fbpx

Reseña: Jeffrey Epstein: Filthy Rich

Acá nuestras primeras impresiones sobre la serie documental de moda

Fotograma de la docuserie 'Jeffrey Epstein: Filthy Rich'

La docuserie cuenta los vínculos del multimillonario Jeffrey Epstein con la red de tráfico sexual de mujeres. / Foto: youtube.com/Netflix

LatinamericanPost| Juliana Rodriguez Pabón

Escucha este artículo


Read in english: Review: Jeffrey Epstein: Filthy Rich

Hace ya una semana fue el estreno de la miniserie documental de Netflix Jeffrey Epstein: Filthy Rich. La miniserie consta de cuatro capítulos y en ella se sigue detalladamente las múltiples investigaciones alrededor de Jeffrey Epstein, financiero y millonario reconocido entre celebridades, fallecido el año pasado. Este documental ha dado mucho de que hablar, pues expone no solo a Epstein y su red de trata sexual de mujeres, sino que también sugiere que otros hombres millonarios participaban de este horror. También da cabida a teorías de conspiración sobre su muerte y hace un estudio muy riguroso de lo sucedido en su isla de Florida y con las múltiples investigaciones que se emprendieron en su contra y que fracasaron por su poder y dinero.

 

¿De qué va Jeffrey Epstein: Filthy Rich?

Esta miniserie documental sigue de cerca las investigaciones que se hicieron del financiero Jeffrey Epstein. El año pasado fue conocida la noticia de que esta celebridad del mundo de las finanzas se había "sucidado" en la ciudad de Nueva York en un centro de detención mientras esperaba la sentencia de un juez después de un día en tribunal. La sentencia que enfrentaría sería de hasta 45 años en prisión por abuso de menores y tráfico sexual de mujeres. Este es, sin embargo, tan solo el final de la miniserie documental de Netflix, que empieza desde la primera investigación que se quiso llevar a cabo en su contra en el estado de Florida.

En los primeros capítulos vemos en cámara a sus primeras víctimas (o las primeras en denunciarlo, más bien) contar cómo nadie les creyó o cómo sus denuncias fueron desestimadas en el Estado de Nueva York y luego por el FBI. Vemos también a periodistas y policías de Palm Beach narrando la frustración que sentían cada vez que reunían testimonios de víctimas de abuso en la casa de este millonario para luego enterarse de que sus superiores estaban comprados, manipulados o amenazados y que el caso que habían armado iba a ser silenciado.

Luego, el documental se hace más turbio cuando nos son narradas las atrocidades que cometía en su isla del Caribe, de la que no dejaba salir a las mujeres que tenía esclavizadas sexualmente. Todo esto se nos cuenta en paralelo de las piruetas legales con las que este hombre lograba salir siempre bien librado de las acusaciones.

El documental cuenta con imágenes de archivo, testimonios de las sobrevivientes, entrevistas a sus trabajadores, a periodistas y personas cercanas a su círculo.

Lea también: Estos son los estrenos de junio en Amazon, HBO y Apple

Una crítica

Aunque sea un documental que defiende ferozmente la versión de las víctimas y que denuncia los actos de un grupo de hombres poderosos, Jeffrey Epstein: Filthy Rich no se siente como un documental feminista, sino más bien como uno meramente escandalizado. Aunque no lo monstrifica, ni lo hace único, pues el documental sí deja muy claro que detrás de él hay toda una red a la que pertenecen muchos hombres de las esferas de poder, esta serie no hace un esfuerzo por denunciar o hacer ver que los delitos de Epstein hacen parte del sistema patriarcal. Parece más escandalizado por la obscenidad de su poder y de su dinero, que hacían que la ley la justicia no aplicaran a él, que por la violencia de sus actos.

Es una investigación rigurosa y urgente, pues esto, si bien no es nuevo, sí es muy actual. Sin embargo, no parece ser mucho más que eso: no se pregunta por la justicia que debríamos plantearnos en casos de abuso sexual, ni problematiza el hecho de que la mayor cómplice de Epstein fuera una mujer que hoy en día está viva y libre, tampoco deja ver cómo los actos atroces de Epstein pueden manifestarse de otras maneras en las violencias cotidianas de los hombres hacia las mujeres. Tal vez esto es pedir otro documental, con otro formato y otra historia, pero sí se esperaría de quien ha estudiado con tanto detenimiento el caso Epstein, una corta reflexión sobre la justicia y la correcta reparación de las víctimas.