fbpx

La clave del éxito de la quinta temporada de Better Call Saul

Better Call Saul finalizó su quinta temporada, que es considerada una de las mejores de toda la serie.

Fotograma de la serie 'Better Call Saul'

Te contamos lo que nos dejó la quinta temporada de la exitosa serie. / Foto: youtube.com/Netflix

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: This is the secret of "Better Call Saul's" fifth season success

Better Call Saul cada vez se acerca más a Breaking Bad. Cuando se había anunciado una precuela de la famosa serie de Heisenberg, muchas personas tenían miedo de que el “legado” se arruinara. Principalmente, no creían posible que un personaje secundario, como Saul Goodman, pudiera soportar la narrativa.

Es decir, se trata de un personaje con un carisma enorme, pero que, en caso de que se olvidaran de las cuestiones dramáticas, supondría un paso “alejado” de la esencia de Breaking Bad. Nada más lejano a eso, algo que se vio perfectamente en la quinta temporada, donde medios como Hipertextual la catalogaron como “perfecta”.

Incluso, algunos fanáticos llegaron a decir que, al menos en varios aspectos, lograron superar a Breaking Bad. Principalmente, enfatizan en “el tiempo” que llevan construyendo las motivaciones y personalidades. Como tienen una base sobre la cual sustentarse (es decir, la serie base), pueden tomarse más tiempo para profundizar sentimientos e ideas. Veamos, entonces, los secretos del éxito de la quinta temporada de Better Call Saul.

 

¿Cómo se explica el éxito de Better Call Saul?

Lo primero que podríamos decir es que existen muchas similitudes con Breaking Bad, por lógicas razones. Sin embargo, es a partir de este punto de la historia cuando se vuelve “más Breaking Bad que nunca”, según lo que menciona la web de MDZ Online. Esto se puede explicar en varios sentidos.

El primero es la propia estructura dramática de la serie. La historia nos cuenta los comienzos de Jimmy McGill, una persona que luego adoptará la identidad de Saul Goodman, el abogado tramposo que habíamos conocido en Breaking Bad. Sin embargo, no siempre tuvo una enorme popularidad, por lo que la serie intentará explicar cómo se convirtió en esa persona sin escrúpulos.

En este sentido, vemos que las primeras temporadas estaban un poco alejadas de los sucesos de la serie de base. A pesar de que las tramas tenían profundidad, todos esperábamos un poco más que la línea narrativa se acercase a la acción que ya conocíamos, aunque ahí era el primer pecado: Better Call Saul no es Breaking Bad, pues tienen una manera distinta de contar las cosas.

Lea también: Películas de suspenso: Estos son algunos trucos usados para asustarte

A pesar de que la esencia se mantiene, especialmente en términos de dirección, los casos de frenetismo son más bien pocos… hasta esta temporada. Aquí se nos presenta un villano con una personalidad sarcástica y brillante: Lalo Salamanca, que se robará todas nuestras miradas por generarnos temor y admiración al mismo tiempo.

Incluso, el creador del show, Vince Gilligan, se siente “avergonzado” de no haberlo querido, ya que pensó que su rol sería secundario, algo que menciona el medio Tónica. Sin embargo, su aparición propició la transformación de Saul Goodman hacia el “lado oscuro”, representado por su asociación con los carteles de droga… aunque no solo de él, pues su pareja, Kim Wexler, también empieza a transformarse en una abogada sin escrúpulos.

A pesar de que las primeras temporadas parecían necesitar de Breaking Bad para captar el interés de los espectadores, se ha transformado, paradójicamente, en una serie independiente. Por lo tanto, comenzaron a “no abusar” de los guiños hacia la historia original, aunque cuando lo hicieron, resultaron de maravillas.

Un ejemplo de esto ocurre en los episodios 8 y 9, que IMDb califica con un 9.8. Aquí se notan referencias a algunos momentos icónicos de la serie, como los disparos del desierto o el terror de encontrarse a solas con un asesino y no saber qué ocurrirá. En ese preciso momento, comprendimos que, aunque comparten universo, los conflictos emocionales son otros.

Incluso, como espectadores ya ni siquiera nos preocupamos por los flashforwards que ocurrirán al comienzo de cada temporada. O sea, donde vemos, por unos minutos, el “futuro” de Saul Goodman después de Breaking Bad. Aunque podemos suponer lo que ocurrirá en la línea de presente, lo interesante es saber cómo sucederá, algo que la serie, en su quinta temporada, supo hacer magistralmente.