fbpx

Llega el segundo mandato del 'niño maravilla' en Canadá

El actual primer ministro de Canadá, Justin Pierre James Trudeau ha sido elegido nuevamente como primer mandatario del país más septentrional de América en unas reñidas elecciones que se vieron marcadas por unas encuestas que evidenciaban el estrecho margen de ventaja con el que cualquiera de los dos candidatos de punta debería asumir el mando en el segundo país más grande del mundo durante los próximos años sin dominar las mayorías en el parlamento.

Justin Trudeau

Justin Trudeau / Foto: Chris Wattie — Reuters / Landov

LatinAmerican Post | Alberto Castaño

Escucha este artículo


Read in english: Canada: Justin Trudeau wins again

Compitiendo contra el conservador Adrew Sheer, el hijo del recordado y venerado Pierre Trudeau, también primer ministro de Canadá, se alzó durante la jornada del 21 de octubre con la mayoría de los votos para continuar ejerciendo el poder frente al parlamento.

A pesar de haber ganado, el descontento de muchos canadienses se demostró en las urnas, pues los liberales, al mando del primer ministro, perdieron 24 escaños en el parlamento con respecto a las arrolladoras elecciones de 2015 cuando se alzó con 180 de los 338 escaños disponibles sepultando electoralmente a su contrincante, el conservador Stephen Harper.

Si bien los 156 escaños le alcanzaron al ‘Niño Maravilla’ para continuar su mandato, ahora debe interactuar con otros partidos para gobernar sin tropiezos y hacer tangibles sus propuestas de campaña.

En Canadá se gobierna con mayorías cuando se alcanzan como mínimo 170 escaños en el parlamento. En las pasadas elecciones de 2015, la oposición conservadora había logrado 99, en esta ocasión aumentó su votación obteniendo 120 y poniendo en calzas prietas al ‘Príncipe Azul de Canadá’.

Lea también: Se agrava la situación en Chile bajo el control militar

Otros partidos, como el separatista partido ‘BQ’, quienes pretenden la independencia de la provincia de Quebeq, fueron los grandes ganadores de la jornada al pasar de 10 a 32 escaños logrados.

Los 338 escaños del parlamento los completan el socialdemócrata Nuevo Partido Democráta (NPD) cuyo carismático candidato Jagmeet Singh impulsó 24 asientos; el Partido Verde obtuvo 3 y el círculo se cierra con un solo independiente en el parlamento.

Las reacciones de los contrincantes a Trudeau no se hicieron espera. El conservador Adrew Sheer, quien basó su campaña en reiterativos ataques contra el ‘Niño Maravilla’, situación que a ojos de algunos electores le restó seriedad en la contienda electoral, no varió su tono desafiante y desde Regina, la capital de la provincia de Saskatchewen, reconoció su derrota no sin antes advertir que “cuando su gobierno caiga, los conservadores estarán listos y ganaremos”.

Por su parte, el socialdemócrata Jagmeet Singh, del NDP afirmó que “los canadienses enviaron un mensaje claro esta noche. Quieren un gobierno que trabaje para ellos, no para los más ricos y las multinacionales”, haciendo una clara alusión a las pretensiones de los conservadores de privilegiar a los más acomodados del país boreal.

Sin duda, las bases liberales dieron el triunfo a Trudeau en esta ocasión, a pesar del cabeza a cabeza que se dio durante la campaña que estuvo marcada por una inusual “campaña de desprestigio” proveniente del candidato conservador.

Mucha fue la fuerza que el voto útil tuvo que ver en el triunfo de los liberales, pues muchos electores manifestaron que su preferencia sin duda, eran partidos como el Verde o el NDP, especialmente entre la población migrante nacionalizada como canadiense. Sin embargo, esos mismos electores manifestaban abiertamente que había que frenar las pretensiones de los conservadores que pretendían un privilegio a las clases mejor posicionadas económicamente y el aumento para las restricciones de migrantes y refugiados al país del norte.

Lea tambien: Gobierno mexicano: de rodillas y con las manos arriba

El primer ministro reelecto en Canadá disfrutó del triunfo desde Montreal en la provincia de Quebec entre coros que gritaban al unísono “cuatro años más”, y alzando las manos se dirigió a su público prometiendo que “vamos a continuar trabajando para mejorar la vida de todos, para hacer avanzar a nuestro país, para hacer la reconciliación con los pueblos autóctonos una prioridad y para tener más visión y ambición a la hora de atajar el cambio climático”.

Dos grandes provincias en donde el partido liberal perdió de forma estrepitosa fueron Alberta y Saskatchewan, en donde no lograron elegir ni un solo diputado. A ellos, Trudeau les dijo que escuchó su frustración y que trabajará por unir al país.

Y a pesar de que el BQ, partido separatista, triplicó su votación en el parlamento, Trudeau les dijo a los francófonos “queridos quebequeses, he oído el mensaje” indicando que los resultados confirman que Quebeq quiere seguir siendo parte de Canadá y añadiendo que las voces de los quebequenses se escucharán, a partir de ahora, más en Ottawa, capital del país y sede del parlamento.

Las elecciones transcurrieron, como es tradición, en total y absoluta calma y en esta ocasión se registró una participación del 64.25%, según informó la Cadena CBC (Canadian Broadcasting Corporation) una baja sensible con respecto a las elecciones de 2015 cuando la participación se acercó al 70% del electorado.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…