fbpx

Crisis en Nicaragua: ¿Se acerca el fin de Daniel Ortega?

Según Reuters, la élite nicaragüense planea financiar candidatos opositores en las próximas elecciones.

Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. / Foto: Presidencia Nicaragua

LatinAmerican Post | Marcela Peñaloza

Escucha este artículo


Read in english: Nicaragua's crisis: Is the end of Daniel Ortega approaching?

Nicaragua ha estado sumida en una crisis política y económica desde abril de 2018 luego de que estudiantes exigieran la renuncia de Daniel Ortega por medio de protestas. Con el paso de los días, las manifestaciones se tornaron violentas y se ha presentado represión y abuso por parte de la fuerza pública desde entonces.

De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, las manifestaciones y protestas dejaron 325 muertos y aproximadamente 70.000 personas exiliadas. A estas cifras se suman los manifestantes que fueron encarcelados y que son considerados por la oposición como “presos políticos”.

Según la BBC, el gobierno ha calificado estas protestas como un intento de golpe de estado y ha llamado a los manifestantes como “terroristas” y “vándalos”. Si bien fueron liberados más de 500 presos, en las cárceles todavía continúan 100 detenidos.

¿Qué ha pasado recientemente en Nicaragua?

La detención de estas personas condujo a que las madres de los detenidos se declararan en huelga de hambre en la Catedral principal de Managua, el pasado lunes 18 de noviembre, para exigir su liberación antes de las fiestas decembrinas. Tras conocerse el anuncio, la policía cercó el lugar y según testigos consultados por la BBC, los agentes permitieron a los simpatizantes atacar a los huelguistas.

Según El País, simpatizantes de Ortega irrumpieron en el recinto religioso y atacaron a un sacerdote y a una monja, que pretendían proteger a las personas dentro de la iglesia. Ante los hechos, la Iglesia calificó la irrupción como profanación y le ha exigido a Ortega, por medio de un comunicado, que “tome acciones inmediatas” para que se respeten los templos. El gobierno de Ortega ha acusado a la Iglesia de promover el supuesto golpe de Estado.

Lea también: Colombia protesta al son de las cacerolas 

La tensión entre Estado e Iglesia ha llegado a tal punto que Ortega ordenó que se cortaran servicios básicos como el agua y energía en la parroquia donde se mantienen 14 personas en huelga de hambre y con el respaldo del párroco Edwin Román. A lo largo de la crisis, la Iglesia se ha convertido en un frente de oposición contra el régimen y sacerdotes, obispos y el cardenal han manifestado su desavenencia con Ortega y sus violaciones a los derechos humanos.

El mismo medio explica que las misas y peregrinaciones se convirtieron en espacios en los que los feligreses expresan su descontento contra Ortega y su gobierno. El año pasado los obispos intentaron mediar en la crisis, pero su intento fracasó cuando el presidente se negó a realizar reformas electorales.

Empresarios contra Ortega

Pero la Iglesia no es el único sector que le ha hecho frente a Ortega. Los empresarios y la élite nicaragüense buscan sacarlo del poder. Reuters entrevistó a dos miembros del “Gran Capital”, un selecto grupo de adinerados del país, y a seis empresarios. Según la agencia, todos ellos pidieron mantener en reserva sus identidades por temor a las acciones que pueda tomar Ortega en contra de ellos. Según los testimonios, los empresarios que se han atrevido a criticar a Ortega de forma pública han perdido contratos y se han ganado auditorias por parte de la Fiscalía.

Lea también: La violencia en Bolivia no cesa

Los entrevistados aseguraron que “si Ortega no presta atención a los llamados de sus oponentes para que se haga a un lado, dicen que financiarán a los candidatos opositores en las próximas elecciones presidenciales de 2021, un esfuerzo que algunos estimaron podría costar entre 20 millones y 25 millones de dólares”.

Cuando Daniel Ortega fue reelegido en 2006, atrajo a los empresarios e inversionistas con una agenda amigable. Entre 2010 y 2017, la economía del país creció 5% anualmente. Sin embargo, los resultados se estancaron con la crisis del año pasado. En 2018, de acuerdo con el Banco Mundial, la economía se retajo 3,8% y para este año se espera una disminución de 5%.

El escenario de inestabilidad y desconfianza ha atemorizado al sector empresarial, por lo que volcaran sus esfuerzos en el financiamiento de un nuevo candidato y derrotar a Ortega en las elecciones de 2021. EL periodo presidencial actual de Ortega finaliza en 2022. Sin embargo, no será una tarea fácil. Conseguir unir a toda la oposición para que vote por un candidato único no es sencillo. Los intereses empresariales pueden ir en contravía de iniciativas sociales.

Esto acarrearía que el voto se divida y que Ortega se quede con la presidencia por otro periodo más. Por el momento, la crisis continua y Daniel Ortega ha dejado claro que no abandonará el poder.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…