fbpx

¿Leer o no una novela erótica?

'Yo soy Eric Zimmerman' es la última entrega de la saga erótica de la escritora española Megan Maxwell y ha dejado a las mujeres con ganas de más.

Libro abierto.

Libro abierto. / Imagen de referencia / Pexels

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: To read or not to read an erotic novel?

Quizás lo primero que se viene a la mente al pensar en novela erótica es la famosa saga de 50 Sombras de Grey, pero lo cierto es que este tipo de libros han atraído la atención de millones de personas, especialmente mujeres, alrededor del mundo. La novela erótica se ha convertido en un popular género de la comedia romántica y presenta un reto para escribir pues hay que prestarle atención a cada detalle, cada escena y cada diálogo.

Caratula libro "Yo soy Eric Zimmerman "

Megan Maxwell, la popular escritora española, está acostumbrada a que sus libros sean bien recibidos por el público, y años atrás se aventuró a explorar este género con la saga que comenzó por 'Pídeme lo que quieras'. Como era de esperarse, este libro también tuvo gran acogida entre sus seguidores.

“Siempre he tenido mucha acogida pero la verdad es que con Pídeme lo que quieras fue un bombazo. A la gente le encantó la novela erótica. Ese libro salió el 12 de noviembre del 2012, y un día después, ya era super reconocido”, dijo Maxwell a LatinAmerican Post. “Fíjate, el 12 de noviembre tenía en ese momento mi página web con 35.000 visitas. En ese día, solo 24 horas, pasé a tener más de 300.000 visitas. Eso es algo que nadie se cree”.

Caratula libro "Yo soy Eric Zimmerman "

Pero en sus últimas entregas (Yo soy Eric Zimmerman, Volumen I y II), muestra una mirada distinta a la que estamos a costumbrados a ver en la típica novela erótica. 

Esta vez, esta mujer se empapa de sus libros pasados para recrear un personaje masculino. Siendo así, el libro presenta un reto mucho más grande que cualquier otro que haya escrito antes, pues no es lo mismo plasmar lo que una mujer piensa de un hombre, que plasmar los pensamientos originarios de un hombre. La misma historia que ya conocíamos llega ahora desde los ojos de este encantador alemán. 

Lee también: Megan Maxwell y el poder de las mujeres

“Todos mis libros se caracterizan por tener una voz femenina fuerte, pero 'Yo soy Eric Zimmerman' era la voz de un hombre, así que era todo un reto”, dice Megan. “Así que escribí un par de capítulos y se los pasé a un amigo. Preguntándole si él reaccionaría de ese modo, aunque también teniendo en cuenta que Eric Zimmerman es un hombre prepotente y no todos son así. El caso es que me dijo que sí y decidí seguir por esa línea”.

Eric Zimmerman es un hombre posesivo, soberbio y consciente de su efecto en las mujeres. En las entregas pasadas ya se conocía la versión desde el punto de vista e Judith Flores, la otra protagonista, pero en esta vemos el pensamiento de este hombre que cree que se las sabe todas.

Durante los dos volúmenes del libro, se ve la evolución de ambos personajes. Por un lado, un hombre egocéntrico que poco a poco se va dando cuenta que quizás su corazón le pertenece a quien menos pensaba, pero sin dejar de ser quien es y, por supuesto, sin dejar su sed sexual de lado. Mientras tanto, Judith se transforma también. Al pasar del tiempo, va dejando de ser la mujer tímida y distante que parece ser, y se deja llevar por el erotismo de Eric Zimmerman.

Como los demás libros de Maxwell, esta novela trae humor, encantos y desencantos, y peleas, muchas peleas. A medida del desarrollo de los dos tomos, su relación termina por conventirse en la de una pareja cualquiera, pero ambas personalidades salen a relucir en puntos críticos de la historia. ¿Qué pasa, entonces, cuando dos personas así se van a convertir en padres?

Caratula libro "Yo soy Eric Zimmerman "

Lee también Con este libro aprenderás a entender el lenguaje no verbal

Megan no siempre pensó que una novela erótica sería su obra más aclamada, incluso antes de comenzar a escribirla no pensó que pudiera hacerlo. “Mi editora me sugirió aventurarme en este tipo de comedia, pero le dije un rotundo NO. No sabía cómo hacerlo. Pero ella me insistió, y bueno, le di una oportunidad”. 

En sus libros anteriores, Maxwell ha incluía escenas eróticas, pero escribir toda una novela era un reto mucho mayor, especialmente porque debe haber un límite entre comedia/erotismo para que siga habiendo una narrativa fluida. 

Además, al aventurarse a escribir desde la perspectiva masculina, no solo es un reto, sino que puede llegar a satisfacer muchos deseos de las mujeres a quienes les atrae este género de la comedia romántica. “Me tocó imaginarme muchas cosas, también instruirme para poder plasmar las cosas en papel y que pareciera todo real”, dice Maxwell.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…