fbpx

Crisis en Bolivia: Evo Morales renuncia

Bolivia se ha visto en una encrucijada durante los últimos días desde que las elecciones del 20 de octubre fueron denominadas como fraudulentas.

Evo Morales.

Evo Morales. / Foto: REUTERS

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Crisis in Bolivia: Evo Morales announces new elections

A pesar de haber comunicado en la mañana que Bolivia iría nuevamente a elecciones, tras la sugerencia de la Organización de Estados Americanos por irregularidades en el conteo de votos, horas más tarde Morales anunció su renuncia luego de que miembros de las Fuerzas Armadas se manifestaran de manera oficial para pedir que dimitiera del cargo.

En el mismo acto también renunció el vice presidente, Alvaro García Linera. Después de esto también han dimitido algunos ministros.

Un día antes de darse la noticia, el sábado 9 de noviembre, el presidente de Bolivia se veía en aprietos. Las protestas continuaban y diferentes sectores pedían insistentemente su renuncia. Esto se convirtió en la crisis política más grande que ha tenido que vivir desde que está en ese cargo, incluso peor que cuando ignoró los resultados del referendo. Morales, que ya había dicho que la oposición estaba buscando un golpe de Estado, afirmó ese mismo día que un motín policial que había era otro golpe de Estado que estaba en marcha.

Tras esta crisis, Morales había llamado a la oposición a dialogar. Sin embargo, afirmó que la oposición no tenía intención de dialogar sino, por el contrario, solo quería "la cabeza de Evo".

Minutos antes de conocerse la decisión, RT reportó, según un comunicado de la Fuerza Aérea Boliviana, "el avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, ha solicitado un plan de vuelo para sobrevolar el espacio aéreo de Argentina". Frente a esto Morales aseguró que él no tiene porque esconderse.

"Mi pecado es ser indígena", afirmó Morales durante la rueda de prensa en la que anunció su dimisión. También se ha referido a sus años de presidencia, agradeció a los oficiales de las Fuerzas Armadas y criticó a quienes "no quieren que la economía del país crezca". "También quiero decirle a los ministros y ex ministros, gracias por acompañarme. También quiero pedir disculpas porque soy muy exigente en el trabajo (...) he exigido no para Evo sino para el pueblo boliviano".

Se refirió también a la Comunidad Internacional, tanto a la ONU como la OEA, para que dijera la verdad sobre el "Golpe de Estado", pues es la razón por la que Morales asegura que debe dejar el cargo. 

Lea también: Crisis en Bolivia: empeora la disputa presidencial

Semanas de crisis política

Las elecciones del 20 de octubre habían dejado una extraña confusión en la que el gobierno actual proclamó el triunfo en primera vuelta. Debido a la falta de claridad en los porcentajes y en la manera en la que se manejó el escrutinio de votos, la oposición no quedó contenta y salió a las calles a protestar. Por un lado, querían que se realizara un reconteo y que hubiera segunda vuelta, donde el opositor tendría una mayor oportunidad de sacar a Morales del poder. Por otro, se revivieron las inconformidades por el referendo de 2016, donde Bolivia votó que Morales no pudiera reelegirse más, pero lo continua haciendo.

Fue por esto que Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) anunció desde el 20 de octubre un comité auditor que revisaría las acciones del Tribunal Supremo Electoral. Como resultado de éste, la OEA encontró “irregularidades” en el proceso de escrutinio, por lo que se cuestionó su integridad.

"He decidido renovar la totalidad de vocales del tribunal supremo electoral", dijo el presidente boliviano por televisión en la mañana del 10 de noviembre. La decisión, después de más de 15 días de manifestaciones a favor y en contra de él, fue de "convocar a nuevas elecciones nacionales, que mediante el voto, permitan al pueblo boliviano elegir democráticamente a nuevas autoridades".

La respuesta de Morales había sido volver a realizar las elecciones desde el comienzo. Es decir, no solo realizar una segunda vuelta como era el pedido, sino una primera vuelta con más opciones para votar. En el proceso, cambiaría también al Tribunal Supremo Electoral para asegurar la limpieza en el conteo. 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…