fbpx

Jair Bolsonaro: un año de un gobierno nacionalista

Tras el primer año en la presidencia de Jair Bolsonaro en Brasil, el mandatario ya está mirando hacia las elecciones de 2022, donde espera ser reelegido.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. / Foto: AP

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Jair Bolsonaro: a year of a nationalist government

Este exmilitar cumplió un año como mandatario del país más grande de Suramérica el pasado 1 de enero, y desde antes de llegar a la presidencia se ha destacado por sus polémicas frases y forma de pensar, al igual que su intención por preservar los valores más tradicionales de la familia alrededor de todo el país.

Bolsonaro logró ganar la presidencia con un discurso anticorrupción, pues al momento de las elecciones, varios exmandatarios estaban salpicados por casos de corrupción, lo que le permitió ganarse a un pueblo cansado de estos escándalos. Con ese mensaje llegó un mandato también centrado en políticas tradicionales y un discurso nacionalista que buscaba, similar a la campaña presidencial de Trump en 2016, enaltecer al país.

Asimismo, su primer año ha estado marcado de frases que lo llevaron a estar en el ojo del huracán por considerarse machistas, xenófobas y homofóbicas. Y como ellas, también sus políticas tuvieron algo de esta connotación.

A pesar de tener desaprobación de más del 40 por ciento de los ciudadanos, número que se duplicó en los primeros meses, el presidente Bolsonaro calificó su primer año en la presidencia como ‘victorioso’. En un mensaje en su cuenta de Twitter sobre el nuevo año que arranca con el aniversario de su mandato, deseó: “que Brasil continúe siguiendo el camino de la prosperidad y que este año sea tan victorioso para el pueblo brasileño como lo fue el 2019”.

En este nuevo año de gestión que comienza para el presidente de más ultra derecha de la región, dijo que quiere seguir construyendo un país centrado en la familia y Dios en medio de ella. Igualmente, anunció que buscará la creación de su propio partido político que sea “realmente conservador” y que le sirva de trampolín para volver a ser elegido en 2022. Con el partido Alianza Por Brasil, Bolsonaro seguirá centrándose en fortalecer la economía del país a través del discurso nacionalista y antiglobalización que ha estado permeado además por la privatización de múltiples empresas brasileñas.

 

 

Estos fueron dos de sus hitos más polémicos durante su primer año de mandato y que lo pusieron en el centro de las miradas a nivel internacional.

1. Venezolanos en Brasil

Durante 2019, la crisis migratoria de Venezuela aumentó, lo que llevó a casi dos millones de venezolanos a salir de su país en búsqueda de un nuevo hogar. Los países más afectados fueron las principales fronteras de Venezuela: Colombia y Brasil. Cada uno de los países latinoamericanos tomó distintas medidas frente a estos desplazamientos e ingresos de venezolanos a sus países y Brasil, como podría preverse, tomó una de las medidas más duras contra su país vecino.

Incentivado también por el auge nacionalista y, por ende, xenófobo y discriminatorio, los brasileños no recibieron de buena forma a los venezonalos. En la frontera, los ciudadanos se encargaron de que quienes huían de Venezuela no se sintieran bien recibidos, con arengas xenófobas, cantando el himno de Brasil como forma de mostrar soberanía y mayor grandeza frente a sus vecinos e incluso en algunas partes indenciaron refugios que acogían a los migrantes.

Lea también: 10 años y 10 hechos en América Latina

Estas acciones fueron avaladas por el presidente Bolsonaro pues su actitud no mostró rechazo frente a los actos discriminatorios. Por el contrario, la reacción del presidente fue incendiaria al llevar a la frontera algunas tropas militares y cerrarla para evitar que siguiente el paso de los venezolanos hacia su país.

2. Incendios en el Amazonas

Los incendios del Amazonas durante el 2019 crecieron de tal manera que llegaron a su cúspide en agosto cuando el fuego se impregnó en la selva tropical, considerada el pulmón del mundo. Brasil fue señalado como el principal culpable de esto, pues no solo la mayoría de estos incendios estuvieron en su territorio, sino que Jair Bolsonaro había ya mostrado su desinterés por preservar el medio ambiente y combatir el cambio climático.

Después de que ya había sido criticado por negar los efectos del calentamiento global, siendo que su responsabilidad es incluso mayor que la de muchos otros países por ser la casa del Amazonas, los incendios no daban abasto, lo que incrementó las críticas.

El lento accionar del gobierno brasileño fue uno de los principales problemas, en donde también se comparó con Bolivia que era el otro país cuya porción del Amazonas también se estaba afectando, y que actuó de manera un poco más eficaz. Además, en medio de esta crisis climática, varios países, incluídos los del G7 se ofrecieron para ayudar a Brasil, lo que Bolsonaro negó al acusar a estos países de querer afectar la soberanía de Brasil.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…