fbpx

Santiago de Chile amanece en estado de emergencia

Santiago de Chile amaneció en estado de emergencia tras las recientes protestas y los graves disturbios que sucedieron el viernes pasado, luego del anuncio del aumento del pasaje del servicio público Transantiago.

Manifestantes en Santiago de Chile.

Manifestantes en Santiago de Chile. / Foto: AFP

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Escucha este artículo


Read in english: Santiago de Chile dawns in a state of emergency

Al ritmo de ollas y sartenes miles de chilenos salieron a manifestar el pasado viernes, tras el anuncio del aumento de tarifas del servicio público. De acuerdo con El Clarín, el pasaje del transporte público aumentó 380 pesos chilenos, alrededor de 1.15 dólares más.

Sin embargo, las protestas derivaron en enfrentamientos entre encapuchados, policías y militares. Poco a poco, la ciudad se vio sumida en el caos, puesto que los manifestantes comenzaron a incendiar desde autobuses hasta estaciones de la red del metro, como anunció el general inspector de Carabineros, Mauricio Rodríguez.

Los disturbios fueron en aumento, y alrededor de las once de la noche (hora de Chile), el edificio de la empresa encargada de distribuir electricidad, Enel, se vio envuelto en llamas. Según el comunicado oficial de la empresa, “un grupo de desconocidos atacó las dependencias del edificio corporativo, específicamente la escalera de emergencia.  Inmediatamente los trabajadores fueron evacuados y trasladados a un lugar seguro, sin lamentar personas heridas".

Lea también: Gobierno mexicano: de rodillas y con las manos arriba

Hacia las dos de la mañana, del sábado, los manifestantes y encapuchados fueron cesando los desmanes, permitiendo que la ciudad poco a poco se restableciera. Como una medida de seguridad, el presidente chileno Sebastián Piñera, decretó que Santiago de Chile estaría en estado de emergencia. 

Lo anterior, permitió que se controlara sectores de la ciudad que fueron escenario de protestas, “lo que supone confiar a un mando militar la seguridad de la zona e implica una restricción la libertad de locomoción y reunión por un plazo 15 días”, como lo explica Infobae. 

Además en la alocución presidencial, Piñera anunció que la decisión era para “asegurar el orden público, asegurar la tranquilidad de los habitantes de la ciudad de Santiago, proteger los bienes tanto públicos como privados y sobretodo garantizar los derechos de todos". También se refirió como “verdaderos delincuentes” a aquellas personas que protagonizaron los actos vandálicos que acompañaron la manifestación. 

La jornada dejó 308 personas detenidas y 167 heridos, en su mayoría personas pertenecientes a la policía. 

Sin embargo, por la noche del sábado se presentaron varios disturbios y el incendio de un supermercado de la comuna de San Bernardo, lo que produjo la muerte de tres personas. 

El plan a seguir

Ante el motivo de la protesta, Piñera justificó el alza de los precios se debía “ al alza que ha ocurrido en el precio del dólar y del petróleo, y fue determinado por un panel de expertos". No obstante justificó que el gobierno chileno iba a establecer un diálogo transversal para aliviar la situación vivida por los chilenos. 

De igual manera, Piñera se dirigió al pueblo chileno afirmando que suspendería el alza de precios del metro de la capital.

Además, el presidente anunció este sábado la elaboración de un plan para mitigar el impacto de la subida del pasaje, resaltando “la difícil situación económica por la que estaban pasando muchos chilenos”, de acuerdo con información dada por EFE.

Hasta el momento, el gremio del metro apoya las manifestaciones, impulsadas por los estudiantes; según declaraciones entregadas por Eric Campos, presidente del Sindicato del Metro a RT. Además, mencionó que el gremio entiende “que un transporte de calidad con una tarifa justa es un derecho” y añadió que las movilizaciones podrían continuar. 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…