fbpx

La verdad detrás de las promesas climáticas del Acuerdo de París

Casi el 75% de las 184 promesas del Acuerdo de París se consideraron insuficientes para frenar el cambio climático; solo 28 naciones de la Unión Europea y otras 7 reducirán las emisiones en al menos un 40% para 2030 .

Cambiar la generación de electricidad del carbón a las energías renovables puede reducir rápidamente las emisiones de CO2.

Cambiar la generación de electricidad del carbón a las energías renovables puede reducir rápidamente las emisiones de CO2. / Foto: Fondo Ecológico Universal

EurekAlert | Universal Ecological Fund

Escucha este artículo


Read in english: The truth behind the Paris Agreement climate pledges

Casi tres cuartas partes de las 184 promesas climáticas hechas en virtud del Acuerdo de París destinadas a frenar las emisiones de gases de efecto invernadero son inadecuadas para frenar el cambio climático, y algunos de los mayores emisores del mundo continuarán aumentando las emisiones, según un panel de científicos climáticos de clase mundial. Estas emisiones crecientes de efecto invernadero son las que están impulsando el cambio climático.

La verdad detrás de las promesas climáticas, un nuevo informe publicado por el Fondo Ecológico Universal, examina en gran detalle las 184 promesas voluntarias en virtud del Acuerdo de París, el primer esfuerzo global colectivo para abordar el cambio climático.

"El examen exhaustivo encontró que, con pocas excepciones, las promesas de naciones ricas, de ingresos medios y pobres son insuficientes para abordar el cambio climático", dice Sir Robert Watson, ex presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático y coautor del informe. "Simplemente, las promesas son demasiado pequeñas, demasiado tarde".

De 184 compromisos, casi el 75 por ciento se consideró insuficiente para evitar que el cambio climático continúe acelerándose en la próxima década, según el informe y sus coautores.

De las 184 promesas, solo 36 se consideraron suficientes en función de los compromisos de reducir las emisiones en al menos un 40 por ciento para 2030; 12 compromisos se consideraron parcialmente suficientes para sus compromisos de reducir las emisiones entre 40-20 por ciento para 2030; 136 promesas fueron parcial o totalmente insuficientes. Vea el anexo para el mapa y las tablas con los detalles de la clasificación de las 184 promesas.

"Basado en nuestro análisis minucioso de las promesas climáticas, es ingenuo esperar que los esfuerzos actuales del gobierno desaceleren sustancialmente el cambio climático", dice el Dr. James McCarthy, profesor de Oceanografía en la Universidad de Harvard y coautor del informe. "Si no se reducen las emisiones de manera drástica y rápida, se producirá un desastre ambiental y económico debido al cambio climático inducido por el hombre".

Algo más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), el principal impulsor del cambio climático, proviene de cuatro naciones: China con 26.8 por ciento de las emisiones mundiales de GEI, Estados Unidos (13.1 por ciento), India (7 por ciento) y Rusia ( 4.6 por ciento).

China e India han presentado compromisos para reducir su intensidad de emisiones en relación con el PIB para 2030, que probablemente se cumplirán, pero sus emisiones continuarán aumentando en la próxima década debido al crecimiento económico. El informe clasifica ambas promesas como insuficientes, ya que no contribuirán a reducir las emisiones globales en un 50 por ciento para 2030.

Los Estados Unidos (EE. UU.) ha notificado su intención de retirarse del Acuerdo de París. La Administración Trump ha reducido las principales regulaciones federales destinadas a frenar las emisiones. Por lo tanto, la promesa de los Estados Unidos presentada por la Administración de Obama de reducir las emisiones en un 26-28 por ciento para 2025 está en "limbo". Debido a la reversión en la política federal, el informe clasifica la promesa de los Estados Unidos como insuficiente.

Lea también: Trump se despide del Acuerdo de París

Rusia ni siquiera ha presentado una promesa climática.

Solo la Unión Europea (con sus 28 Estados miembros), uno de los cinco principales emisores de GEI con el 9 por ciento de los GEI mundiales, ha tomado una postura agresiva contra el cambio climático. Se espera que la UE reduzca las emisiones de GEI en un 58 por ciento por debajo del nivel de 1990 para 2030. Esto excede el compromiso de la UE de "al menos el 40 por ciento de las emisiones de GEI por debajo del nivel de 1990". El informe clasifica la promesa de la UE como suficiente.

Las 152 promesas restantes son de naciones responsables del 32.5 por ciento de las emisiones globales de GEI. De ese total, 127 países o casi el 70 por ciento han presentado planes condicionales para reducir las emisiones de GEI. Las promesas de estas naciones dependen de asistencia técnica y financiamiento de naciones ricas, estimadas en US$ 100 mil millones anuales, para su implementación. La prestación de esta asistencia ha sido más difícil de lo previsto en 2015. Tanto los Estados Unidos como Australia han dejado de hacer contribuciones.

Todos los países necesitan reducir las emisiones para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, aunque no todos los países tienen la misma responsabilidad debido al principio de responsabilidad diferenciada, las emisiones históricas, las emisiones actuales por persona y la necesidad de desarrollarse. Algunos países requerirán asistencia internacional.

Otro indicador que refleja la falta de acción para combatir el cambio climático: el 97 por ciento de las 184 promesas climáticas son las mismas que se presentaron inicialmente en 2015-2016 después de la adopción del Acuerdo de París. Solo seis países han revisado sus promesas: 4 países aumentaron su plan para reducir las emisiones; 2 naciones debilitaron sus promesas.

"Incluso si todas las promesas climáticas que son voluntarias se implementan completamente, cubrirán menos de la mitad de lo que se necesita para limitar la aceleración del cambio climático en la próxima década", dice el Dr. Watson.

Se proyecta que las emisiones globales de GEI serán de 54 GtCO2-eq (gigatoneladas de todos los GEI combinados, expresados en CO2 equivalente) para 2030, si todas las promesas se implementan completamente. Para mantenerse por debajo de 1,5ºC por encima de los tiempos preindustriales, un objetivo del Acuerdo de París, las emisiones globales de GEI en 2030 deberían ser de solo 27 GtCO2-eq. Esto significa que la acción para abordar el cambio climático debe duplicarse o triplicarse en la próxima década para reducir las emisiones en un 50 por ciento para 2030.

"Las promesas actuales no resolverán el desafío del cambio climático, porque las emisiones globales de GEI deben reducirse a la mitad para la próxima década y cero a mediados de siglo", dice el Dr. Nebojsa Nakicenovic, ex Director de Evaluación de Energía Global, ex Autor Principal Convocante del Grupo de trabajo III del IPCC y coautor del informe. "En el mejor de los casos, solo posponen el problema unos años".

"No hay una manera fácil de comparar las promesas porque no tienen un denominador común. Es por eso que clasificamos las promesas en función de sus compromisos de reducción de emisiones", dice Liliana Hisas, Directora Ejecutiva de UEF e investigadora principal del informe. "Mostramos que muchas promesas climáticas en realidad continuarían aumentando las emisiones".

El reloj está corriendo. La próxima década es una prueba.

"El cambio climático ya está afectando negativamente la salud humana, los medios de subsistencia, los alimentos, el agua, la biodiversidad, los océanos y el crecimiento económico", dice el Dr. Pablo Canziani, científico principal del Consejo Nacional de Investigación Científica y Técnica, profesor de la Universidad Tecnológica Nacional de Argentina y coautor. del informe

Si las naciones no logran reducir a la mitad las emisiones de GEI en la próxima década, el número de huracanes, tormentas severas, incendios forestales y sequías probablemente duplicará su número, intensidad y pérdidas económicas. El costo: $ 2 mil millones por día para 2030, un precio que el mundo no puede pagar.

Lea también: Piñera cancela cumbre de la APEC y COP25 en Chile

El 70 por ciento de los GEI son emisiones de CO2 de los combustibles fósiles.

Alrededor del 70 por ciento de las emisiones mundiales de GEI provienen del dióxido de carbono (CO2), debido a los combustibles fósiles. Las emisiones de CO2 pueden reducirse rápida y drásticamente de forma rentable.

Cambiar la generación de electricidad del carbón a las energías renovables puede reducir rápidamente las emisiones de CO2. Esto significa la eliminación gradual y el cierre de 2.400 centrales eléctricas de carbón a nivel mundial en la próxima década. Esto es viable y rentable. Una barrera: las unidades alimentadas con carbón de 250 están ahora en construcción y representan una enorme inversión potencial.

"Los líderes deben adoptar nuevas políticas para cerrar las centrales eléctricas de carbón y promover fuentes de energía renovables y libres de carbono, como la energía eólica, solar e hidroeléctrica", dice el Dr. McCarthy. "Estas son tareas que los individuos no pueden hacer, pero que razonablemente pueden esperar que hagan sus líderes".

En segundo lugar, es imperativo que aumentemos la eficiencia energética, lo que puede reducir las emisiones de CO2 en un 40 por ciento para 2040, según la Agencia Internacional de Energía. Las personas pueden ser los principales contribuyentes a esas reducciones de emisiones. Globalmente, los hogares ahorrarán más de US$ 500 mil millones de dólares en facturas de energía anualmente.

"Desde el uso de automóviles y electricidad en el hogar hasta los procesos industriales, el potencial de mejora de la eficiencia en el uso de energía es tan grande que los niveles actuales de uso de energía serían suficientes para proporcionar todos los servicios de energía para 2030", dice el Dr. Nakicenovic. "Este es un elemento crítico, ya que se espera que la población mundial sea de 8.500 millones en una década o 1.200 millones de personas adicionales".

"Las actividades que cada uno de nosotros hacemos todos los días contribuyen al cambio climático. Al usar la energía de manera más eficiente, todos podemos ayudar a resolverlo", dice Liliana Hisas. "Esto es algo que todos podemos hacer a través de elecciones más inteligentes. Las políticas pueden acelerar la implementación de soluciones climáticas".

Cambio climático: quién, qué y cuánto

China

China es, con mucho, el mayor emisor de GEI y CO2 del mundo, representando alrededor del 27 y 29 por ciento, respectivamente. Históricamente, las emisiones de China fueron mucho más bajas que la mayoría de los países industrializados. Desde 1990, sus emisiones de carbono por persona se han cuadruplicado, llegando a 8 toneladas de CO2 por persona anualmente en 2018. Sin embargo, esto solo representa aproximadamente la mitad de las emisiones anuales de una persona o 16 toneladas de CO2 en los Estados Unidos o Canadá. Las emisiones anuales de CO2 por persona en China son mayores a 5.6 toneladas para el Reino Unido y 5 toneladas para Francia.

China hizo un compromiso climático incondicional "para reducir las emisiones de CO2 por unidad de Producto Interno Bruto (PIB) en un 60-65 por ciento desde el nivel de 2005 para 2030". Esto se llama objetivo de intensidad de carbono. China ha reducido su intensidad de emisión desde 2005, lo cual es realmente alentador. Es probable que su promesa se cumpla.

El objetivo de intensidad de carbono no es un objetivo de reducción de emisiones de CO2, siempre que el PIB crezca más rápido que la tasa de reducción de intensidad.

Debido a la rápida expansión de la economía de China, sus emisiones de CO2 han aumentado en un 80 por ciento, de 6.3 GtCO2 en 2005 a 11.3 GtCO2 en 2018.

En su promesa, China también afirma que las emisiones de CO2 "alcanzarán su punto máximo alrededor de 2030". Por lo tanto, la tendencia creciente en las emisiones de CO2 continuará durante al menos una década más, dada su tasa proyectada de crecimiento económico.

El informe concluye que la promesa de China es insuficiente para contribuir a reducir las emisiones globales en un 50 por ciento para 2030.

En su promesa, China también planea aumentar la participación de fuentes no fósiles en el uso de energía primaria a alrededor del 20 por ciento. En 2017, las fuentes no fósiles representaron el 14 por ciento de la energía primaria de China; 2 por ciento nuclear, 8 por ciento hidroeléctrico y 4 por ciento renovables. El uso doméstico de energías renovables en China se ha incrementado significativamente, más de seis veces, desde 2010.

El objetivo de aumentar la proporción de energía no fósil al 20 por ciento podría alcanzarse para 2030 al continuar aumentando las energías renovables al ritmo actual, sin esfuerzos adicionales.

Sin embargo, la energía fósil seguirá produciendo alrededor del 85 por ciento de la energía primaria en China.

India

India es el cuarto mayor emisor global de GEI y CO2, con aproximadamente un 7 por ciento cada uno respectivamente. Las emisiones de CO2 de la India por persona se han duplicado desde 1990, pero sus emisiones históricas fueron muy bajas. Las emisiones actuales son significativamente más bajas que la mayoría de los países industrializados. En este momento, una persona en India emite solo alrededor de 2 toneladas de CO2 por año, que es menos de la mitad de lo que una persona en Suecia o un tercio de lo que emite una persona en Italia.

Lea también: Crecimiento de emisiones de carbono de China se desacelera

Su principal compromiso: "Reducir incondicionalmente la intensidad de emisión de todos los GEI de su PIB en un 30-35 por ciento desde el nivel de 2005 para 2030".

Al igual que con la promesa de China, India no se ha comprometido a reducir las emisiones. De hecho, las emisiones de GEI de la India han aumentado en un 76 por ciento entre 2005 y 2017 y se espera que continúen aumentando debido al crecimiento económico. Sus emisiones de CO2 se han más que duplicado durante el período 2005-2018, de 1.2 GtCO2 en 2005 a 2.6 GtCO2 en 2018.

La promesa de la India se consideró insuficiente, ya que no contribuirá a la reducción necesaria del 50 por ciento en las emisiones globales para 2030.

India también se ha comprometido a lograr el 40 por ciento de la capacidad instalada de energía eléctrica de combustibles no fósiles, con financiamiento internacional.

Desde 2005, India ha aumentado su capacidad instalada de generación de electricidad en tres veces. La proporción de la capacidad de energía eléctrica de los combustibles no fósiles ha aumentado del 30 por ciento en 2005 al 35 por ciento en 2018, de los cuales el 20 por ciento son renovables. Por lo tanto, al continuar esta tendencia creciente, India podría alcanzar una capacidad de energía no basada en fósiles del 40 por ciento antes de 2030. Sin embargo, el 57 por ciento de la generación de electricidad de la India todavía depende del carbón.

Estados Unidos

Estados Unidos es la economía más grande del mundo. A nivel mundial, es el segundo mayor emisor de GEI y CO2, representando aproximadamente el 13 y el 14 por ciento respectivamente. Sus emisiones de CO2 por persona se encuentran entre las más altas a nivel mundial, a pesar de la transición de una economía basada en la fabricación a una basada en los servicios. Las emisiones actuales de carbono por persona anualmente son de 16 toneladas de CO2. Eso significa que cada persona en los Estados Unidos emite el doble de lo que hace una persona en Malasia, o cuatro veces lo que hace una persona en México.

En 2015, EE. UU. Se comprometió a reducir las emisiones de GEI en un 26-28 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2025.

En 2017, la Administración Trump anunció su intención de retirarse del Acuerdo de París. La fecha más temprana para que EE. UU. se retire del acuerdo es el 4 de noviembre de 2020. Hasta entonces, la promesa climática de EE. UU. Se mantiene.

La Administración Trump ha suspendido, revisado o rescindido las políticas federales clave relacionadas con el cambio climático. El más significativo es el Clean Power Plan, los primeros estándares de contaminación de carbono para las centrales eléctricas de los EE. UU., que brinda a los estados herramientas flexibles y rentables para reducir las emisiones de CO2 de las plantas a carbón en un 32 por ciento desde los niveles de 2005 para 2030.

Debido a la reversión de la política federal, la promesa de los Estados Unidos se consideró insuficiente.

Compensando la reversión de la política federal, los estados de los EE. UU. Lideran la transición de las energías renovables. Por ejemplo, Iowa, Dakota del Sur y Kansas están generando alrededor del 30 por ciento de su electricidad a partir del viento; California, Hawai y Vermont están generando alrededor del 10 por ciento de la energía solar. Las ciudades también están haciendo la transición a fuentes de energía renovables. Más de 130 ciudades se han comprometido al 100 por ciento de electricidad renovable. Seis ciudades pequeñas ya han alcanzado el objetivo.

Algunos de estos compromisos se están implementando bajo la iniciativa de Compromiso de América. Además, otras iniciativas y campañas se centran en retirar las centrales eléctricas de carbón. Más de la mitad de las 530 centrales eléctricas de carbón en los EE. UU. Están retiradas o proponen retirarse para 2030.

Lea también: "Las selvas tropicales deben protegerse de la caza insostenible", Dr. Wilting

Casi la mitad de los estados también han estado implementando estándares de eficiencia de combustible y emisiones de CO2 para automóviles y camionetas. Sin embargo, la Administración ha propuesto recientemente normas nacionales nuevas y enmendadas (más débiles) para los modelos de vehículos del año 2021 a 2026, lo que aumentaría aún más las emisiones del sector del transporte, que actualmente representa la mayoría de las emisiones de CO2, con casi el 40 por ciento.

Durante las últimas dos décadas, Estados Unidos ha producido y sigue produciendo el 80 por ciento de su energía (para electricidad, calefacción y transporte) a partir de combustibles fósiles.

Hasta que la proporción del uso de combustibles fósiles en la combinación energética de EE. UU. Se reduzca significativamente, los esfuerzos estatales y locales no compensarán la falta de una acción federal decisiva para reducir las emisiones de EE. UU.

Rusia

Rusia, con un 4,6 por ciento de las emisiones mundiales de GEI, no ha presentado una promesa al Acuerdo de París.

Unión Europea

La Unión Europea (28 naciones) con algunas de las economías más ricas del mundo es el tercer mayor emisor de GEI y CO2 a nivel mundial, representando el 9 y el 10 por ciento, respectivamente. Las emisiones de CO2 por persona en algunos países de la Unión Europea son relativamente altas. Actualmente, una persona en los Países Bajos emite 9,5 toneladas de CO2, 9,1 en Alemania, 8,8 en Finlandia y en Polonia, y 5,6 en el Reino Unido. En promedio, una persona en la Unión Europea emite 6.8 toneladas de CO2 al año o casi tres veces más que una persona en Brasil.

La UE ya ha reducido sus emisiones de GEI y CO2 en un 17 por ciento y 22 por ciento, respectivamente, por debajo del nivel de 1990 en 2018.

Algunos Estados miembros de la UE todavía dependen de los combustibles fósiles para su generación de electricidad y calor. Los principales contribuyentes de CO2 en 2017 fueron Alemania (22 por ciento), el Reino Unido (10,7 por ciento), Italia (10 por ciento), Polonia (9,6 por ciento) y Francia (9.3 por ciento).

La UE y sus 28 Estados miembros presentaron una promesa climática legalmente vinculante para "reducir las emisiones de GEI en al menos un 40 por ciento por debajo del nivel de 1990" para 2030.

Para cumplir este objetivo, la UE adoptó un gran paquete de medidas en 2018 destinadas a acelerar la reducción de las emisiones de GEI: planes nacionales de eliminación del carbón.

Aumentar la energía renovable y la eficiencia energética.

Límites de emisiones anuales legalmente vinculantes para cada estado miembro en los sectores de transporte, edificios, agricultura y gestión de residuos. Se espera que estas medidas combinadas den como resultado una reducción de las emisiones de GEI del 58 por ciento para 2030, superando el objetivo comprometido de al menos el 40 por ciento desde el nivel de 1990. La promesa de la UE se consideró suficiente.

Las 152 promesas climáticas restantes

Las 152 promesas restantes representan el 32.5 por ciento de las emisiones globales de GEI.

De estas 152 promesas, 127 promesas o casi el 70 por ciento son total o parcialmente condicionales. Eso significa que dependen de la financiación de las naciones ricas, además de la transferencia de tecnología y el desarrollo de capacidades para su implementación completa.

Todos los países necesitan reducir las emisiones a la mitad en una década y hacia cero a mediados de siglo para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, aunque no todos los países tienen la misma responsabilidad debido al principio de responsabilidad diferenciada, emisiones históricas, emisiones actuales por persona y la necesidad desarrollar.

Las 152 promesas climáticas se clasificaron de la siguiente manera:

Suficiente. Los compromisos de compromisos climáticos iguales o superiores al 40 por ciento de reducción de emisiones fueron clasificados como suficientes. Estas promesas están en línea con la necesidad de reducir a la mitad las emisiones para 2030. Además de la UE (y sus 28 Estados miembros), seis promesas en esta categoría provienen de: Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, Suiza y Ucrania.

La República de Moldova se comprometió incondicionalmente a reducir las emisiones de GEI en un 64-67 por ciento por debajo del nivel de 1990; y un 11-14 por ciento adicional condicionalmente. Debido a que el 80 por ciento del compromiso depende de acciones nacionales, este compromiso se consideró suficiente.

Parcialmente suficiente. Los compromisos de compromisos climáticos entre 20-40 por ciento de reducción de emisiones se clasificaron como parcialmente suficientes. Los países con compromisos bajo esta categoría necesitan mejorar mucho para reducir las emisiones. Estos 12 países son Australia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Brasil, Canadá, Costa Rica, Israel, Japón, Montenegro, Nueva Zelanda, San Marino y la República de Corea.

Japón y Brasil son los sextos y séptimos mayores emisores de GEI. Su participación en las emisiones mundiales de GEI es de 3 y 2.3 por ciento respectivamente.

Japón se comprometió a reducir las emisiones de GEI en un 26 por ciento por debajo de los niveles de 2013 para 2030, lo que puede cumplirse. Entre otras medidas, Japón adoptó un objetivo de electricidad renovable del 22-24 por ciento para 2030. Sin embargo, Japón todavía depende de los combustibles fósiles para el 81 por ciento de su electricidad y el 88 por ciento de su energía primaria.

Brasil se comprometió a reducir las emisiones de GEI en un 43 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2030. Sin embargo, esta promesa climática fue presentada por la administración anterior. El actual, que asumió el cargo en enero pasado, revirtió políticas y medidas clave relacionadas con el medio ambiente y el cambio climático. Este cambio político reduce las posibilidades de Brasil de cumplir su promesa climática.

La República de Corea se comprometió a reducir las emisiones de GEI en un 37 por ciento por debajo de lo habitual en 2030. Al utilizar su proyección habitual de negocios para 2030 y su último nivel reportado de emisiones de GEI, la promesa coreana equivale a una reducción del 22 por ciento de GEI por debajo del nivel de 2014 en 2030.

Lea también: Gobierno de Colombia autoriza pesca de tiburón y el uso de sus aletas

Parcialmente insuficiente. Ocho compromisos climáticos se clasificaron como parcialmente insuficientes, con base a dos criterios:

  1. Promesas por debajo de 20 por ciento de reducción de emisiones. Los compromisos de estos países muestran una ambición limitada para abordar el cambio climático. Estos son Albania, Jamaica y Serbia. También en esta categoría se encuentra Trinidad y Tobago, un país de altos ingresos.
  2. Compromisos con promesas condicionales donde el país está implementando más del 50 por ciento del compromiso de sus propios recursos. Estas promesas muestran cierto esfuerzo del país para reducir las emisiones. Los cuatro países bajo esta categoría son Islas Cook, Kazajstán, Micronesia e Islas Salomón.

Insuficiente. El resto de las promesas climáticas, que suman 125, se clasificaron como insuficientes en función de cuatro criterios:

1) Promesas sin objetivo de reducción de emisiones. Estas 36 promesas no pueden cuantificarse ni medirse. Estos incluyen 30 promesas de Armenia, Belice, Bután, Bolivia, Cabo Verde, Cuba, Egipto, El Salvador, Eswatini, Guinea-Bissau, Guyana, Malawi, Mozambique, Myanmar, Nauru, Nepal, Nicaragua, Panamá, Papua Nueva Guinea, Ruanda , Samoa, Sierra Leona, Somalia, Sudáfrica, Sudán, Surinam, República Árabe Siria, Timor-Leste, Tonga y Turkmenistán.

Además, esta categoría incluye seis países de altos ingresos que carecen de objetivos de reducción de emisiones en sus compromisos. Estos son Antigua y Barbuda, Bahrein, Kuwait, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

2) Compromisos con promesas que dependen más del 50 por ciento de fondos internacionales para su implementación. Muchos de estos países tienen una capacidad limitada para reducir sus emisiones y dependen de la asistencia financiera y técnica, que puede no materializarse. Estas promesas, especialmente para los países de ingresos medios altos, muestran un esfuerzo mínimo del país para reducir las emisiones. Entre esta categoría, 27 compromisos hicieron compromisos que van desde 50-90% condicional. Estos incluyen Argelia, Bangladesh, Benin, Bosnia y Herzegovina, Burkina Faso, Burundi, Chad, República Popular Democrática de Corea, Ecuador, Eritrea, Fiji, Ghana, Guatemala, Haití, Jordania, Kiribati, Lesotho, Maldivas, Mauritania, Marruecos, Níger , Nigeria, Niue, Sri Lanka, Tayikistán, Togo y Vietnam. De estas promesas, el 33 por ciento son de países de ingresos medios altos, el 30 por ciento de países de ingresos medios bajos y el 37 por ciento de países de bajos ingresos.

Además, 38 compromisos son 100 por ciento condicionales al apoyo internacional para su plena implementación. Estos son Afganistán, Botswana, Camboya, Camerún, República Centroafricana, Comoras, Congo (República de), Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Dominica, República Dominicana, Guinea Ecuatorial, Etiopía, Gabón, Gambia, Granada, Guinea , Honduras, Kenia, República Democrática Popular Lao, Liberia, Madagascar, Islas Marshall, Mauricio, Mongolia, Namibia, Pakistán, Palau, Santa Lucía, Santo Tomé y Príncipe, Estado de Palestina, Tuvalu, Uganda, República Unida de Tanzania, Vanuatu, Venezuela, Zambia y Zimbabwe. De estas promesas, el 30 por ciento son de países de ingresos medios altos, el 32 por ciento de países de ingresos medios bajos y el 26 por ciento de países de bajos ingresos.

Cinco países de altos ingresos también hicieron promesas totalmente condicionales: Bahamas, Barbados, Omán, Saint Kitts y Nevis y Seychelles.

3) Promesas con objetivos de intensidad. Al igual que con China e India, las promesas climáticas basadas en objetivos de intensidad casi equivalen a un aumento de las emisiones en 2030 por encima del nivel actual. Estas seis promesas que utilizan objetivos de intensidad son Malasia, Túnez, Uzbekistán y tres países de altos ingresos: Chile, Singapur y Uruguay.

4) Promesas que utilizan objetivos de negocios como siempre (BAU), así como condiciones condicionales que utilizan más del 50 por ciento de sus propios recursos. Estas promesas se basan en reducciones de emisiones por debajo del nivel proyectado de emisiones futuras en 2030 si no se implementan acciones o políticas. Por lo tanto, estos compromisos equivalen principalmente a un aumento de las emisiones en 2030 por encima del último nivel de emisiones reportado por cada país.

Hay 13 compromisos BAU en este grupo.

Por ejemplo, Indonesia, el octavo emisor más grande, se comprometió a "reducir incondicionalmente las emisiones de GEI en un 29 por ciento por debajo de lo normal en 2030", y un 12 por ciento adicional condicionalmente. Al usar su negocio como la proyección habitual para 2030 y su último nivel reportado de emisiones de GEI, la promesa de Indonesia equivale a un aumento del 40 por ciento de GEI por encima del nivel de 2016 en 2030.

Los 12 países adicionales que utilizan el mismo objetivo BAU, que aumenta las emisiones en 2030, son Andorra, Argentina, Colombia, Djibouti, Georgia, Malí, México, Macedonia del Norte, Paraguay, Perú, San Vicente y las Granadinas y Tailandia.

Países sin compromisos. Trece países aún no han presentado sus promesas climáticas. Estos son Angola, Brunei Darussalam, Irán, Iraq, República Kirguisa, Libia, Líbano, Filipinas, Federación de Rusia, Senegal, Sudán del Sur, Turquía y Yemen. Emiten el 9 por ciento de las emisiones globales de GEI combinadas, con Rusia en el 4.6 por ciento.

"Si bien la mayoría de los 152 países que han presentado compromisos son pobres y solo contribuyen con pequeñas cantidades de emisiones de GEI individualmente, su contribución total al 32.5 por ciento es mayor que la de cualquier país", dice el Dr. Watson. "En segundo lugar, son estas naciones donde tanto la población como las emisiones de GEI están creciendo rápidamente. Por lo tanto, es importante que hagan promesas ambiciosas ahora".

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…