fbpx

Google Pixel está revolucionando el campo de la fotografía móvil

Ante el lanzamiento del Google Pixel 4A, decidimos averiguar qué es lo que hace tan especiales y únicas a sus cámaras. Averigüémoslo a continuación.

Celular Google Pixel 4a

Los celulares Google Pixel han tomado la popularidad por la gran calidad de su apartado fotográfico. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Google Pixel is revolutionizing the field of mobile photography

Los celulares de Google están causando sensación en el mundo de los teléfonos móviles. Recientemente, desde la compañía del buscador más grande del planeta lanzaron el Google Pixel 4A, el cual, según destaca el medio CNET, es una “ganga de celular con una cámara impresionante”.

Es decir, el apartado fotográfico parece ser una de las claves de toda esta gama de teléfonos… aunque puede que a primera vista nos parezca lo contrario. La página web de La Vanguardia destaca que “solo cuenta con una cámara en la parte trasera”, la cual es de 12 megapíxeles, siendo una cantidad muy baja en comparación con otros modelos.

Sin embargo, la explicación de por qué toma tan buenas fotos no se debe tanto al hardware, sino al software, un aspecto que está siendo potenciado por Google. Por lo tanto, decidimos averiguar cuáles son los detalles que explican por qué se está volviendo tan popular entre los usuarios debido a su calidad.

Las particularidades de las cámaras de los Google Pixel

El impacto que causaron las cámaras de los Google Pixel fue tal que, según menciona el medio El Español, la empresa de diseño Adobe fichó a Marc Levoy, padre del software computacional del móvil, para poder crear una “aplicación universal”. Sin embargo, deberíamos preguntarnos: ¿qué hay detrás de estos sensores fotográficos tan revolucionarios?

El término clave para comprenderlo es uno: fotografía computacional. Muchos lo mencionan como el “futuro de la fotografía”, ya que implica un procesamiento a escala interna. Es decir, el ISP de tu smartphone permite aprender todo el proceso de captura de una foto, ajustando el funcionamiento del sensor y de las lentes, además de aplicar ajustes en postproducción de forma automática, según destaca el medio especializado ComputerHoy.

Esto permite, tal y como menciona el medio de Xatakafoto, que los límites físicos de las cámaras “sean complementados por las tecnologías de procesamiento de imagen de los dispositivos”. Esto implica que, a pesar de que la cámara física alcance una determinada cantidad de megapíxeles o de apertura, se pueda mejorar.

El resultado final de este tipo de procesamientos son imágenes creadas por unos y ceros, en el sentido en que no se trata de una imagen óptica, sino de una representación. Se trata de un proceso en el que la computación permite mezclar, de manera interna, los distintos filtros y configuraciones en tiempo real para que tu hardware físico pueda interpretar mejor la captura que sacas.

Lea también: ¿Qué es el 'doomscrolling' y por qué podría afectarte?

Por lo tanto, en este terreno, parece que Google es el líder indiscutido. De acuerdo con la web especializada de Andro4All, Google está haciendo algo increíble con la fotografía computacional. Mientras casi toda la competencia emplea varios sensores en sus cámaras traseras (siendo 4 el número más usado actualmente), aquí consideran uno o dos como mucho.

El planteamiento que se hace desde la compañía es que el procesamiento digital puede ser mucho más importante que el sensor físico. Sin un buen análisis computacional, la fotografía no saldrá mejor, sin importar la cantidad de megapíxeles que tengas. El uso del HDR+, una tecnología para ver fotografías con mejores contrastes supuso una revolución en el 2013, con el Google Nexus 5, aunque luego con la gama Pixel se pudo observar un perfeccionamiento.

De esta manera, podemos observar que, para muchos, se trata de uno de los mejores resultados fotográficos de la actualidad. El medio especializado de El Androide Libre destaca que el Pixel 4A tiene “la mejor cámara de Android en un móvil pequeño”, demostrando que la interpretación de una imagen, proveniente del procesamiento, puede ser mucho más importante que la lente y la apertura focal de la cámara.