fbpx

Especial Premios de la Academia: Once Upon A Time in... Hollywood

Seguimos con el especial de los premios de La Academia, en esta ocasión 'Once Upon a Time in... Hollywood'.

Estatuilla de los Oscar y fotograma de la película 'Érase una vez en ... Hollywood'.

Estatuilla de los Oscar y fotograma de la película 'Érase una vez en ... Hollywood'. / Foto: Pxhere / Composición: LatinAmerican Post

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

Escucha este artículo


Read in english: Special Academy Awards: Once Upon A Time in ... Hollywood

Seguimos con la cuenta regresiva para la premiación del 9 de febrero. En esta ocasión, reseñaremos una de las películas más esperadas del 2019 y la última producción del aclamado Quentin Tarantino: Once Upon A Time in... Hollywood. La cinta cuenta con diez nominaciones al Óscar: Mejor actor (Leonardo DiCaprio), Mejor actor de reparto (Bard Pitt), Mejor película, Mejor director (Quentin Tarantino), Mejor guión original (Quentin Tarantino), Mejor fotografía (Robert Richardson), Mejor sonido (Mark Ulano y Michael Minckler), Mejor diseño de vestuario (Arianne Phillips), Mejor diseño de producción (Barbara Ling y Nancy Haigh) y Mejor edición de sonido (Wylie Stateman).

 

Once Upon A Time in... la mente de Tarantino

El útimo largometraje de Quentin Tarantino cuenta la historia de un actor de westerns (Leonardo DiCaprio) en el Hollywood de la década del setenta y su amigo, que es también su doble (Brad Pitt). Paralelo a esto, vemos otras dos historias: la de la actriz Sharon Tate (Margot Robbie), esposa del director Roman Polanski, quien está embarazada, acaba de estrenar una película y tiene enamorado a todo Hollywood; y la de la secta de Charlie Manson, que se esparce por Hollywood y que tiene como sede una comunidad hippie que se ha asentado en un set viejo de westerns a las afueras de Los Ángeles. Durante la película, estas tres historias se van cruzando sutilmente en lo que es también un homenaje del cine y del Hollywood setentero en una escenografía nostálgica y a alegre que revive esta época dorada.

La película, sin embargo, alcanza su clímax en los últimos cuarenta minutos, en los que las tres historias terminan por cruzarse y todos los personajes por fin coinciden todos en el mismo escenario. Como ya es costumbre y una fórmula y firma de Tarantino, el final de esta película ha sido imaginado por él en una suerte de homenaje a Sharon Tate, en el que la historia toma un rumbo distinto del que tuvo en la realidad. En medio de las escenas sangrientas (que a diferencia de muchas de sus otras películas, solo suceden acá hacia el final en las últimas escenas), el final imaginado por Tarantino es un final alegre que, como ya ha hecho en otras como Inglorious Basterds y Django Unchained, cambia el rumbo de la historia y le regala, aunque en la ficción y en la pantalla, un final distinto y una venganza a las víctimas de sus historias.

Lee también: Los mejores memes de Netflix

El homenaje del homenaje

Aunque con un final enternecedor y alegre, Once Upon a Time in... Hollywood puede llegar a ser agotadora para el espectador. Si bien es visualmente interesante y muy entretenida, la película dura tres horas y media, de las cuales no todo aporta a la trama principal ni a la premisa de la cinta. Al intentar hacer un homenaje a absolutamente todo, Tarantino sobrecarga a su audiencia con escenas y secuencias largas en las que se concentra en distintos aspectos del Hollywood que tanto admira y por el que siente nostalgia: los estudios de grabación, los westerns, los dobles, los niños actores, Sharon Tate, etc. El director estuvo muy cerca de dedicarle una escena a cada elemento específico que quería homenajear, y aunque el resultado es entretenido de ver, no dice mucho más además de evocar el Hollywood de otro tiempo.