fbpx

Lakers y Warriors: historias diametralmente opuestas en la NBA

¿Cómo una franquicia ganadora pasa a ser perdedora en solo un año y cómo una con un pasado reciente perdedor pasa a ser ganadora? El fenómeno se vive actualmente en el mejor baloncesto del mundo: la NBA. 

LeBron James y Stephen Curry.

LeBron James y Stephen Curry. / Foto: Kyle Terada-USA TODAY Sports

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Escucha este artículo


Read in english: Lakers and Warriors: diametrically opposed stories in the NBA

La campaña 2019-20 del mejor baloncesto del mundo presenta a dos franquicias con notables cambios en relación a las más recientes temporadas. Una está cambiando para bien; Los Ángeles Lakers, y la otra para mal; los Golden State Warriors.

Los californianos lideran la Conferencia Oeste y tienen el segundo mejor registro de la NBA, -detrás de los Milwaukee Bucks-, apoyados en una correcta dirección técnica de Frank Vogel, en la explosiva dupla LeBron James y Anthony Davis, y en un rejuvenecido Dwight Howard, por lo que no llegar como mínimo a la final de Conferencia será visto como un fracaso.

Los de San Francisco, a su vez, experimentan un abrumador descenso que los tiene ubicados en el foso de la misma conferencia, aunque es preciso dejarles el beneficio de la duda, al no contar ya con Stephen Curry, Klay Thompson, Andre Iguodala, ni Kevin Durant, estos dos últimos porque se marcharon a otros equipos.

LA Lakers reverdecen

En lo que va de temporada, llegaron a acumular 11 victorias seguidas como visitantes, y esa ha sido en su historia de franquicia la tercera mejora racha, y la mejor desde 1972 cuando hilvanaron 16 en fila. Para quienes creen en cábalas, en las tres oportunidades previas en las que el equipo púrpura obtuvo rachas de doble digito como visitantes, llegó siempre a la final y se tituló en dos ocasiones.

La mencionada fue la 19° cadena de victorias como visitantes más importantes en lo que va de siglo en la NBA, y casualmente, LeBron James formó parte de tres de ellas cuando formó parte de los Miami Heat.

A diferencia de la temporada pasada en la que jamás encontraron ‘team work’, en esta 2019-20, el equipo mejora en la cotidianidad con sus principales estrellas en gran nivel, un plantel con química, y una inusitada fortaleza como visitantes.

Las declaraciones recopiladas por ESPN en relación a los Lakers hablan por sí solas. El pivot Anthony Davis señaló “tenemos nuestra mente puesta en algo especial”, mientras el entrenador Frank Vogel: “jugar fuera de casa de la forma en que jugamos es impresionante. No podría estar más feliz con lo que estamos haciendo". Hay optimismo y no es para menos.

Lee también: NFL: el movimiento que puso a valer a los Baltimore Ravens

Golden State sin brújula

Con los Warriors, el equipo más poderoso del último lustro en la NBA, está ocurriendo algo inimaginable. Si bien los pronósticos apuntaban que esta sería una temporada difícil y alejada del favoritismo al título, todos coincidían en que había material suficiente para al menos aspirar a los playoffs. Eso hoy es una quimera pues el conjunto de la bahía ocupa el sótano del Oeste y nada hace pensar que no quedarán eliminados.

A las marchas de Durant, Iguodala y DaMarcus Cousins, se suman las lesiones de Thompson antes de iniciar la temporada y de Curry en el cuarto juego de la campaña. La llegada de D’Angelo Russell no ha sido suficiente, y el único sobreviviente de la dinastía, Draymond Green, ha asumido el liderazgo sin que tampoco sea suficiente, pues el propio jugador lo toma con calma, aceptando que ésta será una campaña de renovación.

Números para asustarse

57 triunfos en la 2018-19, y 73 en la 2015-16, cinco finales consecutivas y tres campeonatos se han ido al traste en esta 2019-20 en la que Golden State cedió en 25 de sus primeros 30 partidos. El entrenador Steve Kerr no ha podido conseguir la fórmula mágica para que su nuevo quinteto: Jordan Poole, Ky Bowman, Glenn Robinson III, Eric Paschall y Willie Cauley-Stein, sea ganador.

Sí, la diferencia con el quinteto de la temporada anterior es abismal: Curry, Thompson, Durant, Green y Cousins. Pero aun así es un fenómeno poco frecuente. Los dos derrumbes recientes más sonados de una franquicia entre una temporada ganadora y la siguiente, fueron la de los Cleveland Cavaliers de la temporada 2010-11, justo luego de la primera salida de LeBron del quinteto de Ohio. La otra fue la de los Chicago Bulls en 1999, quienes cayeron estrepitosamente a un 26% de porcentaje ganador, tras coronarse en 1998 con un 75,6% de victorias por partido jugado.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…