fbpx

Estrategias para controlar el COVID-19 deben garantizar la salud y la economía

Preservar la salud de las personas es tan importante como revivir la economía.

Personas dentro de un autobús con máscaras

Un grupo de investigadores señala la importancia de mantener la economía y garantizar la salud de las personas de la misma manera. / Foto: Pexels

EurkAlert | University of Cambridge

Escucha este artículo


Read in english: Long-term strategies to control COVID-19 must treat health and economy as equally important

Las estrategias para la reapertura segura de los países de bajos y medianos ingresos (low and middle-income countries - LMIC) después de meses de estricto distanciamiento social en respuesta a la actual pandemia del COVID-19 deben reconocer que preservar la salud de las personas es tan importante como revivir la economía, argumenta un equipo internacional de investigadores.

El equipo también dice que las estrategias deben basarse en la tasa de crecimiento de la epidemia local en ese momento, los costos sociales y económicos, las capacidades de los sistemas de salud existentes y los planes detallados para implementar y mantener la estrategia.

La pandemia del COVID-19 ha sido responsable de más de medio millón de muertes en todo el mundo. Muchos LMIC respondieron a la pandemia introduciendo una serie de medidas, desde el distanciamiento físico hasta el estricto distanciamiento social.

Estas medidas han demostrado ser relativamente exitosas para contener la enfermedad y limitar el número de muertes en lugares donde el riesgo de transmisión es alto, los sistemas de salud pública y el tratamiento son subóptimos y el conocimiento de las prácticas de prevención de enfermedades es bajo. Sin embargo, a menudo han tenido tremendos efectos sociales, económicos y psicológicos negativos.

Para evitar nuevos impactos negativos del aislamiento, muchos países ahora buscan 'reabrir', arriesgando la salud de la población, especialmente debido a las deficiencias en la infraestructura de vigilancia y las capacidades de diagnóstico deficientes.

En un artículo publicado en el European Journal of Epidemiology, un equipo de epidemiólogos de la Universidad de Cambridge, la Universidad de Berna, la Universidad BRAC y la Fundación Nacional del Corazón en Bangladesh, han examinado tres estrategias de salida basadas en la comunidad y recomiendan sus alcances, limitaciones y la aplicación adecuada en los LMIC.

El Dr. Rajiv Chowdhury, de la Universidad de Cambridge, autor principal del artículo, dijo: "La reapertura exitosa de un país requiere la consideración de los costos económicos y sociales. Los gobiernos deben abordar estas opciones con la mentalidad de que tanto la salud como la economía son igualmente importantes para proteger: revivir la economía no debería tener prioridad sobre la preservación de la salud de las personas".

Los tres enfoques considerados son:

Mitigación sostenida

Los enfoques sostenidos de `` solo mitigación '', como los adoptados en el Reino Unido, Suiza y otros países europeos, implican medidas básicas de prevención, como el uso de máscaras, el distanciamiento físico y el aislamiento de casos positivos después de las pruebas.

Lea también: ¿Cuáles son los impactos económicos y ambientales globales del COVID-19?

Sin embargo, los investigadores señalan que el éxito relativo y la facilidad de implementación de estos enfoques en entornos de altos ingresos se vieron favorecidos por una serie de factores. Por ejemplo, los países de altos ingresos tienen la capacidad de implementar pruebas masivas, vigilancia de la población y aislamiento de casos para contener la epidemia, además de una gran cantidad de rastreadores de contacto capacitados que operan en una población relativamente pequeña y dispersa y altos niveles de adhesión a la medidas, incluida la cuarentena doméstica y consejos de higiene.

Por el contrario, en los LMIC, un enfoque sostenido de solo mitigación puede ser inviable debido a la pobre o ausente vigilancia de la población a nivel nacional, el seguimiento de contactos, la infraestructura de prueba y la atención crítica. Por ejemplo, los LMIC generalmente tienen un suministro limitado de ventiladores (alrededor de 48,000 para los 1,3 billones de personas de la India), equipo de protección personal, personal de salud capacitado y condiciones de trabajo seguras, lo que compromete la efectividad del sistema de salud.

Bloqueos zonales

Los bloqueos zonales implican identificar y 'acordonar' nuevos grupos de brotes con una gran cantidad de casos, manteniendo el contacto entre zonas bajo y conteniendo la enfermedad dentro de un área geográfica pequeña.

Sin embargo, los autores señalan que cualquier implementación exitosa del bloqueo zonal requiere operaciones regulares de retroalimentación de datos en tiempo real para identificar puntos críticos, incluida información sobre casos recientemente confirmados, tasas actualizadas de reproducción y crecimiento específicas de la región, y muertes por edad. Esto puede ser especialmente difícil de introducir en los LMIC debido a la ausencia de una vigilancia generalizada de la población en las selecciones aleatorias de la población y la escasa capacidad de informes y pruebas; por ejemplo, Pakistán realiza solo 0.09 pruebas diarias por cada 1,000 individuos en comparación con 0.52 en Francia.

Además, el control de la transmisión dentro de las zonas puede ser una tarea enorme. En la India, donde se ha empleado este enfoque, el tamaño de la infección dentro de una zona acordonada puede ser tan alta como 100-200 veces mayor que fuera de la zona.

Los países que buscan introducir tales estrategias deberían establecer dentro de la zona de cierre medidas de salud pública, incluidos sistemas de vigilancia y derivación de casos de casa en casa, y servicios de emergencia. También deberían crear zonas de amortiguamiento para reducir las velocidades de transmisión desde fuera de la zona. Tales medidas solo pueden ser efectivas cuando la transmisión de la población general es relativamente baja y se reduce.

Bloqueos intermitentes

La Organización Mundial de la Salud ahora defiende los bloqueos intermitentes en varios LMIC. Esto implica implementar un distanciamiento social estricto durante un número determinado de días antes de un período de relajación. Los bloqueos intermitentes pueden ser particularmente útiles en los LMIC con poblaciones densas, donde existe un alto potencial de contacto, sistemas de salud débiles y un rastreo de contacto deficiente.

Un estudio de modelado publicado por el equipo en mayo mostró que un sistema que involucra 50 días de aislamiento estricto seguido de 30 días de relajación, permitiendo que la economía 'respire' y se recupere, podría reducir el número de reproducción a 0.5, reducir la tensión en los sistemas de salud y disminuir considerablemente el número de muertes en comparación con una situación sin cierre.

El profesor Oscar Franco, de la Universidad de Berna y autor principal del artículo, dijo: "Los aislamientos continuos deben ser flexibles y adaptados al país específico. La frecuencia y la duración del aislamiento o períodos relajados deben ser determinados por el país en función de las circunstancias locales. No necesariamente tienen que ser a nivel nacional, también pueden involucrar una zona o provincia grande con una incidencia muy alta de COVID-19".

El Dr. Shammi Luhar, de la Universidad de Cambridge y coautor del artículo, agregó: "Estas tres estrategias no deben considerarse como una u otra. Un país debe adaptarse y combinarlas según sea necesario".

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…