fbpx

La guerra de las papas a la francesa

La Unión Europea presentará una queja formal ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por las medidas adoptadas por el país sudamericano frente a la importación de papas precocidas y congeladas provenientes de Bélgica, Holanda y Alemania.

Papas fritas en un plato

Papas fritas en un plato. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Alberto Castaño

Escucha este artículo


Read in english: The french fries war begins

Bélgica, a través de su ministro de relaciones exteriores, Didier Reynders, afirmó que tienen un “problema real” con Colombia por el tema de los aranceles que han impuesto a este importante producto de exportación para el país europeo. Es que los aranceles que el país cafetero cobra por el ingreso de este producto llegan a ser hasta del 8%.

Colombia por su parte, a través del Ministerio de Comercio Exterior, argumenta que esta es una decisión “antidumping”, es decir, que es una medida de defensa que pretende proteger el precio de las mercancías y por tanto de la producción interna del producto agrícola y los ingresos de miles de familias dedicadas a la siembra de este tubérculo.

José Manuel Restrepo Abondano, ministro de comercio en Colombia, afirmó que “con este tipo de medidas de defensa comercial, lo que se busca es corregir una distorsión de mercado que causa un perjuicio a un sector productivo y restablecer las condiciones de competencia de mercado”.

Por su parte en Europa no les ha caído tan bien este tipo de medidas que aseguran afectar el comercio entre las partes. La sueca Cecilia Malmstrom, comisaria europea de Comercio, afirmó que esta medida del gobierno colombiano es "completamente injustificada y dañina para las empresas europeas".

Sin embargo, Restrepo Abondano justifica la actuación de Colombia explicando que “con este tipo de medidas de defensa comercial, lo que se busca es corregir una distorsión de mercado que causa un perjuicio a un sector productivo y restablecer las condiciones de competencia de mercado” y agregó que “el primer paso es recurrir a una solución amistosa, etapa en la que Colombia espera llegar a una solución con la Unión Europea”.

Lea también: La fuerza emocional de Las Malvinas en campaña presidencial

Según datos de Belgapom, la asociación reconocida para la industria belga de comercio y procesamiento de papa, la producción de papas belgas procesadas (a la francesa) es la más grande del mundo, pues el 90% de la producción se destina a la exportación y un tercio de ello es enviado a países fuera de Europa.

Colombia no es la excepción en tomar medidas que protejan el comercio interno ante el tsunami de papas a la francesa congeladas provenientes de Bélgica. Países como Brasil y Sudáfrica ya lo hicieron y Perú estudia imponer nuevos aranceles de la misma manera.

En Colombia, el cultivo de papa se concentra en ocho departamentos, especialmente Cundinamarca, Boyacá, Nariño y Antioquia. Es allí donde se cultiva el 90% de la producción nacional. Para el caso de los tres primeros, el cultivo de este tubérculo es la principal actividad agrícola generadora de empleo en estas regiones, según la Federación Colombiana de Productores de Papa, FEDEPAPA.

Este cultivo que ha estado asociado a la destrucción de ecosistemas estratégicos para Colombia, presenta una expansión importante que preocupa a ambientalistas y personas del común que ven cómo el cultivo va destruyendo sistemáticamente amplias zonas de páramo en Colombia, ecosistemas que representan tan sólo el 3% del territorio nacional pero que abastece el 70% de la población en el país suramericano.

Ante la preocupación por la expansión de cultivos de papa en ecosistemas estratégicos, Germán Palacio, gerente general de FEDEPAPA asegura que “en Colombia se viene decreciendo en área de producción de papa, cada año estamos rebajando entre 1.500 y 2.000 hectáreas”, aseguró.

De otra parte, es el Ministerio de Ambiente quien delimita los páramos y Palacio agregó que “se va a reglamentar la producción en páramos para agricultura de bajo impacto, no pensamos invadir más los páramos, pues ellos no están contemplados en la producción de papa para seguir creciendo”.

En consecuencia, lo que plantea FEDEPAPA es crecer en eficiencia e implementar nuevas tecnologías que consigan reducir los costos de producción y procesamiento para convertirse en un mercado competitivo a nivel internacional antes que seguir creciendo en áreas de cultivo.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…