fbpx

La fuerza emocional de Las Malvinas en campaña presidencial

El debate entre los candidatos a la presidencia de Argentina se centró en días pasados en un tema que para los ciudadanos del país gaucho se ha convertido en eje de honor y patriotismo, el archipiélago de las Islas Malvinas o British Overseas Territory of the Falkland Islands, como son llamadas por el Reino Unido.

Juan José Gómez Centurión, candidato a la presidencia de Argentina.

Juan José Gómez Centurión, candidato a la presidencia de Argentina. / Foto: Diario Clarín

LatinAmerican Post | Alberto Castaño Camacho

Escucha este artículo


Read in english: The emotional strength of the Falkland Islands in presidential campaign

Sin duda alguna Las Malvinas han sido, desde 1833, territorios de ultramar del Reino Unido, sin embargo, Argentina siempre ha reclamado su propiedad y ha sido un reiterativo tema que ha perdurado en el ambiente por nuevas generaciones que van creciendo y escuchando los relatos de veteranos sobrevivientes de la guerra librada entre abril y junio de 1982 y por supuesto toda serie de teorías, historias y pretensiones en referencia al archipiélago.

Uno de esos candidatos a ocupar la silla de presidente en la Casa Rosada de Buenos Aires, es el militar retirado y veterano de la guerra de las Malvinas, Juan José Gómez Cenurión, quien sin dilaciones afirmó en el más reciente debate presidencial que “Malvinas es una causa nacional, pero nuestro modelo de defensa ha sido desarticulado. Vamos a diseñar un sistema de defensa de acuerdo con nuestro país” y agregó enfáticamente apelando al sentimiento nacionalista argentino que “Mantendremos el mandato constitucional de luchar para integrar las Islas Malvinas a nuestro territorio porque es una causa nacional”.

No fue el único que utilizó esta honda herida en la historia de Argentina para capitalizar las voluntades de los votantes, Alberto Fernández, candidato de Frente de Todos, peronista quien actúa en nombre del ‘kirchnerismo’ aludió a lo que para él son fallas en el gobierno actual del también candidato Mauricio Macri.

“Todos estos años el gobierno de Macri estuvo muy ocupado en el comercio con el Reino Unido y con Malvinas y se olvidó de la soberanía. Para la memoria de nuestros soldados, me aseguraré de que las cosas sean diferentes”, afirmó Fernández con gesto vehemente.

Y mientras esto sucedía en la provincia de Santafe entre Macri, Fernández, Lavagna, Gómez Centurión, del Caño y Espert, el gobierno en ejercicio instaba a empresas petroleras para que se abstuvieran de adelantar proyectos destinados a la extracción de hidrocarburos en aguas del archipiélago, lo que añade picante tanto a la campaña presidencial, como a los deseos de los argentinos de recuperar estos territorios insulares ubicados a 500 kilómetros de sus costas.

Compañías como Rockhopper PLC y Premier Oil, que han hecho anuncios en referencia al proyecto Sea Lion en aguas adyacentes al territorio insular, generaron la reacción del ministerio de exteriores argentino. “Ante los anuncios de las empresas “Rockhopper PLC” y “Premier Oil PLC”, en relación con el yacimiento de hidrocarburos denominado “Sea Lion” y la empresa “Argos Resources”, titular de la “licencia” PL001, adyacente a dicho yacimiento, la República Argentina recuerda que tales empresas se encuentran operando en la plataforma continental próxima a las Islas Malvinas, sin contar con la autorización del Gobierno argentino”, reza el pronunciamiento oficial del gobierno gaucho.

Lea también: ¿Qué pasará con el expresidente colombiano Álvaro Uribe?

El debate presidencial cobra temperatura por este tema y las pretensiones de empresas petroleras hacen que tanto el gobierno argentino como los mismos ciudadanos estén alertas ante las reacciones diplomáticas que vayan a generar las comunicaciones de su cancillería.

Píldora de historia sobre la guerra

La guerra de Las Malvinas se libró entre el 2 de abril de 1982 y el 14 de junio del mismo año, tan sólo dos meses y medio le bastaron a los británicos para recuperar el territorio que reclamaron militarmente desde la primera mitad del siglo XIX. Fueron 649 soldados argentinos los que perdieron la vida defendiendo las pretensiones del gobierno militar de Leopoldo Fortunato Galtieri, mientras que 255 británicos ofrendaron su vida en las frías aguas del atlántico sur en nombre de su majestad, la Reina Isabel y por orden de Margaret Thatcher, la dama de hierro.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…