fbpx

En Cuba, ríos más limpios siguen a una agricultura más verde

Un equipo de científicos han trabajado juntos para encontrar los impactos de la agricultura contemporánea en la calidad del agua en los ríos de Cuba.

En un puente en el centro de Cuba cerca de Congojas, al noroeste de Cienfuegos, los investigadores recolectan el agua del río.

En un puente en el centro de Cuba cerca de Congojas, al noroeste de Cienfuegos, los investigadores recolectan el agua del río. / Foto: Joshua Brown / UVM

EurekAlert | University of Vermont

Escucha este artículo


Read in english: In Cuba, cleaner rivers follow greener farming

Cuando la Unión Soviética se derrumbó a principios de la década de 1990, la producción de alimentos en la isla de Cuba se vio interrumpida, ya que el suministro de fertilizantes rusos, pesticidas, tractores y aceite se agotó. Bajo el estrés de una inminente crisis alimentaria, la isla rápidamente reconstruyó una nueva forma de agricultura diversificada, incluidos muchos jardines orgánicos urbanos, que dependía menos de los productos químicos sintéticos importados. En las últimas dos décadas, Cuba se convirtió en un escaparate mundial de agricultura de conservación, con suelos mejorados y agua más limpia.

Al menos esa ha sido una historia popular entre los periodistas.

Ahora, por primera vez en más de cincuenta años, un equipo de científicos de campo cubanos y estadounidenses han trabajado juntos para probar rigurosamente un aspecto clave de esta historia: los impactos de la agricultura contemporánea en la calidad del agua en los ríos de Cuba. A pesar de siglos de plantaciones de caña de azúcar y otros cultivos intensivos, el equipo internacional descubrió que ninguno de los ríos que exploraron muestra daños profundos.

En cambio, los científicos midieron concentraciones de nutrientes mucho más bajas en los veinticinco ríos cubanos que estudiaron que los que se encuentran en el río Mississippi de los Estados Unidos. Y piensan que la transición de Cuba hacia una agricultura sostenible, y su uso reducido de fertilizantes en las tierras de cultivo, puede ser una causa principal.

"Muchas historias sobre el valor del cambio de Cuba a la agricultura de conservación se han basado en pruebas confusas y de buen gusto", dijo El geólogo de la Universidad de Vermont, Paul Bierman, quien codirigió la nueva investigación, "este estudio proporciona datos concretos de que una parte crucial de esta historia es cierta".

Bierman y la geocientífica Amanda Schmidt del Oberlin College dirigieron la mitad estadounidense del equipo internacional, mientras que Rita Yvelice Sibello Hernández, científica del CEAC (Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos), un grupo de investigación ecológica, dirigió el esfuerzo cubano con el director científico del CEAC. Carlos Alonso-Hernández.

El nuevo estudio, "¡Cuba! La química del agua del río revela la meteorización química rápida, el eco de elevación y la promesa de una agricultura más sostenible", se publicó el 30 de enero, en la primera edición en línea de la revista GSA Today, la publicación líder de la Sociedad Geológica de América.

Problemas de contaminación

Los científicos de ambos países trabajaron uno al lado del otro como un equipo que realizó un trabajo de campo extenso, con el apoyo de la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU., Y luego coordinaron el trabajo de laboratorio y el análisis para observar muchas medidas del agua de los ríos en el centro de Cuba. El equipo encontró altos niveles de bacteria E. coli en las aguas, probablemente el resultado del gran número de ganado y el uso intensivo de caballos y otros animales de tiro en Cuba para el transporte y el trabajo agrícola.

Lea también: ¿Cómo se percibe la corrupción en América Latina?

Sin embargo, los científicos también encontraron niveles mucho más bajos de contaminación de fósforo y nitrógeno en los ríos cubanos que en los Estados Unidos, donde la agricultura intensiva y el uso de fertilizantes químicos están muy extendidos . El nuevo estudio muestra los niveles de nitrógeno disuelto en los ríos cubanos que corren aproximadamente entre un cuarto y un tercio de los encontrados en el río Mississippi, donde el exceso de nitrógeno es un motor primario de la zona muerta en el Golfo de México. "Las aguas de los ríos cubanos proporcionan evidencia de que la agricultura no necesita sobrecargar los ríos, y por lo tanto los embalses y las zonas costeras, con nutrientes", escribe el equipo de investigación de 15 personas que incluyó a siete científicos y estudiantes cubanos y ocho científicos y estudiantes estadounidenses de UVM, Oberlin y Williams College.

"Esta investigación puede ayudar al pueblo de Cuba", dijo Rita Yvelice Sibello Hernández del CEAC, "y puede dar un buen ejemplo a otras personas en el Caribe y en todo el mundo".

Diplomacia científica

Cuba es un viaje en lancha motora desde Florida, a menos de cien millas. Y la nación isleña es la más poblada del Caribe con más de 11 millones de ciudadanos y una larga y tortuosa historia de relaciones complejas (cooperación y conflicto) con los Estados Unidos. Pero ha habido una escasa colaboración entre los científicos estadounidenses y cubanos desde la década de 1960, mucho menos que con otros enemigos geopolíticos más potentes de los Estados Unidos, desde Irán hasta China.

"Tenemos mucho que aprender unos de otros", dice el científico cubano Alejandro García Moya, coautor del nuevo estudio. El tipo de datos del río que el equipo recopiló "son necesarios para guiar el desarrollo sostenible en Cuba y, por ejemplo, en otras naciones tropicales e insulares", escribe el equipo. El equipo de los EE. UU. No solo proporcionó experiencia técnica importante y verificación de resultados, sino que la investigación conjunta revela que Cuba también tiene muchas oportunidades para mejorar la calidad del agua del río. El nuevo estudio apunta a la necesidad de mejorar las estrategias de manejo para reducir el estiércol animal y las cargas de sedimentos que ingresan a los ríos, como cercas para mantener el ganado fuera de las orillas del río, que "podrían mejorar y mejorar rápidamente la calidad del agua del río cubano central", señalaron los científicos. Nota.

Lea también: “El indio es cada vez más ser humano como nosotros”, Jair Bolsonaro

Por el contrario, "Cuba ha tenido un experimento forzado en agricultura orgánica desde finales de los años ochenta", dice Amanda Schmidt de Oberlin. "Así que Cuba es un lugar muy interesante para observar los efectos de la agricultura convencional y los efectos de la agricultura orgánica a escala nacional", y puede sugerir vías para mejorar la agricultura estadounidense. El uso de fertilizantes en Cuba alcanzó su punto máximo en 1978 y ha sido menor desde entonces, según el Banco Mundial y otros datos. El uso de fertilizantes en Estados Unidos aumentó después de la década de 1960 y se ha mantenido en más del doble del índice de uso cubano.

"Hay una comida para llevar que traemos a los Estados Unidos: las aguas de nuestros ríos no necesitan verse de la manera en que lo hacen", dice Paul Bierman, profesor del Departamento de Geología de UVM , la Escuela de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Rubenstein y el Instituto Gund para el Medio Ambiente. - "podemos manejar los fertilizantes de manera diferente". Hay, por supuesto, preguntas complejas sobre los rendimientos, la política agrícola y más, pero estos datos recientemente informados sobre los bajos niveles de contaminación de nutrientes encontrados en veinticinco ríos cubanos, "sugieren los beneficios del cambio de Cuba a la agricultura de conservación después de 1990". el equipo estadounidense / cubano escribe, "y proporciona un modelo para una agricultura más sostenible en todo el mundo".

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…