fbpx

Brexit: Johnson confiado reta a la oposición

Desde que Boris Johnson anunció la suspensión del Parlamento, el cual iría desde el 10 de septiembre hasta el 14 de octubre un periodo de tiempo decisivo para temas importantes, muchos miembros de éste se han opuesto a su decisión. 

Boris Johnson, Primer Ministro del Reino Unido.

Boris Johnson, Primer Ministro del Reino Unido. / Via REUTERS

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Escucha este artículo


Read in english: Brexit: Confident Johnson challenges ppposition

Boris Johnson es el tercer primer ministro que ha dejado la ola del Brexit. Se ha caracterizado por su radicalismo en cuanto a las posturas sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, pues es muy difícil que cambie de parecer, tras anunciar que con acuerdo o sin acuerdo su país saldrá el próximo 31 de octubre. 

Johnson, había justificado la detención en el Parlamento bajo el argumento de que se necesitaba preparar su programa de política nacional, algo válido y usual en el Reino Unido. A pesar de ordenar la suspensión del Parlamento, el pasado miércoles, el ente volvió a sus labores tras la decisión de la Corte Suprema de declarar el cierre como “ilegal y sin efecto”. 

Este es el revés más fuerte que haya tenido Johnson en su período como Primer Ministro, por lo que se vio obligado a terminar su presencia en la cumbre en la Asamblea General de la ONU para llegar a su país y tratar de controlar la oleada de críticas que se presentan en el Parlamento. Inclusive se ha llegado a pedir su dimisión del cargo. 

Algo que para James Palumbo, aristócrata británico y en diálogo con La W, no es tan fácil que suceda. Palumbo se refirió a que “Boris Johnson no renunciará a su posición como primer ministro, a partir de allí se verá cómo se desarrollan los acontecimientos”.

Lea también: Donald Trump: ¡A juicio político!

Un polémico regreso

A su regreso, a bordo de un Airbus A330 con capacidad para 355 personas, Johnson llegó a desafiar a la oposición en el Parlamento. En su discurso, agitando fuertemente sus brazos, gritaba “vamos, vamos”, desafiando a la oposición de presentar una moción de censura o dejar “a este Gobierno seguir adelante con el Brexit”. 

La moción de censura, y la cual se intentó cuando May aún ejercía como Primera Ministra, pretende -mediante el voto-  determinar si una persona en un cargo ya no es adecuada para ejercer esa posición, ya sea porque no cumplen sus responsabilidades, o toman decisiones que a otros miembros del Parlamento les parecen perjudiciales.

De acuerdo con esto, según EuroNews, “el artículo 2 de la Ley de parlamentos de 2011 establece la cuestión sobre la que se pedirá a los diputados que voten: ‘Que esta Cámara no confía en el Gobierno de Su Majestad’”.

Si la oposición llegara a ceder a la petición de Johnson, y de no llegar a confirmar a un Gobierno alternativo que se haga cargo en un plazo de 14 días, se tendrían que realizar elecciones. Un escenario que Johnson espera con ansías, puesto que según varias encuestas de realizar unos comicios, el Primer Ministro lidera como favorito. 

No obstante, la oposición (la cual la encabeza el Partido Laborista) ha decidido no caer en la trampa. Según el país, quienes están en desacuerdo con Johnson, no accederán a las elecciones hasta que estén seguros que el Brexit sin acuerdo quede frenado. Ante lo anterior, James Corbyn afirmó que “de querer elecciones, es necesario conseguir una prórroga y con esto iremos a comicios”.  

Lea también: La novela del Brexit parece no tener fin

Todo listo para salir

Como ya se ha mencionado, la determinación de Johnson de salir de la Unión Europea el 31 de octubre es más fuerte que las trabas que la oposición le ha puesto. De esta manera, y en su intervención en el Parlamento, afirmó que se ha avanzado en los temas claves que preocupan sobre un ‘Brexit duro’. 

Es así como el Primer Ministro declaró que temas como evitar la frontera de Irlanda, se estaban tratando con el mayor cuidado para “mantener a Irlanda unida en cuestiones sanitarias y fitosanitarias”, de acuerdo con El Espectador. 

Además, espera tener un borrador de la nueva versión del pacto de salida para el 17 o 18 de octubre, donde será votado a favor o en contra. El último plazo para tratar de llegar a un acuerdo será el 19 de octubre, y de no hacerlo (algo que en el pasado sucedió con Theresa May), Johnson tendrá que solicitar una nueva prórroga. 

Otro nuevo revés causado por el Parlamento, pues antes de que se suspendiera, la oposición logró aprobar una ley, en la que el Primer Ministro “tendría que solicitar una prórroga del Brexit a la Unión Europea para el 19 de octubre si no logra que se ratifique un acuerdo o un permiso expreso del Parlamento para una salida desordenada del bloque comunitario”, según La Vanguardia. 

La historia volvería a repetirse y de lograrse la nueva fecha, la salida del Brexit sería el 31 de enero de 2020. 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…