fbpx

Llegó la hora del Brexit

El 31 de enero fue oficialmente el último día de Reino Unido como parte de la Unión Europea, desde ahora entrarán en un proceso de trancisión para concretar la salida.

Banderas de Reino Unido y la Unión Europea.

Banderas de Reino Unido y la Unión Europea. / Foto: Pixabay - Imagen de referencia

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Brexit time has come

Después de un referendo en 2016 y múltiples tropiezos e intentos por tumbar el proceso, la salida del Reino Unido es una realidad y la despedida llegó con sensaciones divididas entre felicidad y tristeza. El viernes 31 de enero a las 11 de la noche (hora Bruselas), Reino Unido dejó de ser parte de la Unión Europea después de casi 50 años de hacer parte del conglomerado de países europeos.

El día de celebración para el Partido del Brexit y para el Primer Ministro, Boris Johnson, finalmente llegó. Por ello, se reunieron en la noche del viernes en Downing Street los asesores pro-Brexit y el gabinete de ministros en una fiesta organizada por el mismo Johnson.

La salida de la UE llegó después de que el Primer Ministro, que reemplazó a Theresa May tras su renuncia, arremetiera contra el Parlamento, que desde el referendo le había dejado muy difícil a quienes estaban a favor del Brexit. Durante el periodo de May, no pudo llegar a ningún acuerdo parlamentario, por lo que la salida se seguía posponiendo. Tras la llegada de Johnson, se convocaron elecciones parlamentarias nuevas y el cambio de los diputados le dio una ventaja que terminó favoreciendo un acuerdo para la salida.

Al igual que el Primer Ministro y su gabinete, miles de ciudadanos se reunieron en las ciudades principales de Reino Unido para esperar la hora en la que su Nación le diría adiós a la Unión Europea. Con mensajes de figuras importantes, gritos y espectáculo en vivo, los ciudadanos celebraron el momento como si se tratara de la independencia de su país.

En la fachada de la casa del primer ministro, el No. 10 de Downing Street, donde estaba prevista la fiesta de celebración, se reflejó un conteo previo con la bandera de Reino Unido en el fondo. Cuando el contador marcó cero, las campanadas del famoso reloj londinense, el Big Ben, marcaron el sonido del festejo para quienes se encontraban reunidos. Figuras importantes del Brexit, como el líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, dieron unas palabras celebrando el comienzo de una nueva etapa.

Momentos antes de la hora final, Boris Johnson envió un mensaje a todos los ciudadanos, con el ánimo de unir a toda la Nación, incluso a quienes están en contra de la decisión, pues fue un "pedido democrático".

Despedida en el Parlamento Europeo

Como último acto protocolario de la isla como miembro de la Unión Europea, los parlamentarios se reunieron en una asamblea en Bruselas, ciudad ‘capital’ de la UE. En ella, los diputados británicos, la mayoría, que está en contra de la retirada, lloraron, cantaron y portaron una bufanda con las palabras Always United (Siempre Unidos). “Siempre los amaremos y nunca estaremos lejos. Larga vida a Europa”, fueron unas de las palabras de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. 

 

Los diputados, tanto de Reino Unido como de los otros países miembros, lamentaron que el día hubiera llegado, pues consideraban que el país debía seguir haciendo parte de la UE. Europa ha atravesado grandes guerras en su historia, por lo que sus países encontraron una forma de resistir a partir de unirse, con el lema Unida en la diversidad (United in diversity). Por esta razón, los eurodiputados esperan que el país vuelva a unirse en algún momento. 

El momento también llegó con la oportunidad de reflexión para quienes continúan siendo miembros de la UE. El eurodiputado Philippe Lamberts aprovechó para decir que deben aprender de las lecciones que deja esta histórica decisión. La Unión Europea tiene que “recuperar los corazones y las mentes de los ciudadanos europeos”, para lo que se debe centrar en el beneficios de todos los ciudadanos de los distintos países miembros.

Lea también Los retos del nuevo parlamento británico 

No todo fue tristeza en la última asamblea. De los 73 diputados que tenía Reino Unido, algunos eran ‘euroescépticos’ y miembros del Partido del Brexit. Por ello, en su discurso habló en contra del bloque y de la necesidad de girar hacia las necesidades de cada país, reforzando así el discurso nacionalista con el que ganó el referendo en 2016. Habló de los beneficios que tenía Reino Unido con la salida, afirmando también que ‘no habrá más matoneo’. 

“Es decir, ¿qué es lo que no nos debería gustar (de salir de la UE)?”, preguntó retóricamente Nigel Farage, líder del Partido del Brexit. Su discurso estuvo lleno de tensión; mientras que sus seguidores lo aplaudían, los demás diputados lo abucheaban. “Ya sé que nos van a extrañar”, dijo, a lo que un diputado respondió: “No te extrañaremos a ti”. Su discurso terminó despidiéndose con banderas en la mano de los diputados del partido, con el mensaje de que algún día esperaba poder trabajar con ellos pero como un país soberano, mientras se escuchaba el abucheo de los demás diputados.

 

 

Lo que viene…

El proceso de retiro de la Unión Europea no pasará de la noche a la mañana. Si bien el 31 de enero fue un día significativo y especialmente simbólico, pasar de tener un sistema interno político, económico y multinacional a crear relaciones exteriores propias tarda un tiempo. 

Este proceso fue la razón principal por la que el Brexit tardó más de 1300 días en efectuarse, pues un sector del Parlamento se negaba a salir de la Unión Europea sin lograr un acuerdo que los beneficiara y no los dejara a la deriva una vez concretada la salida.

Por lo tanto, llegado el día, no significa que desde el primero de febrero ya serán independientes del bloque. El proceso de transición durará alrededor de un año en el que seguirán cumpliendo las reglas de la UE y haciendo sus pagos correspondientes. El 31 de diciembre de 2020 llegará la salida final del bloque.

Mientras tanto, Reino Unido tendrá que buscar nuevos aliados comerciales y fomentar sus relaciones exteriores con las diferentes regiones del mundo. En este año, podrá comenzar a alistar tratados y reglas propias de comercio. Sin embargo, aún no tienen permitido comenzar sus negociaciones con Australia ni con Estados Unidos, y falta mucho por acordar sobre la relación que seguirán manteniendo con la Unión Europea.

Lea también Rusia: ¿está el gobierno de Putin en crisis?

Otras de las cosas que cambiarán en este proceso transitorio será la moneda, que RU lleva preparando desde meses atrás, los pasaportes y la salida de los organismos del bloque, así como la comisión que se creó para el Brexit. 

Asimismo, la relación con el bloque cambiará desde el comienzo. Los 73 eurodiputados pierden sus asientos inmediatamente en el Parlamento Europeo, pues ya ni tienen ningún poder ni incidencia política en la UE. Por lo mismo, tampoco harán parte de manera implícita de los eventos o conferencias que haya en temas de Europa. Para hacerlo, tendrán que tener una invitación del bloque que se le dará únicamente a Boris Johnson.

Sin embargo, la intención es hacer este proceso no menos drástico para los ciudadanos, por lo que la mayoría de aspectos de su vida diaria no cambiarán aún. Podrán viajar a cualquier parte dentro de la UE, permitiendo a los británicos tener los mismos beneficios que cuando hacían parte del bloque. Las licencias de conducción, el seguro médico y la pensiones seguirán igual, así como quienes sean de Reino Unidos y vivan o trabajen en otros países podrán continuar con su condición de ‘ciudadanos’ europeos.

Mundo

Luis Almagro, reelegido en la OEA

En medio de la crisis por el Coronavirus, la OEA celebró sus elecciones para el periodo 2020-2025 en un acto que fue criticado dada la emergencia sanitaria actual

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…