fbpx

Casi el 70% de cuidadores de enfermos de Alzheimer son mujeres

El rol de cuidador está feminizado en el mundo específicamente en el caso del Alzhaimer sin una explicación aparente.

Mujer de pie al lado de una persona en silla de ruedas

El rol de cuidador de personas de la tercera edad está en su mayoría a cargo de mujeres. / Foto: Unsplash

The Woman Post | Maria Lourdes Zimmermann

Escucha este artículo


Read in english: Almost 70% of caregivers of Alzheimer's patients are women

Mayoritariamente las esposas e hijas, en un grado notablemente superior al de los esposos, hijos o hermanos varones, son las encargadas de cuidar a familiares que padecen la enfermedad de Alzhaimer según un estudio.

La conclusión ha sido publicada por la  Revista “Journal of Alzheimer’s Disease", en un estudio de la Fundación ACE de Barcelona, poniendo de manifiesto la desigualdad en el reparto de las responsabilidades familiares.

Según la investigación, casi el 70% por ciento de los cuidadores de enfermos de Alzheimer son mujeres, mientras que sólo un 22,3% son hombres.

El estudio se hizo gracias al análisis en una muestra de 10.000 personas que comprendían grupos de pacientes y sus cuidadores, de ambos sexos, concluyendo  que en un 67,2% de los casos, las mujeres son las que asumen la responsabilidad del cuidado del enfermo o enferma; frente al 32,8% de casos en el que los hombres han asumido el rol.

Del total estudiado, 4.000 personas diagnosticadas con enfermedad de Alzheimer, 70% son mujeres. Sin embargo, solo en un 22,3% de los casos, es el hombre quien asume el rol de cuidador. En concreto, en la mayoría de situaciones, el esposo delega esta función en las hijas del matrimonio o en la pareja del hijo mayor según la publicación.

Lea también: El Alzheimer no tiene reversa y las mujeres son las más afectadas

Para Pilar Cañabate, antropóloga y jefa del departamento de Trabajo Social de la Fundación ACE, “también en el cuidado de las personas con demencia, la división de roles de género pone de manifiesto la desigualdad en el reparto de las responsabilidades familiares”.

Cañabate afirma que: “Es frecuente que las mujeres desarrollen la función de cuidadora, como prolongación del rol maternal o como una extensión de las tareas domésticas”.

La experta, además explica que en el 32,4% de los 4.000 casos analizados, el rol de cuidador de la persona con demencia lo asume la esposa. En un 27,6%, este papel lo asume la hija; mientras que los casos en los que los hijos varones asumen el cuidado se mantienen a una importante distancia, y representa un 9,1% de las situaciones.

 El 8,6% restante corresponde a perfiles heterogéneos, entre los que figuran otros familiares o cuidadores profesionales; sin embargo, incluso en este grupo los perfiles de cuidadores desempeñados por mujeres son mayoría y constituyen el 7,2% del total.

Sólo en un 22,3% de los casos estudiados, el esposo ha ejercido de cuidador, aún teniendo en cuenta que el 70% de las personas enfermas son mujeres.

Cañabate señaló que la tradicional división de tareas es también lo que condiciona la actitud que presenta el hombre cuando se enfrenta a la responsabilidad de los cuidados.

¿Por qué las mujeres tienen el rol de cuidado?

Según Ángeles Briñon, feminista y blogera española, autora del libro Caminando hacia la Igualdad, “La sociedad patriarcal instituyó la división sexual del trabajo, confinando a las mujeres al espacio privado (léase doméstico) y dejando el espacio público para los hombres”. Es mucho lo que se ha avanzado, pero la dicotomía público/privado sigue persistiendo en algunos aspectos, como es el de cuidar explica la escritora en el blog de Ágora.

Las familias son cada vez más igualitarias, las tareas del hogar se comparten, pero esta evolución sufre un «parón» cuando en la familia hay una criatura o una persona dependiente, sea por edad o porque tenga alguna discapacidad. En esos momentos se retrocede en lo ya conseguido y es la madre, la esposa o la hija quienes asumen la tarea de cuidar, con todo lo que conlleva, tanto a nivel profesional, social, económico o emocional analiza Briñon.

Los estereotipos de género han sido y siguen siendo un condicionante para el desarrollo de las personas, principalmente de las mujeres que se han visto confinadas al espacio doméstico, limitando sus posibilidades profesionales y personales. El rol de cuidadoras tiene en la actualidad difícil justificación concluye la escritora.

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…