fbpx

Ecuador: indígenas logran derogar el decreto de gasolina

Después de más de 10 días de protestas, el presidente Lenín Moreno derogó el decreto que quitaba los subsidios a la gasolina.

Indígenas en jornadas de protestas en Ecuador.

Indígenas en jornadas de protestas en Ecuador. / Foto: REUTERS

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Ecuador: indigenous people manage to repeal the decree of gasoline

Las comunidades indígenas alzaron su voz contra el gobierno y después de días de caos en las principales ciudades de Ecuador, especialmente en Quito, lograron que el presidente Moreno derogara el decreto contra el cual luchaban.

 

 

Después de un fin de semana de crisis en el que las calles de Quito se convirtieron en un campo de lucha, donde indígenas y otros manifestantes se enfrentaron con la policía, el presidente Moreno logró que movimientos indígenas se reunieran a dialogar, pues habían dicho que no lo harían. 

Antes de que los grupos indígenas accedieran a hablar con el gobierno, el pasado miércoles se habían dirigido desde distintas zonas del país hasta la capital ecuatoriana para manifestar en contra del el alza de la gasolina. Esta decisión había sido tomada días atrás y desde entonces, Ecuador se había visto inmersa en una lucha de varios sectores del país contra el gobierno.

Lea también: ¿En qué va la crisis en Ecuador?

Días de protesta en Ecuador

El gobierno de Ecuador decidió lanzar un decreto en el que lo susbsidios de gasolina desaparecerían, lo cual significaba un aumento en aproximadamente el doble por galón. La decisión que entraría a funcionar en el país afectaba directamente al gremio de transportadores, pero no fueron los únicos en mostrar sus inconformidades.

En un primer momento, fueron los transportadores quienes llamaron a un paro Nacional para hacer que Lenín Moreno quitara el decreto recientemente lanzado. Como respuesta, el presidente decretó el estado de excepción, que buscaba recuperar el orden y la seguridad en el país. En su momento, Moreno había anunciado que no dialogaría con los transportadores y estos a su vez dijeron que no levantarían el paro hasta que el gobierno cediera.

 

 

Sin embargo, a los pocos días los transportadores levantaron el paro afirmando que ya habían dado a conocer sus inconformidades y no tenían más para hacer. No contentos con esto, campesinos y grupos indígenas continuaron su propio paro. 

Los movimientos indígenas afirmaron que declaraban su propio estado de excepción y se desplazaron desde los rincones del país hacia la capital para manifestar. En su discurso de lucha no estaban dispuestos a dialogar con el gobierno, sino que buscaban sentar un precedente masivo al que invitaron a toda la población. 

El último intento de diálogo

Después de haberse negado a entablar el diálogo con los transportadores y de afirmar que no cambiaría de decisión, fue el presidente el que llamó a sentarse a dialogar a los movimientos indígenas. A pesar de negarse en repetidas oportunidades, la situación en las calles el sábado 12 de octubre se salió de control. Quema de neumáticos, enfrentamientos con la policía, detenciones y heridos llevaron a que Quito tuviera toque de queda.

De acuerdo con BBC, “la Defensoría del Pueblo informó que se registraron al menos 5 muertos, 554 heridos y 929 detenidos en las protestas, si bien desde el gobierno rebajaron la cifra de fallecidos a dos”.

Lea también: Campesinos e indígenas se unen a protestas en Ecuador

Finalmente, los grupos indígenas aceptaron dialogar con Moreno.

El llamado fue a través de la cuenta de Twitter del mandatario, donde afirmó que ambas partes debían ponerle fin a las diferencias y hacer que la violencia terminara. Como respuesta, la comunidad indígena aseguró que la única manera en la que hablarían con el gobierno sería una vez derogado el decreto. Además, entre las demandas del momento, el pueblo ecuatoriano aprovechó para exigir la salida del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El lunes 14 de octubre el gobierno confirmó que a partir del diálogo con comunidades indígenas, se decidió que se derogaría el decreto. Para lo cual, el coordinador de las Naciones Unidas en Ecuador, Arnaud Peral, anunció que se debe crear un nuevo decreto que deje sin efecto el que quita el subsidio de la gasolina.

Por parte de las comunidades indígenas y de la población civil, las protestan llegan a su fin. Adicional a los resultados de estas protestas, quedó sobre la mesa, y el gobierno afirmó, que se deben estabilizar las finanzas del país.

El presidente Lenín Moreno ha afirmado que la razón de esta inconformidad se debe a la débil economía que dejó su predecesor, Rafael Correa. Por su parte, Correa dijo que Moreno “está desequilibrado” y pidió que se llame a elecciones anticipadas.

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…