fbpx

Especial Premios de la Academia: Jojo Rabbit

Seguimos con nuestro especial de la categoría a Mejor película de los premios de la Academia. En esta ocasión: Jojo Rabbit.

Estatuilla de los Oscar y fotograma de la película 'Jojo Rabbit'.

Estatuilla de los Oscar y fotograma de la película 'Jojo Rabbit'. / Foto: Pxhere / Composición: LatinAmerican Post

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

Escucha este artículo


Read in english: Special Academy Awards: Jojo Rabbit

Este año, están nominadas a Mejor película en los Premios Óscar dos películas sobre guerra: 1917 y Jojo Rabbit. La primera es un drama sobre la Primera Guerra Mundial y la segunda es una comedia sobre el Holocausto. Se trata de la nueva película de Taika Waititi, en la que vemos desde la perspectiva de unos niños alemanes y de una joven judía escondida en la casa de uno de ellos el ambiente en la Alemania nazi y la posterior derrota en la guerra.

Esta película tiene además otras cinco nominaciones: Mejor actriz de reparto (Scarlett Johansson), Mejor guión adaptado (Taika Waititi), Mejor diseño de vestuario (Mayes C. Rubeo), Mejor Montaje (Tom Eagles) y Mejor diseño de producción (Ra Vincent y Nora Sopková).

Lea también: Especial Premios de la Academia: Joker

¿Una nueva perspectiva?

Jojo es un niño radical nazi que asiste a los campamentos de la juventud nazi. Quiere pelear para el Füher y su amigo imaginario es Adolf Hitler, quien está interpretado por Taika Waititi, director de la película. Su madre, interpretada por Scarlett Johansson, es una mujer independiente, sola, graciosa y compasiva. Un día, Jojo se da cuenta de que su madre esconde en la habitación de su difunta hermana a una joven judía. Jojo entra entonces en un conflicto interno sobre si debe entregar a la joven. Empieza a pasar tiempo con ella para aprender más sobre los judíos, a quienes odia. Entonces pasa lo obvio: se enamora y se da cuenta de que los judíos no son monstruos y se enfrenta a su Hitler imaginario, lo saca de su vida.

Muchos han dicho que esta es una nueva perspectiva dado que es la de los niños. Sin embargo, en su intento por hacer una parodia del fascismo, la película termina infantilizando ese fenómeno y alejándolo de la actualidad, nada más lejano de la realidad. Los nazis son mostrados como locos absurdos y el fanatismo del niño como ciego y producto de su imaginación (cuando, se sabe, nada tuvo de imaginario el genocidio que tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial). Se banaliza el fenómeno del facismo intentándolo parecer una sátira pero lo que resulta es una simplificación histórica.

Un nazi hipster

La película, además, tiene una estética hipster muy parecida a la de otras películas de los años recientes, más que todo las del director Wes Anderson. Acá la diferencia es que esta estética se usa para suavizar o infantilizar la estética nazi. Así, una propuesta visual nostálgica, como lo es esta hipster, que imita tendencias de moda del siglo pasado, es utilizada por Waititi irresponsablemente sobre un fenómeno por el que es casi imposible sentirse nostálgico.

No hay una propuesta nueva ni una crítica política en Jojo Rabbit, solo conversaciones enternecedoras entre el niño protagonista y su madre, la joven y su compañero de campamento con canciones de rock del Reino Unido (de nuevo, la nostalgia) cantadas en alemán. Ni siquiera vemos a Jojo enamorándose de la niña judía, solo viene a él la revelación ed que los judíos "no son tan malos". Finalmente, ¿qué hay de nuevo en descubrir que se puede amar a un judío?