fbpx

Las cuestionadas candidaturas a la presidencia de Bolivia

Los nombres de los candidatos para las elecciones presidenciales en mayo empiezan a sonar y en ellos se incluye el designado de Evo Morales y la actual presidente interina.

Jeanine Áñez, presidenta de Bolivia.

Jeanine Áñez, presidenta de Bolivia. / Foto: Presidencia

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: The questioned candidacies for the presidency of Bolivia

Recientemente, dos nombres han llamado la atención en Bolivia por sus polémicas candidaturas a la presidencia. Por un lado Luis Acre, el candidato del partido MAS, del expresidente Evo Morales, y por otro lado Jeanine Áñez, quien se proclamó presidenta el pasado mes de noviembre y ha cumplido las funciones mientras se realizan las nuevas elecciones.

Ambos candidatos prometen ser los principales contendientes, suponiendo que la oposición a Morales se logre unir para apoyar a un solo candidato. Sin embargo, el nombre de Carlos Mesa también figura entre los candidatos a ocupar el cargo, ya que éste fue el hombre que tuvo la segunda mayor cantidad de votos en octubre de 2019, cuando se declaró como fraudulento el conteo que dejaba a Morales como ganador.

Las elecciones presidenciales de Bolivia se realizarán el próximo domingo 3 de mayo después de que las elecciones realizadas en octubre del 2019 fueran anuladas tras denuncias de fraude. En ellas, el entonces presidente, Evo Morales, resultó ganador en primera vuelta después de que se cortara la transmisión del conteo de votos cuando la pequeña diferencia aún no dejaba un ganador definitivo.

Ante esto, la oposición salió a las calles a protestar y la Organización de Estados Americanos (OEA) designó una misión que buscaba probar si había habido algún tipo de fraude. Como resultado, la OEA determinó que sí había irregularidades en el conteo y existía parcialidad de algunos miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Mientras se realizaba esta investigación, el presidente renunció a su cargo en lo que denominó un golpe de Estado y salió del país.

Lea también ¿Cómo se percibe la corrupción en América Latina?

Desde ese momento, la opositora y líder conservadora, Jeanine Áñez, tomó el cargo del país y se ha encargado de reestablecer algunas relaciones internacionales de Bolivia. Mientras tanto, también dictaminó que habría elecciones presidenciales, pero antes tendría que haber una reestructuración y designación de nuevos miembros del TSE para asegurar la transparencia.

El sucesor de Evo

Desde que se anunciaron nuevas elecciones, el partido MAS ha estado en búsqueda de una nueva figura que los represente. La primera jugada del movimiento fue designar al expresidente Morales como el jefe de campaña, siendo él la figura principal y quien seguiría desempeñando un rol fundamental en las nuevas elecciones.

Como resultado, el elegido de Evo Morales es ahora Luis Acre, un antiguo miembro de su gabinete. Acre estuvo al lado de Morales durante casi todos sus periodos presidenciales y su último cargo fue ministro de Comercio.

El anuncio, dado por el mismo Morales desde Argentina, donde se encuentra asilado, sorprendió a muchos miembros y seguidores del partido pues se esperaba que el candidato designado por el expresidente fuera Andrónico Rodríguez, un líder cocalero que se ha visto como su mano derecha en muchas ocasiones. 

Al momento del anuncio, Evo Morales afirmó que había sido un largo debate para determinar cuál de los cuatro precandidatos sería el oficial, hasta que se decidieron por Luis Acre. “Tenía muchas esperanzas puestas en Andrónico, pero las encuestas van primero y no es sencillo llegar a acuerdos con los representantes de cada departamento”, admitió el expresidente boliviano.

La polémica principal frente a este nombramiento es el papel que jugó Acre en el último gobierno de Morales. Al haber sido ministro y una figura importante en el gabinete, fue una de las personas que salió del país junto con Morales cuando renunció. Desde entonces, Acre ha estado asilado en Argentina y apenas el 28 de enero afirmó que volverá a Bolivia para comenzar con su campaña.

Más allá de si Arce o Rodríguez u otro de los precandidatos era el designado, la figura representante del MAS seguirá los pasos de Morales y tendrá a cuestas su nombre, cosa que apoyan los miembros de ese partido pero que critican sus opositores.

La polémica candidatura de Áñez

Una de las primeras declaraciones de la actual presidente interina, Jeanine Áñez, fue rechazar los rumores de que se presentaría como candidata presidencial una vez estuvieran organizadas las elecciones. Sin embargo, dos meses después, ha anunciado con bombos y tambores que será candidata a la presidencia.

En su momento, Áñez había afirmado que ella solo estaba en el cargo mientras podía ayudar a que se normalizara la situación política del país, pero que no utilizaría como un empujón para llegar a obtener poder político. Por lo mismo, después de su anuncio, fue criticada por algunos sectores de la oposición, así como por analistas políticos que afirman que está haciendo precisamente lo que había dicho que no estaba buscando.

Desde que Evo Morales dimitió de su cargo después de que algunos miembros del ejército le dieran la espalda, los seguidores del expresidente rechazaron las acciones al catalogarlas como un golpe de Estado. Ahora, la candidatura de Áñez podría ser utilizada para respaldar esa idea.

En conjunto con este anuncio, la autoproclamada presidenta de Bolivia ha pedido la dimisión de todos los ministros que se encuentran actualmente en cargo. El anuncio, que dio el pasado domingo 26 de enero, lo aludió a una "transición democrática" que está haciendo el gobierno para prepararse para el nuevo presidente.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…