fbpx

Spider-Man 4: las verdaderas razones de su cancelación

Spider-Man 4, de Sam Raimi, es la película que todos esperábamos, pero que jamás llegó. Veamos los motivos que frustraron esta entrega. 

Spider Man en la cima de un edificio.

Conoce las razones de porqué la cuarta entrega de esta saga fue cancelada. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Spider-Man 4: the real reasons for its cancellation

Spider-Man es uno de los superhéroes más icónicos de la historia del cine y de los cómics. Tal es su popularidad que, incluso al día de la fecha, Marvel aclaró que el nuevo universo del personaje se llamará Sony Pictures Universe of Marvel Characters, según comenta el medio Cine Premiere de México.

Sin embargo, antes de que comenzase la creación de un mundo cinematográfico de superhéroes, las películas se daban de forma “suelta”. Es decir, cada héroe tenía su propia historia, aunque no había crossovers entre varios miembros de las plantillas. Sin embargo, eso no significaba que fuesen malos filmes.

Por el contrario, la trilogía clásica de Spider-Man, protagonizada por Tobey Maguire y dirigida por Sam Raimi, fue excelentemente recibida por la crítica. Por ejemplo, según el medio especializado de Espinof, la segunda entrega de esta saga logró “trascender el que una cinta basada en un cómic solo llegue al público lector”, volviéndola un hecho cinematográfico universal.

Entonces, vemos que pudo haber sido el puntapié para que luego comenzara a ampliarse el mundo de los superhéroes, debido al interés del público por este tipo de historias. Lo que no todos saben es que, en realidad, había planes para una Spider-Man 4, e incluso otras continuaciones planificadas. Veamos por qué esto no ocurrió.

Los motivos secretos de la cancelación de Spider-Man 4

Según lo que menciona el sitio web de La Tercera, Sam Raimi jamás pudo dejar de pensar en la cancelación de Spider-Man 4. La base de todo esto se encuentra en las diferencias creativas que tuvo con Sony, siendo un conflicto que se arrastraba desde la tercera entrega, que había sido muy mal recibida, tanto por fanáticos como por los especialistas.

Esto jamás fue ocultado por Sam Raimi, ya que llegó a considerar la película como “horrible”, de acuerdo con lo que destaca el sitio web de Sensacine. La explicación era bastante sencilla: las presiones de la productora hicieron que el director cambiase la idea original que tenía del filme.

En la película pudimos ver varios conflictos poco profundizados. Por un lado, Spider-Man debía enfrentarse con Sandman, el personaje que el director quería profundizar, aunque acabó teniendo poco tiempo en pantalla y sus motivaciones fueron bastante pobres. Al mismo tiempo, tenía un conflicto consigo mismo, de ahí a la aparición del traje “negro” del superhéroe, que en realidad ocurría por un simbionte extraterrestre.

En este sentido, vemos que esta transformación lo llevaba a actuar de una manera negativa, aunque sin el efecto dramático deseado (ya que muchas de estas escenas no encajaban con el estilo del personaje), por lo que estas escenas acabaron dando gracia. Sin embargo, pronto volvió a su “lado bueno”, ya que el simbionte se adhirió a otra persona, dando como resultado a Venom.

Lea también: 3 particulares sagas de películas para disfrutar el tiempo libre

Este tercer enemigo era una expresa petición de Sony. En los cómics, se trata de uno de los villanos más queridos por los fanáticos, motivo por el cual pensaron que su inclusión causaría un golpe de impacto en la comunidad. El problema fue que, al tener tantas áreas narrativas que abarcar (incluyendo la pelea con su mejor amigo, Harry Orborn), no se siguió el formato de un único enemigo de las anteriores entregas, por lo que la cinta se sintió muy vacía.

Luego de su mala recepción, se le dio vía libre al director para seguir con Spider-Man 4, ya que había tenido un excelente impacto en la taquilla, gracias al marketing inicial. Incluso, ya se pensaba en otras posibles secuelas. Sin embargo, Sam Raimi no quería cometer el mismo error del pasado de dejar que la productora “afecte” sus ideas. Lo que él deseaba era crear una película de Spider-Man única, como las primeras dos, con la intención de superarlas.

El problema fue el tiempo. Sony tenía un acuerdo en el que tenían que lanzar una película de Spider-Man cada pocos años, caos contrario, los derechos regresarían a Marvel. A pesar de que el director tenía algunas ideas (Vulture y Mysterio como villanos), Sam Raimi se dio cuenta de que no podría cumplir con el plazo de mayo de 2011 para el lanzamiento.

Entonces, decidió abandonar el proyecto, generando un posterior reinicio de la saga con Andrew Garfield como protagonista. Sin embargo, luego de mucho tiempo, la web especializada de Fotogramas confirmó que el autor volverá al mundo de Marvel, fichando por la segunda entrega de Doctor Strange. Esto alimenta las especulaciones de un posible regreso del Spider-Man de Tobey Maguire.

¿Ocurrirá o es un plan definitivamente frustrado? Solo el tiempo lo dirá.