fbpx

El radical giro en política exterior de Bolivia

El gobierno interino dio una vuelta radical en las relaciones exteriores con países como Estados Unidos e Israel.

Canciller de Bolivia, Karen Longaric.

Canciller de Bolivia, Karen Longaric. / Foto: EFE

LatinAmerican Post | Marcela Peñaloza

Escucha este artículo


Read in english: The radical turn in foreign policy of Bolivia

Bolivia atraviesa una fase de cambios luego de que Evo Morales abandonara el poder el pasado 10 de noviembre. Las nuevas elecciones presidenciales se llevarán a cabo en un periodo de máximo cinco meses, dando fin a la crisis política que enfrenta el país. Mientras tanto, el gobierno interino encabezado por Jeanine Añez ha dado un giro a la política exterior de Bolivia, con miras a beneficiar los intereses del país y desideologizar las relaciones internacionales con naciones como Estados Unidos, Israel, Rusia, Venezuela y China.

El jueves 28 de noviembre, en una rueda de prensa, la canciller Karen Longaric informó que “lo que se está haciendo es rectificar la política exterior porque evidentemente se tenía una política extraviada, que no atendía las necesidades del Estado... Había que rectificar todo lo malo que había hecho la anterior gestión”. Bajo esta rectificación política, el 26 de noviembre, el gobierno nombró a Walter Oscar Serrate Cuellar como embajador de Bolivia en Estados Unidos.

 

 

Bolivia le coquetea a Estados Unidos

El nombramiento es significativo si se tiene en cuenta el periodo de 11 años en el que la tensión dominó las relaciones de ambas naciones. Morales expulsó en 2008 al entonces embajador estadounidense Phllip Goldberg, a la DEA y la USAID por supuestamente conspirar contra su gobierno. Estados Unidos no se quedó atrás y expuso al homólogo boliviano Gustavo Guzmán.

La designación descongela las relaciones bilaterales de estos dos países, a pesar de que en 2010 se habían vuelto a retomar, no había habido un establecimiento claro. Serrate se había desempeñado previamente como embajador y representante de Bolivia ante la ONU. Longaric explicó que “Estados Unidos es muy importante... Lo que nosotros queremos es reponer los beneficios que tuvimos en materia comercial, la apertura de mercado y la inversión extranjera antes de Morales”.

Lea también: ¿Quién es Luis Lacalle Pou, el presidente electo de Uruguay?

A través de su cuenta de Twitter, la Cancillería indicó que el nuevo embajador tiene una “misión especial” cuya finalidad es “lograr establecer una buena vecindad y consolidar las relaciones entre los países”.  

 

 

Además de reestablecer contacto con Estados Unidos, de acuerdo con AP, la canciller también se refirió a la reparación de relaciones con Israel. En 2009, Morales rompió relaciones con Israel como muestra de apoyo a los palestinos. Ante la decisión del gobierno internio, Israel Katz, ministro de Exteriores israelí, agradeció al nuevo gabinete al que calificó como un “gobierno amigo”.

¿Adiós a las relaciones con Venezuela, México, Rusia y China?

En la rueda de prensa no se hizo alusión a la terminación de las relaciones diplomáticas con Venezuela, Rusia y China. Sin embargo, sí se anunció que habrá una “redirección” en cómo funciona el trato con estas tres naciones. Longaric destacó que el interés estatal prevalecerá sobre acuerdos anteriores que hubiera hecho Morales, “vamos a fortalecer relaciones en un marco de cordialidad, privilegiando el interés del país y principalmente desideologizando esas relaciones”.

Lea también: La suerte no acompaña a Lula da Silva

En cuanto a México, relación que se encuentra tensa luego de que Andrés Manuel López Obrador le concediera asilo político a Evo Morales, Longaric aseguró que se entrará a una fase “incómoda”. Las autoridades mexicanas informaron que no entregarán a los funcionarios que allí se encuentran refugiados.

Las declaraciones y acciones de la Cancillería boliviana dejan ver la postura opuesta al gobierno de Morales. Mientras se reestablecen las relaciones con países previamente considerados enemigos, las relaciones con naciones cercanas como Venezuela comienzan a enfriarse. De continuar bajo esta línea, el giro político sería de 180°.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…