fbpx

Star Wars: El Ascenso de Skywalker: ¿por qué algunos la aman y otros la odian?

La película de J.J. Abrams, que cierra la saga galáctica, es tan amada como odiada por el público y los críticos en general. ¿Por qué ocurre todo esto?

Fotograma del tráiler de la película 'Star Wars: The Rise of Skywalker'.

Fotograma del tráiler de la película 'Star Wars: The Rise of Skywalker'. / Foto: youtube.com/Star Wars

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Star Wars: The Rise of Skywalker: Why do some love it while others hate it?

La película que se estrenó el 19 de diciembre de 2019 sigue siendo objeto de todas críticas, tanto positivas como negativas. En este caso, intentaremos comprender cuáles son las razones que hicieron que la crítica, tanto por parte de los fanáticos como de los medios especializados, se dividiera tanto. 

Star Wars: El Ascenso de Skywalker, su obsesión por la nostalgia

Lo primero que podemos decir es que el Episodio IX tiene que cerrar una historia de varios años, con muchas generaciones de por medio. Algo de esto pudo apreciarse en el estilo del filme, que trajo de nuevo algunos momentos memorables en función de personajes icónicos. A pesar de que el fandom estará contento de revisitar algunas cuestiones, la realidad es que algunos medios, como Hipertextual, dicen que se trata de un "acelerado e insuficiente vuelo a la nostalgia". 

Con esto, lo que sucede es que algunas apariciones resultan un tanto forzadas. Sin embargo, debemos comprender que la anterior entrega, titulada 'Star Wars: Los Últimos Jedi', fue dirigida por Rian Johnson, un director que, al margen de lo que pueda parecer en términos cinematográficos, le dio un nuevo giro a la saga. Es decir, todo lo que había creado J. J. Abrams en 'Star Wars: El Despertar de la Fuerza' fue desechado de un momento para el otro, como ocurrió con Snoke, a cargo de la Primera Orden.

En este sentido, sabiendo que siempre "tiene que haber un malo icónico", era difícil hacerlo volver a la vida. Por lo tanto, la única vía posible que quedaba era meter, aunque sea con calzadores, la reaparición de Palpatine, que se convirtió en el villano principal de toda la saga, incluyendo las precuelas. El problema está en que no existían demasiados guiños a sus apariciones. Si bien hay muchas respuestas a los enigmas que se habían realizado en las entregas anteriores, todo parece demasiado apresurado.

Inclusive, los primeros minutos de la película son realmente frenéticos, pues no nos dejan lugar a respirar. Es decir, de un momento para el otro, estamos frente a auténticas revelaciones -que ya nos habíamos enterado con el tráiler de la película-, pero que son difíciles de digerir de un momento para el otro. Es como si nuestra mente estuviera diciendo: me alegro enormemente por todas estas respuestas a mis enigmas, aunque lamento la manera en la que se está haciendo.

Lee también: Todo lo que hay que saber sobre 'Little Women'

Un cierre que intenta reunir varias historias en una sola película

Este cierre, como estuvimos diciendo, intenta condensar en unas dos horas de metraje una multitud de historias, enigmas e incógnitas que hacían falta explicar. En este sentido, podemos tomar las palabras de Hobbyconsolas, que dicen que "ciertos personajes agradecerían algo más de contexto", aunque también no duda en decir que "tiene un ritmo intenso que se mantiene en el metraje".

Porque de algo estamos seguros: al margen de lo que pueda parecernos esta entrega en términos de cánon e historia, se trata de una pieza cinematográfica excelente, con escenarios realmente impactantes, con planos icónicos para la saga y con actuaciones que han mejorado con respecto a las anteriores ediciones. El problema está, entonces, en la continuación de un hilo argumental, pues parece una especie de película que se "agrega" a la especie de final simbólico que tuvimos en 'Star Wars: Los Últimos Jedi'.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Star Wars (@starwars) el

O sea, si la saga hubiera culminado con la anterior entrega, todo hubiera quedado con un momento de suspenso, aunque con un cierre simbólico. No obstante, como todo quedó "en la nada", sin demasiados hilos para donde tirar con respecto a una continuación lógica, J. J. Abrams parece haberse visto en la obligación de utilizar a Palpatine, generar vínculos un tanto forzados con el enigma de la identidad de Rey, darle un cierre de redención a Kylo Ren e integrar la historia de toda la generación de los Skywalker, además de las cuestiones relativas a la Fuerza, que muchas personas consideran que rompen con lo conocido en la saga.

El punto es que, al margen de lo que podamos pensar con respecto a estas nuevas virtudes que se le dan al poder utilizado por los jedi y los sith, estos "errores" ya forman parte del universo de la saga. Por ejemplo, la manera en la que finalmente murió Palpatine pudo haber sido acusada de "tonta", pero la realidad es que lo mismo sucedía con su "muerte" en 'Star Wars: El Regreso del Jedi'. Quizás, el problema, sea que no estamos aptos para enfrentar el cierre a una de las historias más grandiosas del cine mundial

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…