fbpx

Carlos Holmes Trujillo nuevo Mindefensa en Colombia

La implementación de los acuerdos de paz es uno de los retos que tiene Trujillo; que al no cumplirse, son señalados como la razón de que la violencia vuelva.

Presidente Iván Duque en la designación como nuevo Ministro de Defensa Nacional a Carlos Holmes Trujillo.

Presidente Iván Duque en la designación como nuevo Ministro de Defensa Nacional a Carlos Holmes Trujillo. / Foto: Presidencia Colombia - Andrés Piscov / Cancillería

LatinAmerican Post | Alberto Castaño Camacho

Escucha este artículo


Read in english: Carlos Holmes Trujillo is the new Minister of Defense in Colombia

El abogado y político Carlos Holmes Trujillo García ha sido designado por el presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, como el nuevo Ministro de la Defensa Nacional ante la aceptada renuncia del cuestionado Guillermo Botero Nieto quien dejó la cartera como mecanismo para evitar una moción de censura que el congreso de la República seguramente iba a aprobar en su contra.

Este político, perteneciente al Centro Democrático, partido de gobierno cuya máxima cabeza es el senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez, fue precandidato presidencial que compitió con Duque en un proceso de selección dentro del partido para elegir el mejor nombre para ser presentado a la presidencia de la República. También fue fórmula vicepresidencial en el 2013 durante la campaña en la que Óscar Iván Zuluaga, también del Centro Democrático, y quien perdió en las elecciones presidenciales con el presidente candidato de entonces, Juan Manuel Santos Calderón.

Trujillo, nacido en el municipio de Cartago, del norte del Valle del Cauca en la región occidental de Colombia, se desempeñó como Ministro de Relaciones Exteriores desde el inicio del gobierno Duque, pero su carrera diplomática empezó desde muchos años atrás, cuando desde el gobierno de Alfonso López Michelsen se desempeñó como encargado de negocios en Tokio Japón.

Su trayectoria en el sector público es larga y reconocida. Ha sido alcalde de Cali, capital de su departamento natal, también fue elegido por los votantes para ser constituyente en 1991 por el partido liberal, ministro de educación del gobierno de César Gaviria durante los dos años finales de su gobierno.

Luego ocupó el cargo de Alto Consejero para la Paz en el gobierno de Ernesto Samper Pizano entre los años 1994 y 1995 y más adelante en el mismo gobierno sería el ministro del Interior ante la renuncia de Horacio Serpa Uribe, fiel escudero del presidente Samper.

Lea también: ¡Alerta! Latinoamérica tiene dengue

Pero no sólo en los gobiernos liberales de Gaviria y Samper, tuvo un lugar especial este político camaleónico, posteriormente en el gobierno del conservador Andrés Pastrana Arango, fue designado como embajador en Austria y luego en Rusia. Y también en el gobierno de Álvaro Uribe tuvo presencia siendo embajador en Viena, Estocolmo y embajador no residente ante los Gobiernos de Noruega, Finlandia, Islandia y Dinamarca.

Incluso alcanzó a servir bajo el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón, quien gobernara Colombia entre el 2010 y el 2018 con la férrea oposición del Centro Democrático como jefe de la misión de Colombia ante la Unión Europea desde el 2006 hasta el 2011.

Como se verá, el nuevo Ministro de la Defensa Nacional en Colombia es un hombre del mundo político, corte internacional y una plasticidad para acomodar su ideología a las circunstancias que se vayan presentando por el camino.

Este vallecaucano llega en momentos muy convulsionados de orden público en el país cafetero y con múltiples tareas que pretenden mejorar la situación de seguridad de los ciudadanos en Colombia.

El nuevo Mindefensa se enfrenta a la pérdida de credibilidad generalizada en las Fuerzas Militares como consecuencia de infortunados manejos de determinados situaciones que dieron con la salida de su antecesor Guillermo Botero Nieto, como el asesinato de Dimar Torres un desmovilizado de las extintas FARC que se acogió al proceso de paz en Colombia, presuntamente premeditado por militares a cargo de un coronel del Ejército. También el reciente bombardeo a un objetivo de alto valor en el que murieron cerca de una decena de niños que habían sido reclutados de manera forzosa por las disidencias de las FARC en Caquetá, los crecientes asesinatos de líderes sociales en el país y tantos otros factores relacionados con el incremento de la violencia. La minimización y trivialización del incremento de la delincuencia organizada y la violencia que padecen los pobladores en el departamento del Vichada, fronterizo con Venezuela.

Lea también: Lo que debe saber de la renuncia del ministro de Defensa de Colombia

Lo anterior sin olvidar la polémica directriz del Ejército, dada a conocer por el The New York Times en el que quedaba evidenciado el retorno de lo que muchos han llamado “los falsos positivos”, instruyendo a las diferentes unidades militares a incrementar las bajas en combate reduciendo la certeza sobre las operaciones y aumentando el umbral de errores contra la población civil.

Y es que Trujillo García recibe un ministerio que es la columna vertebral de la seguridad nacional en un año en el que el gobierno de Duque tiene que enfrentar con todo el rigor la cifra que más ha marcado su gestión. En la década comprendida entre el 2009 y el 2018, los homicidios en Colombia decrecieron de manera constante y sostenida. Sólo hasta el primer año del gobierno actual, 2018, en Colombia se incrementó esta cifra en 6,7% con respecto a la del 2017 año en el que se había logrado una reducción del 64,2% con respecto al 2009, último año de la era Uribe Vélez en la presidencia de la República, situación que alerta a la opinión pública.

Analistas han coincidido en que el nombre de Carlos Holmes Trujillo es un nombre de quilates en el conocimiento del estado por los años que lleva a su servicio, sin embargo, algunas voces en la oposición han cuestionado si el cambio de funcionario pueda solucionar las complicaciones que presenta ésta, que es una de las más importantes carteras del gobierno nacional en Colombia.

“El problema no es el funcionario a cargo de las Fuerzas Militares y la Defensa Nacional, el problema es la doctrina que llega a respaldar y a gestionar, si es capaz de desmontar los macabros incentivos que dan origen a los falsos positivos y el encubrimiento de errores cometidos operacionalmente, le deseo mucha suerte y mucho éxito en su gestión”, dijo Angélica Lozano, senadora por el Partido Alianza Verde, opositor al gobierno nacional.

La implementación de los acuerdos de paz con las extinta guerrilla de las FARC es uno de los retos que tiene el nuevo Mindefensa, proceso que al no haberse cumplido, muchos señalan como la razón del recrudecimiento de la violencia en Colombia y la proliferación de bandas delincuenciales organizadas.

Sin embargo, en el corto plazo, el reto más grande al que se enfrenta este funcionario del gobierno Duque es el paro nacional convocado por la oposición para marchar en rechazo a las políticas del gobierno actual en diferentes frentes, en momentos tan convulsionados como los que vive el vecindario en América Latina, especialmente en Chile y Bolivia, la tensión sube con cada día que la oposición convoca a las marchas y los progobiernistas piden a la ciudadanía no participar del paro nacional más esperado de los últimos tiempos en Colombia.

Sea como fuere el gobierno de Iván Duque, lo que es punto de coincidencia entre opositores y partidarios del gobierno, es que un hombre que maneje a cerca de 500.000 hombres y mujeres en armas con la responsabilidad de la defensa de la nación, merece toda la suerte y el éxito en su gestión por el bien de Colombia, sus ciudadanos e instituciones.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…