fbpx

Incendios en Australia e inundaciones en Indonesia: así inició el 2020

El 2020 inició con un llamado urgente de la naturaleza sobre el daño que le estamos haciendo a través de fuertes inundaciones e incendios.

Incendios en Australia vistos desde satélite.

Incendios en Australia vistos desde satélite. / Foto: EFE

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Fires in Australia and floods in Indonesia: this is how 2020 began

Los incendios en Australia y las inundaciones en Indonesia son solo una muestra de que las acciones del ser humano están agotando al medio ambiente, y éste pide a gritos un cambio en la forma de vida poco sustentable que se tiene actualmente.

Desde mediados de 2019, las Naciones Unidas alertaron sobre inundaciones, calor e incendios sin precedentes y se dijo también que estos desastres seguirían ocurriendo en los próximos meses. Como bien se dijo, el 2020 comenzó con dos desastres naturales que tienen al mundo de cabeza. 

Años atrás, el Global Risk Forum había advertido que la magnitud de los desastres naturales estaban al alza y que en unos años llegaríamos a ver un resultado prácticamente imparable.

Incendios en Australia

A un lado del mundo, en Australia, se comenzaron a reportar graves incendios que se estaban esparciendo por grandes zonas afectando la flora, la fauna, e incluso a algunos ciudadanos. Las devastadoras imágenes lo dicen todo: canguros corriendo por sus vidas y millones más de ésta y otras especies que no consiguieron salvarse. 

La razón de estos fuertes incendios que han destacado sobre los demás, a pesar de que Australia en el verano siempre es una zona propensa a incendios, se dan gracias a temperaturas récord y sequías de meses. Según BBC, Australia consiguió llegar a sus temperaturas más altas en la historia el pasado diciembre: el 17, 40.9º y el día siguiente, 41.9º.

Los expertos coinciden en que este es apenas el comienzo de una ola de incendios que durará unos meses más, teniendo en cuenta que el verano en Australia apenas empieza y se extiende hasta aproximadamente marzo. Por lo mismo, cientos de personas han tenido que ser evacuadas ya que los incendios se están expandiendo hacia zonas pobladas cercanas a las ciudades de Sídney y Adelaida.

El número de personas muertas ha ascendido a 24 en los últimos meses, además de decenas de personas desaparecidas, pues desde septiembre se vienen registrando incendios, aunque fue hasta los primeros días de enero que se intesificó a tal magnitud que consternó al mundo entero. 

Lea también: La selva tropical de Madagascar también está en peligro

Pero lo más preocupante es la muerte de millones de animales y, especialmente, la destrucción total del hábitat de los que quedan vivos. Según el profesor Chris Dickman, experto en biodiversidad australiana de la Universidad de Sídney, son 480 millones de animales, entre koalas, canguros, otros mamíferos, repitles y aves, han sido afectados directamente, ya sea que hayan muerto o que hayan tenido que huir de su hábitat natural.

Esta cifra fue calculada teniendo en cuenta el número posible de animales que hay por hectárea en la zona donde los incendios se han desarrollado, Nueva Gales del Sur, y multiplicándolos por el número de hectáreas que ya se han incendiado (aproximadamente 4 millones de hectáreas). Esta cifra, que calculaba lo últimos 10 días, ya se estima que aumentó mucho más, pues los incendios ya salieron de la zona original y se han expandido a otros estados como Victoria.

En proporción, para entender la magnitud de la crisis que vive Australia actualmente, BBC recordó que los incendios de 2019 en California, Estados Unidos, dañaron 800.000 mil hectáreas, y los de la Amazonía 900.000 mil. Mientras tanto, a tan solo el comienzo de la crisis, Australia ya lleva más de 4 veces eso.

Inundaciones en Indonesia

El mismo calentamiento de la tierra produce que los suelos se vuelvan propensos a inundaciones. Indonesia comenzó el 2020, literalmente desde el 31 de diciembre, con fuertes inundaciones en su capital, donde cientos de miles han quedado desplazados, refugiándose en albergues donde el agua potable y la comida escasean. Aunque este país del sudeste asiático siempre ha estado inmerso en temporadas de fuertes lluvias en esta época del año, las lluvias con las que recibió el nuevo año han sido sin precedentes.

Las inundaciones se han dado por fuertes lluvias que no han cesado a lo largo de la región, lo que ha llevado al desbordamiento de ríos y ha afectado miles de viviendas. Hasta el momento, se reportan al menos 170.000 afectados y en la mañana del lunes, la cifra de muertos llegaba a 66.

Además de las incontrolables lluvias, las corrientes de agua han llevado a derrumbamientos que impiden a las personas a refugiarse en lugares totalmente seguros, al igual que también ha impedido la llegada de alimentos y suministros a esos refugios.

Con lo que lleva de estas inundaciones, ya se ha superado en magnitud a la más grande inundación que había vivido Indonesia, en 2013 donde murieron al menos 20 personas. Y esta vez, además de que ya triplicó la cifra de muertos, se espera que continúen las lluvias por más días, y que también habrá tormenta eléctrica. 

La Cruz Roja ha informado que se están encargando, además de proporcionar ayuda y rescate necesario a los afectados, de rociar desinfectante en la capital para impedir que se propaguen enfermedades.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…