fbpx

Don't f**k with cats: una historia real digna de un capítulo Black Mirror

A medida que avanza la historia, la miniserie de Netflix destapa lo peor de la naturaleza humana

Cartel de la serie 'No jodas con gatos: cazando un asesino en Internet'.

Cartel de la serie 'No jodas con gatos: cazando un asesino en Internet'. / Foto: sensacine.com

LatinAmerican Post | Luis Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Don't f ** k with cats: a true story worthy of a Black Mirror chapter

Don't f**k with cats: Hunting an Internet Killer (que se ha traducido como "A los gatos ni tocarlos: Un asesino en internet") es la nueva miniserie de Netflix que cuenta con sólo 3 capítulos de aproximadamente una hora cada uno.

Como imaginarás la historia se centra en la cacería de un personaje real, Luka Magnotta, que en apariencia sólo maltrataba gatitos, pero la realidad era mucho más profunda de lo que parecía. Poco a poco lo más oscuro de la naturaleza humana aparece para convertirse en una historia de horror.

Digna de Black Mirror

Una de las características fundamentales de Black Mirror es mostrarnos que la tecnología no necesariamente mejora nuestras vidas, al contrario, puede crear situaciones sumamente desastrosas.

Por ello, Don't f**k with cats parece digno de un capítulo de la antología británica, un inocente y decidido grupo de "nerds" de internet deciden cazar a un hombre que mata gatitos, sin tener claras las consecuencias de ello, pues como descubren en el camino se enfrentan a un violento asesino que gusta de la atención de todos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Internet Killer | Cute Cats (@dontfuckwithcats) el

 

En formato documental la miniserie narra los puntos de vista de los "nerds cazadores", que desde la comodidad de su computadora y utilizando Facebook como herramienta de comunicación ponen manos a la obra para ir detrás de este misterioso sujeto y hacer que internet se convierta en un método activo para atrapar a un personaje tan siniestro.

Y aunque en principio hay unos "buenos" y un "malo", la miniserie sugiere diversas reflexiones sobre qué papel juegan los "nerds cazadores", el sujeto misterioso y finalmente el espectador. Esa es una diferencia notable de este trabajo frente a otros documentales, logra integrar al espectador mismo a esta dinámica de persecución y de responsabilidad sobre lo que vemos en internet, sobre a qué le ponemos atención y por lo tanto poder.

 

 

No es tan diferente a la realidad cotidiana de Facebook: comentarios negativos, ataques, videos virales con contenido violento explícito, "trols", amenazas, etc. pero a diferencia de lo cotidiano, en Don't f**k with cats se destapa un caso brutal que es célebre desde hace algunos años.

El fallido modelo y actor Luka Magnotta buscaba la atención de los medios, de las redes y de las autoridades utlizando todo lo que estuviera a su alcance, aunque su inteligencia fue utilizada para asesinar indefensos animales y finalmente a un ser humano como informa Sensacine.

 

Atrápame si puedes

La pequeña investigación de los "nerds" que repentinamente se convierte en una de la policía canadiense y luego internacional descubre cosas que parecen inverosímiles o sacadas de una película. Aquí, la parte creativa de la producción es brillante, pues la forma en la que cuentan toda la historia a lo largo de los 3 capítulos es simplemente cautivadora, los detalles se vuelven cada vez más interesantes, armando un rompecabezas que al final resulta casi increíble.

También puedes leer: Doblaje vs. subtítulos: ¿Cómo es mejor ver contenidos?

Como un capítulo de CSI o The Law and Order, Luka Magnotta construye con una anticipación impresionante todo su personaje con el fin de lograr su cometido, partes de Atrápame si puedes, Casablanca y Bajos instintos, entre otras, inspiraron diferentes momentos de la historia criminal de Magnotta que el espectador descubre hasta que arma todas las piezas.

La nueva producción de Netflix recién lanzada en la plataforma ha causado revuelo en la red por dar atención a un personaje como Magnotta, según afirma el diario Publimetro de Chile y también por poner al descubierto lo difícil que es para las autoridades comprobar lo que ocurre en internet.

El mismo diario cita a Mark Lewis, el director de la miniserie, que habla sobre la dinámica que sigue la producción: “Lo que es tan alucinante para mí sobre esta serie documental es que se desarrolla como un verdadero thriller. Con giros y vueltas que nadie verá venir; un elenco de héroes de Internet cuyo ingenio te hará aplaudir desde el costado. Y un asesino cuya verdadera identidad te hará jadear cuando finalmente esté desenmascarado”.

¿Todos somos cómplices?

Una idea fundamental en esta miniserie es que todos somos responsables de alguna manera, más allá de los ataques subidos de tono que aparecen a diario en las redes sociales, las repercusiones en la vida real pueden ser mucho mayores. Parafraseando lo que se dice en la serie, no sabemos quién está del otro lado de la pantalla de la computadora o del celular, ni qué está pensando.

Un ejemplo de las consecuencias de estos "linchamientos" públicos es puesto en uno de los episodios y seguramente hará reflexionar al espectador acerca de su papel en toda la cadena que representa interactuar en internet.

 

 

Don't f**k with cats no necesita mostrar directamente la violencia a la que hace referencia, no obstante, logra crear esa sensación de impotencia y de sufrimiento ante el maltrato animal o humano, es difícil no ver los 3 capítulos de forma continua hasta conoce el destino de Magnotta, sus motivos y la oscuridad de su mente.

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…