fbpx

Congo: el número de muertos por ébola supera los 2.000

A pesar del desarrollo de una vacuna y tratamientos efectivos, los trabajadores de salud han luchado para detener la propagación del virus en áreas remotas y afectadas por conflictos del este del Congo

A health worker wearing Ebola protection gear, walks before entering the Biosecure Emergency Care Unit in the Congo

FILE PHOTO: A health worker wearing Ebola protection gear, walks before entering the Biosecure Emergency Care Unit (CUBE) at the ALIMA Ebola treatment center in Beni, in the Democratic Republic of Congo, March 30, 2019. REUTERS / Baz Ratner / File Photo

Reuters | Djaffar Al Katanty and Aaron Ross

Escucha este artículo


Read in english: Ebola death toll in east Congo outbreak climbs above 2,000

El número de muertos por el brote de ébola en la República Democrática del Congo ha superado los 2.000, según mostraron datos del viernes, mientras los respondedores luchan para superar la desconfianza de la comunidad y los problemas de seguridad generalizados.

La muerte en la vecina Uganda de una niña de 9 años que había dado positivo por el virus después de ingresar al país desde el Congo, enfatizó el desafío que enfrentan los equipos médicos que contienen la enfermedad en el territorio fronterizo con una población altamente móvil.

El equipo gubernamental que supervisó la respuesta dijo que el número de casos confirmados y probables también había alcanzado un hito de más de 3.000 en lo que se ha convertido en la segunda peor epidemia del virus registrada.

A pesar del desarrollo de una vacuna y tratamientos efectivos, los trabajadores de salud han luchado para detener la propagación del virus en áreas remotas y afectadas por conflictos en el este del Congo, donde muchos locales desconfían del esfuerzo de respuesta.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud dijo que el último caso de Uganda destacó la habilidad de las autoridades fronterizas para detectar y aislar posibles fuentes de transmisión.

"Este caso fue recogido en la frontera", dijo la portavoz de la OMS, Fadela Chaib, en una sesión informativa en Ginebra. "Las personas que están en las fronteras tienen la experiencia".

Lea también: América Central se enfrenta a un brote mortal de dengue

Este es el décimo brote de ébola en el Congo, pero es el primero en las provincias de las laderas densamente boscosas del norte de Kivu e Ituri, donde la violencia liderada por las milicias y los asesinatos étnicos han socavado la seguridad en ciertas áreas durante décadas.

La OMS declaró la epidemia como una emergencia de salud internacional en julio, solo el quinto brote que garantiza este estado desde que se introdujo el sistema en 2005.

Desde entonces, las autoridades se han enfrentado a nuevos frentes en su lucha para contener el virus, probando el alcance y la flexibilidad de los respondedores.

Los trabajadores de salud confirmaron los primeros casos en la provincia de Kivu del Sur el 16 de agosto. Poco después, una mujer contrajo el virus en un territorio remoto y controlado por las milicias en Kivu del Norte, a cientos de kilómetros de otros casos conocidos.

"La respuesta se está extendiendo demasiado en la búsqueda de nuevos casos a expensas del compromiso comunitario a largo plazo que es crucial si alguna vez esperamos tener la libertad del Ébola", dijo la directora de Oxfam en el Congo, Corinne N'Daw, en un comunicado.

A pesar de que el virus se propagó a nuevas áreas, la tasa de transmisión de la semana pasada cambió poco con respecto al mes y medio pasado, que ha visto un promedio de 77 casos nuevos por semana, según la OMS.

La semana pasada, la OMS expresó su preocupación por la ampliación del alcance geográfico de la enfermedad, pero confirmó que el virus no se había establecido en la ciudad principal de Goma, incluso después de que se registraron cuatro casos allí en julio y principios de agosto.

Lea también: así es como la diabetes puede aumentar el riesgo de cáncer

Goma, una ciudad junto al lago de casi 2 millones de personas en la frontera con Ruanda, había estado en alerta máxima durante semanas después de que un minero de oro con una familia numerosa infectara a varias personas con Ébola antes de morir.

Los últimos datos del gobierno mostraron que las muertes por ébola alcanzaron los 2.006 y los casos a 3.004.

"Dos mil muertes significan que hay un problema", dijo Timothée Buliga, un sacerdote, que regresaba a su casa desde su iglesia en Goma. "Necesitamos llegar al punto en el que rechacemos el Ébola, digamos que no y lo erradiquemos definitivamente".

Solo el brote de ébola 2013-2016 en África occidental ha sido más mortal que el brote actual. Más de 11,300 personas murieron entonces de las 28,000 que estaban infectadas. 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…