fbpx

¿Qué está pasando en Bolivia?

Una orden de detención a Evo Morales y la incorporación al Grupo de Lima son algunas de las acciones del nuevo gobierno de Bolivia.

Presidente interina de Bolivia, Jeanine Áñez.

Presidente interina de Bolivia, Jeanine Áñez. / Foto: Infobae

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: What is happening in Bolivia?

Las últimas semanas han estado agitadas en el ámbito político boliviano. Por un lado, un gobierno temporal de derecha que ha traido cambios drásticos en sus relaciones internacionales. Por el otro, el expresidente Evo Morales no se desprende de la política, cosa que ha desatado críticas del gobierno actual.

Desde que Evo Morales salió de Bolivia el pasado mes de noviembre, al país llegó un nuevo gobierno encargado mientras se realizan elecciones y su presencia ha estado llena de cambios que no han beneficiado al exmandatario, quien aseguró que lo que había sucedido era un golpe de Estado.

La actual presidenta, Jeanine Áñez, llegó al poder a reestablecer relaciones internacionales con las que el país no se encontraba en la mejor posición debido a su ideología política, como Estados Unidos. A su vez, dio un giro drástico en su relación con países con los que antes tenía mejores relaciones, también por su línea política, como México, Venezuela, China y Rusia. 

Lea también: Evo Morales llega como refugiado a Argentina

Siguiendo este orden, el último movimiento del país suramericano en términos de sus relaciones internacionales fue la incorporación al Grupo de Lima. Este grupo fue creado en 2017 por varios países de América Latina para intentar solucionar la crisis de Venezuela de una manera pacífica. Hasta entonces, Bolivia no había entrado por la afinidad política de Evo Morales con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia comunica el ingreso de Bolivia al Grupo de Lima. Así, Bolivia contribuirá a lograr una solución pacífica, democrática y constitucional a la crisis en Venezuela, que debe ser guiada por el pueblo venezolano", dijo la cancillería en un comunicado.

Aunque ya Áñez había enfatizado en la necesidad de distanciarse de Venezuela, el hecho se recibe internacionalmente como un mensaje más del camino que está siguiendo Bolivia en esta nueva etapa. La incorporación de Bolivia al Grupo de Lima, que no reconoce a Maduro como presidente sino a Juan Guaidó, despertó instantáneamente las críticas por parte del gobierno de Nicolás Maduro. 

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Maduro, Jorge Arreaza, se refirió hacia el Grupo de Lima como ‘cartel’ y arremetió contra los miembros a través de su cuenta de Twitter diciendo que “los supuestos y enconados defensores de las democracias y los derechos humanos han reprimido a sus pueblos salvajemente y ahora incorporan en sus filas a una dictadura fascista, racista, producto de un golpe de Estado sangriento”.

Evo Morales no se queda quieto

Morales llegó a Argentina después de una estadía de un mes en México, recién entrado el gobierno de Alberto Fernández. En su estadía tenía como una de las condiciones mantenerse alejado de campañas políticas que pudieran perjudicar la condición de refugiado que le ofrecía el país vecino. Sin embargo, por los mismos días que llegó a Argentina, su partido en Bolivia, MAS, lo nombró el jefe de campaña.

Su posición como jefe de campaña comienza hasta ahora, pues convocó para el próximo 29 de diciembre un acto con su partido político en la frontera entre Bolivia y Argentina. En él, dijo Morales, decidirán quién será el candidato del partido para las elecciones presidenciales de 2020. El gobierno argentino me va a acompañar para asegurar la seguridad y calculamos que asistirán unos 1.000 dirigentes” afirmó Morales.

 

 

Lea también: En Chile sí hubo violaciones a derechos humanos, ONU

Mientras tanto, la estadía de Morales en Argentina ha sido criticada y altamente cuestionada por distintos países, incluyendo Bolivia, al igual que lo ha hecho Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). Entretanto, el gobierno de Fernández en Argentina no ha reconocido al gobierno de Áñez.

En medio del clima político, la Fiscalía de Bolivia ha dado una orden de detención al exmandatario. Se le acusa por los delitos de “sedición y terrorismo” y se en la orden se solicita su “traslado ante la Fiscalía Especializada Anticorrupción para prestar su declaración informativa" aseguró BBC.

Evo Morales calificó la orden como “injusta, ilegal e inconstitucional” a través de su cuenta de Twitter.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…