fbpx

The New Abnormal: el análisis del nuevo disco de The Strokes

The Strokes sacó su sexto disco de estudio. Lo escuchamos y decidir hacer un análisis canción por canción.

Portada del álbum 'The New Abnormal' de The Strokes.

La banda The Strokes tuvo su nuevo álbum el pasado 9 de abril. / Fotos: instagram.com/thestrokes

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: The New Abnormal: analysis of the new album by The Strokes

La banda neoyorquina, considerada por los especialistas como los “salvadores del rock” lanzó su nuevo CD, titulado The New Abnormal, según menciona el medio especializado Indie Hoy. Se trató de una larga espera, puesto que el último trabajo disponible se había lanzado en el año 2013.

Si bien muchas personas todavía esperan un sonido mucho más parecido al del primer CD, conocido como Is This It, la realidad es que la banda avanzó mucho en la exploración de otros tintes musicales más complejos. Veamos, entonces, si estuvieron a la altura de las expectativas, analizando las 9 canciones que lo componen.

The Adults Are Talking

La pista inicial conserva el aura de la banda, aunque agregándole un toque eléctrico que venía apareciendo en otros discos. La mejor parte aparece en sus coros, que invitan a movernos, aunque no de una manera alocada.  

Se trata de un tema que muestra a la perfección la evolución natural del grupo, aunque sin perder esa chispa de riffs pegadizos, por lo que sirve como un comienzo auspicioso. Además… el final con la voz de Julian Casablancas es maravilloso.

 

Selfless

Una de las grandes sorpresas de este disco. Se trata de una atmósfera de tristeza excelentemente lograda, que bien podría formar parte de uno de los trabajos individuales del cantante.

Además, aquí ya comenzamos a percibir que se trata de un disco “temático”, con un ambiente sonoro que se mantiene a lo largo de las canciones, pues el tema comienza con el acorde inmediatamente anterior (incluso, manteniendo voces en off).

 

Brooklyn Bridge to Chorus

El tercer corte de este disco, que según Filo News fue lanzado días antes de la salida del disco. Aquí vemos una temática bastante ochentosa, con un inicio de sintetizadores pegadizos y una rítmica excelente.

Así, bien podría pertenecer al álbum Angles, puesto que se trata de un trabajo armónico en relación con lo hecho anteriormente, aunque logrando un resultado más pulido y perfeccionado.

 

Bad Decisions

El segundo single que apareció antes de la salida de The New Abnormal, según menciona la web de La Tercera, donde vemos un ritmo al que estamos acostumbrados, que no aporta demasiadas cosas nuevas.

Esta composición, si bien no es mala, intenta emular lo que ocurrió en otros tracks, como ‘Reptilia’. O sea, son The Strokes haciendo cosas de The Strokes, quedando un tanto desfasada con respecto a la tónica de los demás temas.

 

Eternal Summer

Una de las maravillas de este disco. Con más de 6 minutos, vemos a un Julian realizando un trabajo similar al que tiene en su banda paralela The Voidz, aunque con un toque de The Stokes.

Se trata de una de las especiales por el enorme trabajo de su voz, el cual llega a impresionar por los falsetes logrados, en conjunto con variaciones rítmicas y una atmósfera que mantiene la esencia de este nuevo trabajo discográfico.

 

At The Door

El primer single de este disco, según comenta la web especializada de Billboard. Se trata de uno de los temas más disruptivos y excéntricos de la banda. Esto llevó a que varios fanáticos se preguntasen por el rumbo que estaba tomando el grupo.

¿Los motivos? Un coro angelical, un video animado y la aparición casi exclusiva de sintetizadores que dan un ambiente orquestal fantástico. Sin embargo, encaja de maravillas con toda la estética de The New Abnormal. 

Lea también: Las mejores composiciones musicales de John Williams en Star Wars

 

Why Are Sunday’s So Depressing

Esta canción, si bien no es la que más destaca, es la que mejor logra integrar el futuro y el pasado de The Strokes. Es decir, cuando creíamos que ya existía un nuevo sonido y olvidarían lo que fueron, ellos aparecen para recordarnos que todavía siguen teniendo un costado rockero. 

Esto lo hace al combinar perfectamente el estilo movedizo y las guitarras en primer plano, todo junto con un trabajo de texturas y distorsión geniales, lo cual sirve para evidenciar cómo ha evolucionado el grupo a través del tiempo.

 

Not The Same Anymore

Una de las infravaloradas de esta edición. Es una canción que destila nostalgia pura, sin llegar a ser excesivamente triste. Algo así como la ‘Chances’ de este álbum, aunque con un toque un poco más oscuro.

Los punteos y los sintetizadores siguen manteniendo el ritmo, con la voz de Julian protagonizando una historia triste. Es decir, ya no tenemos la felicidad absoluta del primer CD, sino que la vida también muestra sus depresiones. 

 

Ode To The Mets

Melancolía pura, que se suma a un órgano fantástico. Es decir, es una deprimente maravilla que comienza de una forma en sus punteos iniciales, pero acaba completamente de otra, como ocurre a lo largo de todo el disco.

A estas alturas, podemos decir que se trata del mejor disco desde Is This It, con un tono muy distinto a lo que ocurría en sus inicios. Los anteriores trabajos pueden ser considerados como un período de “prueba” para llegar a este magnífico resultado. Lamentablemente, se quedaron solo con 9 canciones, pero el futuro es muy auspiciante.

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…