fbpx

Google propone que sus empleados trabajen desde casa

¿El home office es una tendencia que llegó para quedarse?.

Mujer usando un computador

Google dio a conocer que sus empleados podrán trabajar desde casa hasta el próximo año. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Google proposes that its employees work from home

El teletrabajo comenzó a implementarse cada vez más a raíz de la pandemia del coronavirus. Según lo que retrata la web de la CNN, el presidente ejecutivo de Google, Sundar Pichai, anunció que sus empleados podrán trabajar desde casa hasta mediados del próximo año, siendo una medida de amplificación hasta la previsión del regreso a las oficinas a fines de año.

Por supuesto, modificar la rutina laboral significa un cambio, no solamente para los empleados, sino también para las empresas en sí. No solamente hablamos de las estructuras o mecánicas para llevar a cabo las actividades, sino también algunas novedades que pueden darse en materias legislativas.  

Por ejemplo, Argentina está pensando en una Ley de Teletrabajo, la cual, según menciona el medio Perfil, “no estimula la creación de empleo ni la formalidad laboral”. Es decir, hay varias cosas que deben tenerse en cuenta, tanto en la realidad de algunas empresas como los desafíos que deben encarar en el futuro, pero también en el presente. Veamos qué es lo que sucede.

Teletrabajo: desafíos e inquietudes para las empresas

Lo primero que debemos observar es que hace un tiempo ya podíamos observar la irrupción de empresas digitales. Según lo que menciona el medio Página 12, hacia el año 2011 podía apreciarse modelos empresariales que se presentan como “compañías informáticas”, las cuales solamente procuran el encuentro entre clientes y prestadores de servicios, es decir, son simples intermediarias de un sector específico.

No obstante, esto implica un cambio de paradigma para los trabajadores. En este sentido, muchos de ellos son autónomos, contratados por empresas encargadas de tercerizar trabajos que luego otras propias empresas adquirirán. Si las empresas pueden evitar pagar las cargas sociales de un trabajador en blanco para contratar a otros autónomos en tareas específicas, parece claro que será la opción escogida por los empleadores.

Lea también: Las 5 marcas más valiosas de un 2020 pandémico

Sin embargo, eso implica modificar toda una estructura de productividad que, en primer lugar, no es fácilmente aplicable para todas las compañías. Por ejemplo, una empresa de comida rápida siempre necesitará cocineros. Incluso, aunque algunos empleados de atención al cliente podrían ser reemplazados por máquinas, es cierto que el trabajo “in situ” no puede reemplazarse. ¿Pero qué ocurre con las labores administrativas?

Pues bien, esto es lo que intenta destacar la web de La Nación, diciendo que es necesario “legislar para el futuro y no para el pasado”. Sabiendo que más de un 50% de los empleados preferirían seguir trabajando desde sus casas en labores administrativas, debe pensarse cómo implementar el trabajo remoto, haciendo que los puestos laborales puedan implementarse ya sea a tiempo completo o de forma parcial.

El potencial de crecimiento de las empresas con la modalidad de trabajo a distancia parece ser doble, tanto para los empleadores como para los empleados, aunque primero hay que adaptarse. Por ejemplo, la web de Contxto destaca que los gerentes de América Latina tuvieron que generar inversiones para acortar brechas materiales, como el hecho de comprar laptops o licencias de programas para trabajar a distancia.

A la vez, debe intensificarse una optimización de los recursos digitales. En este sentido, el medio El Español comenta que las empresas “redoblan su ciberseguridad ante la incorporación del teletrabajo”, haciendo que todos los sistemas estén a salvo. No obstante, parece ser una verdadera inversión que, en un futuro, podría significar mejoras para ambas partes, como ya hemos dicho.

Por un lado, si los trabajadores están inscriptos formalmente, podrán contar con la ventaja de una flexibilización en la metodología laboral. Esto es, tener la posibilidad de terminar el trabajo “antes de tiempo” o generar distintos recreos, ya que, al estar desde el hogar, la libertad es mucho mayor. Sin embargo, también sucede para los freelancer, dado que, según destaca la web de Eco365, crecen los “freelancer con clientes fuera del país”.

Es por esto por lo que, según comenta el medio FanFan, es el momento de “cambiar y liberarse”. El hecho de estar encerrados permite nuevas oportunidades, tanto para las empresas como los trabajadores. Poder trabajar para distintos clientes, tener más comodidades laborales dentro de una sola empresa e incluso que estas recorten tu tiempo de trabajo puede ser una chance para que el empleo de la región prolifere.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…