fbpx

EE.UU y China: más cerca de un acuerdo comercial

El próximo 15 de enero, Estados Unidos y China firmarán la primera fase de un acuerdo comercial que podría acabar con las tensiones de ambos países.

Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y presidente de China, Xi Jinping.

Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y presidente de China, Xi Jinping. / Foto: Reuters

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: USA and China: closer to a trade agreement

El acuerdo se había anunciado más temprano en diciembre y busca que las dos mayores economías del mundo estén alineadas en lo que supondría una mejora macroeconómica a nivel mundial. 

La ceremonia, dijo el presidente Trump, se llevará a cabo en la Casa Blanca y contará con la presencia de algunas figuras de China, aunque el presidente Xi Jinping no estará presente, pese a que en un comienzo se había dicho que sí iba a estar.

 

 

Este acuerdo se dio después de que en octubre se anunciara un acercamiento entre ambas Naciones, quienes desde meses atrás se encontraban en una guerra comercial que había afectado a muchos sectores como el automotriz y la construcción, entre otros. La disputa comercial había llevado a que ambos países tomaran decisiones para bloquear productos de la otra Nación, imponiendo además aranceles en algunos materiales como el acero y el aluminio.

La guerra comercial afectó durante 2018 y 2019 la economía mundial, creando desconfianza en las inversiones y en la economía en general, al ser estas las dos potencias económicas más grandes del mundo. Según El Tiempo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicaba en octubre una reducción al 3% en las proyecciones de expansión, lo que significaban dos puntos menos con respecto al reporte de julio. Siendo así, no solo la economía de ambas Naciones si no de todo el mundo dependía del progreso que estas discusiones pudieran tener.

Lea también: 10 años y 10 hechos en América Latina

El proceso, sin embargo, ha estado permeado por fuertes tensiones entre ambas Naciones, cuyos encargados han compartido informaciones diferentes en algunos casos, y han criticado a la Nación contraria de no tener disposición o de buscar sacar provecho de la negociación.

Una primera fase

La primera fase del acuerdo incluye puntos como la propiedad intelectual, transferencia de tecnología, expansión del comercio y mecanismos para que haya una óptima resolución de conflictos en el futuro.

A pesar de que los aranceles continuarán, esta primera fase incluye la disposición de comenzar a reducirlos progresivamente. Éste “incluye la retirada parcial de los gravámenes y el aumento de las compras chinas de productos nacionales”, afirmó El Tiempo.

El acuerdo está listo y traducido desde días atrás, para lo que el ministro del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo que estaba siendo sometido a una última revisión técnica. De acuerdo con El Sol de México, “Estados Unidos acordaría reducir algunos aranceles a cambio de un gran salto en las compras chinas de productos agrícolas estadounidenses”. Esto con el fin de lograr un crecimiento de la economía estadounidense y evitar que la global siguiera estancándose.

Lea también: ¿Compras artículos de lujo? Podrías sufrir el "síndrome del impostor"

Después de la ceremonia del 15 de enero, el presidente Trump y su equipo viajarán a China para reunirse esta vez sí con Xi Jinping y el resto del equipo para adelantar una segunda fase.

En esta segunda fase entrarán en discusión las rebajas arancelarias de algunos productos, como los aranceles de 25 por ciento a productos chinos importados por 250.000 millones de dólares. Mientras tanto, este y otros aranceles seguirán.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…