fbpx

De China, para El Salvador: estos son los regalos navideños del gigante asiático

No son pocas las ayudas que China ofreció a El Salvador en un plan de cooperación. 

Vista aérea de estadio de fútbol.

Vista aérea de estadio de fútbol. / Foto: Pexels - Imagen de referencia

LatinAmerican Post | Alberto Castaño

Escucha este artículo


Read in english: From China, to El Salvador: these are the Christmas gifts of the Asian giant

El presidente de El Salvador Nayib Bukele camina sobre la alfombra roja en Pekín en su visita de estado a la República Popular de China estrechando los lazos de cooperación muy convenientes para el pequeño país centroamericano.

Tras romper relaciones con Taiwán en agosto de 2018, el Salvador se suma a la ya larga lista de países que desconocen a la isla china como país independiente y esto se debe a la necesidad de establecer alianzas comerciales con el gigante asiático.

Y es que no son pocas las ayudas que China ofreció a El Salvador en un plan de cooperación que francamente no dejaba mucho marco de acción a los salvadoreños frente a la dualidad de seguir reconociendo a Taiwán como país independiente o establecer relaciones diplomáticas con la China.

El país de mayor crecimiento económico mundial exige a aquellos países que estén interesados en establecer relaciones diplomáticas, desconocer a Taiwán como un país aparte. La China se refiere a la isla como una “provincia renegada” y así debe ser observado por el resto de naciones que pretendan ser socios diplomáticos y comerciales con el tercer país más grande del mundo.

Bukele sale con las manos llenas de China al recibir “una gigantesca cooperación no reembolsable” por parte del gobierno que preside Xi Jinping desde Pekín. Un gigantesco estadio para fútbol es una de las concesiones que generosamente el gobierno de China otorga a El Salvador. Cabe recordar que no es el único estadio deportivo de la vecindad donado por el país asiático, pues el estadio nacional de Costa Rica también fue un regalo de esa nación. Sobra decir que tampoco los ‘Ticos’ tienen relaciones diplomáticas con la ‘provincia renegada’.

Lea también: Así termina el primer año de López Obrador en México

Pero tal vez uno de los regalos más importantes que China hace a los salvadoreños es una planta para el tratamiento de aguas residuales que tratará la mitad de las aguas servidas que hoy en día van a dar al lago de Ilopango y transformándolas en agua potable que abastecerá a la región metropolitana de San Salvador y el sistema de tratamiento de aguas negras del circuito de Surf City así como la construcción de andenes y malecones para este complejo turístico acompañado del cableado subterráneo.

A estos importantes regalos se suma una biblioteca nacional que ha sido anunciada por el propio presidente del país que, si no hubiera roto relaciones diplomáticas con Taiwán, se habría quedado sin recibir estos importantes aportes anunciados como regalos de Navidad.

Ya son sólo 15 países que alrededor del mundo guardan relaciones con Taiwán, pues hace poco se retiraron del espectro político de apoyo a la República China, como llaman los taiwaneses a su país, las Islas Salomón y Kiribati, pequeñas naciones en la lejana Oceanía también hace un par de años Panamá y República Dominicana.

Después de haber sido reconocido por 71 países en 1969 e ignorados por 48 que se mantuvieron fieles a Pekín, hoy las cosas están a (literalmente) otro precio, pues en América sólo Belice, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay, San Cristóbal y Nieves y San Vicente y las Granadinas sostienen mantienen sus relaciones diplomáticas con Taipei.

Lea también: El radical giro en política exterior de Bolivia

Claramente el interés de la China al aplicar lo que se ha conocido como la “diplomacia de la chequera”, es ampliar su red comercial con América Latina y hace contrapeso a su rival económico Estados Unidos, cada día más alejado de las buenas relaciones con algunos países centroamericanos como consecuencia de los epítetos resonantes que ha utilizado el presidente Trump para referirse a Latinoamérica.

Mientras Estados Unidos piensa en el levantamiento de un muro que divida América del norte y Latinoamérica, la China piensa en levantar puentes comerciales que unan en una nueva ruta de la seda a esta región con el gigante asiático.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…