fbpx

La respuesta de Irán ante Estados Unidos

Después del ataque de Estados Unidos, Irán había advertido graves consecuencias y se había especulado qué tipo de acciones podrían ser tomadas por el país. 

Donald Trump en una conferencia de prensa.

Donald Trump en una conferencia de prensa. / Foto: Reuters

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Iran's response to the United States

El primer ataque de venganza de Irán hacia Estados Unidos por el asesinato del general Soleimani ocurrió en la madrugada del miércoles 8 de enero (hora local) cuando cayeron varios misiles en dos bases militares estadounidenses en Irak.

Según El País, “las autoridades iraquíes indican que 22 cohetes golpearon los recintos militares, mientras la televisión estatal iraní habló de 15”. No obstante, el ataque resultó sin víctimas pues, de acuerdo con declaraciones del gobierno de Irak, ya habían sido informados de que los ataques ocurrirían. Las dos bases atacadas fueron la de Ain Al Asad, en el oeste del país, y una en Erbil, en el Kurdistán iraquí.

La oficina del primer ministro iraquí informó en un comunicado que “poco después de medianoche, recibimos un mensaje verbal oficial de la República Islámica de Irán indicando que comenzaría la respuesta al asesinato del mártir Qasem Soleimani”. Desde entonces, Irak ha tomado medidas de prevención necesarias para intentar reducir al máximo las víctimas de posibles ataques.

Después del ataque de Estados Unidos, Irán había advertido graves consecuencias y se había especulado qué tipo de acciones podrían ser tomadas por el país de Medio Oriente. La respuesta fue clara.

La respuesta de Irán fue que el hecho no había sido un ataque ofensivo sino en defensa propia. "Irán tomó y concluyó medidas proporcionales en defensa propia al amparo del artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, atacando la base desde la que se lanzó el ataque cobarde contra nuestros ciudadanos y altos oficiales. No buscamos una escalada o la guerra, pero nos defenderemos de cualquier agresión", afirmó el ministro de Exteriores iraní, Mohammed Javad Zarif.

En la mañana del miércoles, el presidente Donald Trump dio unas declaraciones oficiales en las que se refirió al ataque iraní. Afirmó en primer lugar que los estadounidenses deben estar felices y “orgullosos” porque gracias a las precauciones ningún soldado ni de Irak ni de Estados Unidos salió herido.

Frente a la muerte de Soleimani, dijo que “debió haber muerto hace mucho (...) con esto le enviamos un fuerte mensaje a los terroristas”, pues el general, según lo que dijo Trump, era el responsable por algunas de las atrocidades más graves, ya que el grupo era el encargado de financiar a los terroristas de Medio Oriente.

Anunció también que “mientras continuamos evaluando las opciones de respuesta ante la agresión iraní, los Estados Unidos impondrán sanciones económicas adicionales inmediatamente contra el régimen iraní”. Dijo que ya era tiempo que Reino Unido, Alemania, Francia, Rusia y China reconocieran la realidad de lo que está pasando y que hablaría con la OTAN “para que esté más involucrada en el proceso en Medio Oriente”.

En el discurso también se refirió a las armas nucleares y el intento de Irán por conseguirlas. “Irán debe abandonar sus ambiciones nucleares y terminar el apoyo a los terroristas”, afirmando contundentemente que el país medio oriental jamás tendrá un arma nuclear. 

Las consecuencias de la muerte de Soleimani

Días atrás se confirmó la muerte del general de la Fuerza élite Quds, Qasem Soleimani, a manos de unos drones estadounidenses en suelo iraquí. 

El hecho fue declarado oficialmente por el Pentágono como un ataque defensivo por los supuestos planes contra diplomáticos y ciudadanos estadounidenses por parte de la Fuerza Quds. A esto se le sumó también la enemistad que ha tenido Estados Unidos desde hace más de 40 años con esta fuerza por un atentado que mató a decenas de soldados, y a que Donald Trump había optado por considerarlos como un grupo terrorista al afirmar que éste financiaba las armas de otros.

Lea también Estados Unidos mata a general de fuerza élite iraní

La muerte fue recibida como un ataque directo a Irán, cuyos ciudadanos se unieron a reprochar dicho acto y salieron a las calles a honrar a un hombre que para ellos ayudó durante años a la soberanía iraní. Días después de la muerte de Soleimani, cientos de miles de personas se reunieron en el centro de Teherán para despedirse del general y para reclamar que haya justicia y venganza, lanzando fuertes ataques contra Estados Unidos y directamente contra Trump.

Esta jornada de despedida dejó 50 muertos y al menos 200 heridos según información oficial por una estampida que se produjo. Al ser tal la cantidad de personas que se encontraban, muchos no pudieron salvarse de ésta.

Por su parte, el parlamento iraní votó para reformar una ley que consideraba terroristas a las fuerzas estadounidenses desplegadas desde el Cuerno de África hasta Asia central pasando por Oriente Medio. Tras la muerte del general, a esta ley le agregaron el considerar terroristas a cualquier persona que haya estado involucrada con el ataque.

El asesinato de Soleimani ha sido considerado como una declaración directa de guerra, a pesar de que el Pentágono afirmó haberlo hecho como mecanismo de defensa. Tras esto, se espera que las tensiones en Medio Oriente se agraven.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…