fbpx

¿Qué lecciones nos ha dejado la pandemia?

Expertos canadienses hablan sobre el aprendizaje que ha dejado seis meses de pandemia y los futuros retos para el país.

Mujer usando una máscara mientras viaja en tren.

La pandemia nos ha enfrentado a nuevos retos y ha expuesto distintas falencias y dificultades del mundo. / Foto: Pexels

The Woman Post | Maria Lourdes Zimmermann

Escucha este artículo


Read in english: What lessons has the pandemic taught us?

Chris Sasaki escritor de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Toronto en Canadá, escribió recientemente un artículo publicado en U of T News, en el que expone las ideas de seis profesionales y lecciones que la pandemia le ha dejado al país del maple.

Según el escritor, la  pandemia de COVID-19 está lejos de terminar. Sin embargo, agrega, "ha estado con nosotros el tiempo suficiente para exponer claramente las fallas, las desigualdades y las deficiencias en prácticamente todos los sectores de la sociedad”. Como resultado, muchos han llegado a la conclusión de que se necesita una “nueva normalidad” en lugar de volver al statu quo.

Sasaki ,empezó por plantear varias preguntas a expertos entre las que se destacan cuatro mujeres de los seis entrevistados. Las conclusiones pueden resumirse en una sola idea que está relacionada con la necesidad de una reconstrucción de la sociedad para que sea más, equitativa, justa y sostenible.

El escritor le preguntó a los expertos : ¿Cómo debería verse esa nueva normalidad? ¿Qué lecciones hemos aprendido, o deberíamos haber aprendido, de la pandemia? Y esto fue lo que respondieron. 

Sylvia Bashevkin,  profesora del departamento de ciencias políticas de la Facultad de Artes y Ciencias

A mediados de marzo, escribí un artículo de opinión para el Toronto Star sobre los desafíos que enfrenta la cohesión social en Canadá. Cuatro meses después, nuestras circunstancias parecen prometedoras y, al mismo tiempo, amenazantes, asegura Bashevkin.

Las personas se han unido de maneras extraordinarias para ayudarse entre sí. Algunos funcionarios públicos han demostrado un liderazgo perspicaz y basado en principios. Sin embargo, las desigualdades de género, raza, indigeneidad y clase social continúan separando a los ciudadanos, lo que nos hace desconfiar de las instituciones centrales que necesitan operar de manera efectiva en tiempos de crisis. Vemos a los manifestantes reunirse para negar el concepto de bien público. Se oponen a las reglas obligatorias de las máscaras y defienden los derechos supuestamente inalienables a los cortes de pelo y las compras concluye la Profesora.

Sunit Das,  profesor asociado del departamento de cirugía de la Facultad de Medicina, asociada de la facultad del Centro de Ética

Este momento, de la pandemia de COVID-19, del movimiento #MeToo, de Black Lives Matter, ha requerido que todos consideremos qué entendemos como sociedad por justicia y equidad, para considerar la posibilidad de que nuestra sociedad se base fundamentalmente en una fundación que compromete caprichosamente a ambos para muchos de sus componentes.

En medicina, la justicia y la equidad están comprendidas en el principio de justicia. Única entre los cuatro pilares de la ética médica, junto con la beneficencia, la buena conducta y la autonomía, la justicia mira más allá del paciente individual que tenemos ante nosotros y requiere que consideremos nuestro deber como médicos como un deber para con la sociedad explica el especialista.

El costo desproporcionado de COVID-19 para pacientes negros, latinos, indígenas, ancianos y discapacitados es una cuestión de justicia. Es nuestro deber como médicos abordar las fuerzas que permitieron y continúan fomentando la injusticia y la inequidad manifestadas por la pandemia en la sociedad y la medicina afirma Sunit Das

Como médicos, a menudo hemos demostrado ser administradores honestos de la beneficencia, la no mala conducta y la autonomía. Debemos recordar que estamos tan sujetos a nuestro deber como administradores de la justicia concluye Das.

Miriam Diamond, profesora del departamento de Ciencias de la Tierra de la Facultad de Artes y Ciencias.

Regresar a las condiciones previas a la pandemia, sin aprender de ello, nos condenará a nosotros y a las generaciones futuras a condiciones más allá de las que enfrentamos ahora debido al cambio climático, incluida la salud incierta y precaria, las inequidades sociales y la inseguridad según Diamond.

Al igual que la pandemia, se estima que el cambio climático causa muertes, enfermedades y desplazamiento, acompañado de un precio económico muy alto tanto para los canadienses como para el 99% de los ciudadanos del mundo.

La buena noticia es que nosotros, como sociedad, podemos adaptar nuestro comportamiento y prácticas de acuerdo con los consejos dados por los expertos, como lo hemos hecho durante la pandemia. Para hacer esto, debemos reconocer la terrible amenaza que representa el cambio climático y destinar los fondos gubernamentales y del sector privado a tecnologías descarbonizadas que reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentarán nuestra ventaja competitiva global, afirma la profesora.

Necesitamos aprovechar las lecciones aprendidas de COVID-19 para crear una nueva normalidad sostenible y equitativa para todos los canadienses y ser un faro para la comunidad internacional reflexiona Miriam Diamond.

Le puede interesar: Quiénes son las líderes mundiales que han logrado controlar el COVID19 en sus países

Ito Peng, profesora del departamento de sociología de la Facultad de Artes y Ciencias de la Escuela Munk de Asuntos Globales y Políticas Públicas

Las lecciones más importantes que hemos aprendido de la pandemia son la importancia de tener un buen sistema de atención a largo plazo (LTC), el valor de la atención y las consecuencias de la situación precaria de los trabajadores de atención según Ito PengIto Peng.

Los hogares LTC de Canadá han hecho un trabajo espectacularmente malo en el cuidado de nuestros ciudadanos mayores. Y explica que: “Encabezamos la tabla en muertes relacionadas con COVID en hogares de LTC, de más del 80% del total de muertes en comparación con el promedio del país según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)  que es de un 42%”.

Años de negligencia han resultado en servicios inadecuados y de baja calidad para los residentes y terribles condiciones de trabajo para los trabajadores de cuidados. El cambio hacia un mercado de LTC privado y con fines de lucro ha sido incentivado por malas políticas y regulaciones débiles y ha creado condiciones de trabajo deficientes y de bajos salarios para los trabajadores dedicados al cuidado. Analiza la Profesora.

Después del COVID-19, debemos construir un sistema de LTC público universal mejor regulado que brinde atención de mejor calidad y mejor capacitación y pago a los trabajadores de atención, concluye.

Irene Poetranto, investigadora principal del Citizen Lab, Munk School of Global Affairs & Public Policy

Aunque el coronavirus no discrimina, sus consecuencias sí lo hacen. Los grupos marginados que son vulnerables a los prejuicios han sufrido de manera desproporcionada por el COVID-19.

Singapur y Tailandia vieron un aumento en los casos de COVID-19 entre los trabajadores migrantes de bajos salarios. Los ataques en línea y el acoso fuera de línea contra personas LGBTQ2S + aumentaron luego de las infecciones por coronavirus en el distrito de Itaewon de Seúl, un lugar popular para las personas LGBTQ2S + en Corea del Sur. Los sitios mineros remotos en Indonesia y Filipinas se han convertido en vectores de transmisión de COVID-19, poniendo en peligro a las comunidades locales y los pueblos indígenas.

Al responder al COVID-19, los gobiernos han confiado en el ejército y la policía para imponer el distanciamiento físico y han utilizado mecanismos de vigilancia y recopilación generalizada de datos para rastrear contactos, todo lo cual aumenta el riesgo de violaciones de derechos humanos explica la experta.

A medida que la pandemia continúa convirtiendo la salud pública en un problema de seguridad, debemos asegurarnos de que la nueva normalidad posterior al COVID-19 no sea una donde se normalice una crisis de derechos humanos y estado de derecho.

Estos elementos reflejan profundas tensiones que amenazan los cimientos de la democracia liberal en Canadá. Debemos recordar que el pensamiento y la acción colectivos son cruciales para proteger la salud humana y el concepto de bien público concluye la investigadora.

Matti Siemiatycki,  profesor asociado en el departamento de geografía y planificación de la Facultad de Artes y Ciencias, director interino de la Escuela de Ciudades.

La pandemia ha afectado de manera desproporcionada a comunidades de bajos ingresos, racializadas y hacinadas, por ejemplo, en los suburbios interiores en la parte norte de la GTA. Ha revelado más claramente nuestra crisis de vivienda asequible, así como los impactos dañinos del empleo precario. Hemos visto rutas de tránsito en los suburbios interiores que están superpobladas a pesar de que el número de pasajeros en tránsito disminuyó drásticamente durante la pandemia.

La pandemia ha revelado, y en algunos casos acelerado, las deficiencias y grietas de la sociedad en términos de desigualdad de oportunidades, servicios públicos e infraestructura que existían antes revela Siemiatycki.

Entonces, realmente necesitamos responder a esos desafíos y cambiar la forma en que estamos haciendo las cosas. La nueva normalidad tiene que ser diferente. Necesitamos reconstruir mejor, hacer las cosas de manera diferente, responder a los desafíos de salud que han surgido a raíz de la pandemia. Es necesario abordar la crisis de la vivienda y mejorar las condiciones para los trabajadores con salarios bajos. Y tenemos que hacer cosas como mejorar el servicio de autobuses en los suburbios interiores, invertir en carriles exclusivos para bicicletas y hacer que la ciudad sea más transitable y no tan dominada por los automóviles, afirma el Profesor.

En resumen, necesitamos reconstruir una sociedad que sea más equitativa, sostenible y justa concluye Matti Siemiatycki.

 

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…