fbpx

¿Cómo les va a las mujeres colombianas en participación política?

El país necesita urgentemente la consolidación de políticas públicas de igualdad de género.

Sillones en frente del escritorio en el congreso.

Sillones en frente del escritorio en el congreso. / Foto: Unsplash - Imagen de referencia

The Woman Post | Lucia Gómez, co-founder of "She-Is Foundation"

Escucha este artículo


Read in english: How are Colombian women doing in political participation?

Es necesario afirmar que las desigualdades de género han acompañado la historia de la humanidad y el campo político no es una excepción: solo recuerde que el derecho al voto, uno de los principales derechos políticos que todos los ciudadanos deberían tener, se adquirió en muchos países, incluida Colombia , a mediados del siglo XX, lo que hizo que las mujeres comenzaran a consolidarse en ciertos espacios políticos sin una participación mayoritaria.

Este artículo resaltará algunos datos en relación con la participación política de las mujeres en Colombia que deben evidenciarse para comprender de manera más clara el panorama que enfrentamos en el país. También tendrá en cuenta elementos del orden legal a nivel nacional que han permitido el progreso en el campo político.

Sin lugar a dudas, la participación política de las mujeres en el país refleja que, aunque se han hecho progresos y hay evidencia de una evolución en esta área, todavía hay un largo camino por recorrer para la verdadera paridad, lo que permite a las mujeres tener las mismas oportunidades de acceso, permanencia y desarrollo en procesos políticos de diversa índole.

Lo anterior se afirma teniendo en cuenta las cifras de las elecciones que tuvieron lugar en los últimos días. Según los datos emitidos por Sisma Mujer en declaraciones a los medios de comunicación, “hay una disminución del 60% en las mujeres efectivamente elegidas como gobernadoras, teniendo en cuenta que en las elecciones de 2015 se eligieron cinco gobernadoras, pero en esta ocasión, solo había dos mujeres elegidas ". Además, 130 mujeres fueron elegidas para ocupar el cargo de alcaldes, mientras que en 2015, por el mismo puesto, 133 mujeres ganaron. Lo anterior muestra que las desigualdades en la participación electoral continúan persistiendo.

¿Por qué es necesario que más mujeres tengan posiciones de liderazgo en los procesos políticos? La respuesta es simple: esto permitirá que las agendas relacionadas con proyectos de género sean más relevantes en los escenarios políticos. Por otro lado, los debates relacionados con el empoderamiento y la importancia de la participación de las mujeres en el ámbito público tendrán una mayor demanda y posibilidad de ser fortalecidos.

Lea también: Nuevo Fondo Mundial para Sobrevivientes de violencia sexual

De lo anterior es bien sabido que todavía tenemos que trabajar sólidamente para generar una mayor participación de las mujeres en la política, ocupando, como dice Lesmes (sf), "posiciones de liderazgo y dirección del desarrollo colectivo y humano del país", porque sin lo anterior será muy difícil que se vean cambios significativos en la vida de las mujeres y también en la construcción de un país mejor.

Ahora, aunque las perspectivas en nuestro país no han sido las más prósperas, sería un error ignorar que ha habido avances, por ejemplo, en asuntos legislativos, entre otros campos.

Para nombrar algunos de los preceptos normativos más relevantes, mediante la Ley 51 de 1981 Colombia adoptó la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Decreto 1398 de 1990, que regula y define algunos elementos relacionados con la mencionada convención; la Ley 581 de 2000, la llamada Ley de Cuotas que buscaba regular la participación de las mujeres en los escenarios y los diversos niveles de decisión de las ramas del poder público, entre otros.

Aunque estos preceptos han permitido el progreso, actualmente existe una obvia "representación insuficiente de las mujeres en las áreas del poder público y en las posiciones de elección popular" (DNP, 2013, p. 19 citado por Lesmes sf), lo anterior es preocupante porque las garantías de una verdadera igualdad en este asunto aún están lejos, lo que representa un gran desafío en términos de paridad en la participación política.

Lo anterior es clave para comprender la importancia de la consolidación de políticas públicas de igualdad de género que permitan materializar las pautas establecidas en los requisitos regulatorios nacionales e internacionales y, por otro lado, que no solo se amplíe la oferta electoral femenina sino que estas mujeres son elegidos y trascienden en el ejercicio político. En pocas palabras, la participación política de las mujeres debe ir más allá del cumplimiento de un requisito establecido por la ley.

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…