fbpx

La nostalgia de siempre: Tercera temporada de La casa de las flores

Acá las primeras impresiones de la temporada final de esta adorada novela.

Fotograma del tráiler de la serie 'La Casa de las Flores: Temporada 3'.

La tercera temporada de 'La Casa delas Flores' se estrenó el pasado 23 de abril en Netflix. / Foto: youtube.com/Netflix Latinoamérica

LatinamericanPost| Juliana Rodriguez Pabón

Escucha este artículo


Read in english: The usual nostalgia: third season of The house of flowers

Ya está disponible en Netflix la tercera y última temporada de la aclamada serie/telenovela La casa de las flores, que puso incluso a los más snobs a reírse y a llorar con esta nueva versión, homenaje y parodia a las telenovelas. Estas son algunas de las cosas que debería saber antes de verla y nuestras primeras impresiones del final para la familia de la Mora.

 

 

Todo lo que deberías saber antes de verla

Te advertimos antes de verla que te encontrarás en esta tercera y última temporada no solo con personajes nuevos, sino con un elenco nuevo interpretando a tus personajes favoritos de siempre. Después de que en su segunda temporada la serie perdiera a su protagonista y atracción principal, la legendaria diva Verónica Castro, que interpretaba a Virginia de la Mora, matriarca de la familia, para su tercera temporada se dobla el elenco. Verás ahora una doble línea de tiempo: por un lado sabremos qué le acontece a Paula de la Mora desde la cárcel pero también presenciaremos su concepción en 1979 cuando Virgina de la Mora, esta vez interpretada por Isabel Blurr, llevaba una juventud rebelde y liberada.

En cuanto al drama del presente, girará alrededor de tres ejes, los de los tres hermanos de la Mora. Por un lado, Paulina de la Mora está en la cárcel después de haber tomado responsabilidad por los delitos de su padre y los que ella misma cometió después. Allá se encontrará con su mayor enemiga y némesis Jenni Quetzal, que abrirá otro hilo narrativo durante esta última temporada. Su hermana Elena, por su parte, está embarazada y además en coma, lo que hace de nuevo un guiño al absurdo de las telenovelas y que puede resultar muy gracioso. Alrededor de ella hay también una disputa y duda por la paternidad del hijo, que hace espejo con lo que sufre Virgina de la Mora, su madre, en su juventud. Finalente, el menor de los tres, Julián, sigue lidiando con las dudas de Diego, su pareja, y las suyas propias de siempre.

En el drama del pasado verás a Virgina de la Mora viviendo una vida muy distinta de la que la vimos vivir en la primera temporada de la serie. La joven Virgina sostiene un triángulo amoroso con Ernesto, quien, sabemos, luego será su marido; y con Salomón, el psicólogo de la familia. Los tres llevan una vida rebelde y liberada en la que consumen drogas y hacen orgías. Virginia, entonces, queda embarazada y tendrá que lidiar con la duda de quien de sus dos amigos es el padre de la hija que gesta, que es, por supuesto Paulina, la mayor de los de la Mora.

Lea también: Netflix y YouTube ofrecen contenido gratis en la cuarentena

¿La nostalgia de siempre?

Esta línea narrativa del pasado está ambientada en 1979, por lo que verás la que es ya la fórmula de Netflix: una nostalgia ochentera llena de brillantina y atuendos coloridos. Aunque esta estética pueda ir de la mano con el kitsch de las anteriores temporadas y la exploración del drag, se siente forzado que ahora se traslade la ambientación a esta época, parece un capricho para llevar los colores de las anteriores temporadas a otra época. En su primera temporada, sobre todo, La casa de las flores usaba las fórmulas de la telenovela para parodiar y homenajear el género en una comedia brillante y colorida, al recurrir a la fórmula de siempre de Netflix ha caído en los cliches de los que se burla y ha dejado de ser retadora e irreverente para ser plana y perfecta para encajar en el catálogo del gigante del streaming.

Por último, la interpretación de Blurr parece estar muy alejada de la de Castro, lo que hace que parezcan dos personajes distintos: el que vimos en la primera temporada y el que vemos en esta última. No hay conexión, además de la trama, entre la Virginia de la Mora joven y la matrona que habíamos visto antes en la primera temporada. Ya dirá el lector si la que no deja de ser la mejor interpretación de esta serie, la de Paulina de la Mora, hace valer la pena todos estos nuevos tropiezos.