Infobae, parece estar pensándose en un “impuesto a la riqueza”, queda por ver si varios de los empresarios, comerciantes o simplemente ciudadanos deciden alinearse bajo estos mismos principios políticos a cargo de los más jóvenes, que demuestran hartazgo de la cúpula dirigencial, sin importar del color que sea.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…