fbpx

El virus Zika podría estar propagándose en silencio

Un estudio genómico de casos de zika asociados a los viajes revela un brote no descubierto en Cuba en 2017, lo que subraya la necesidad de una vigilancia coordinada de la enfermedad.

Mosquito on a hand

Mosquito on a hand / Reference image / Pixabay

EurekAlert | SCRIPPS RESEARCH INSTITUTE

Escucha este artículo


Read in english: Discovery of 'hidden' outbreak hints that Zika virus can spread silently

Justo cuando los temores internacionales de contraer Zika comenzaron a desvanecerse en 2017, un brote no detectado estaba llegando a su punto máximo en Cuba, a solo 300 millas de la costa de Miami. Un equipo de científicos de Scripps Research, trabajando en conjunto con varias otras organizaciones, descubrió el brote oculto al superponer patrones de viaje aéreo con secuenciación genómica de muestras de virus de viajeros infectados. El descubrimiento aparece en la portada de la edición del 22 de agosto de Cell.

"Las enfermedades infecciosas como el Zika son problemas globales, no problemas locales, y una mayor colaboración y coordinación internacional es crítica si queremos adelantarnos a las amenazas inminentes", dice Kristian Andersen, PhD, profesor asociado de Scripps Research y director de Infectious Disease Genomics en el Scripps Research Translational Institute. "A través de este estudio, desarrollamos un marco para una forma más global y más proactiva de comprender cómo se propagan los virus. La dependencia tradicional de las pruebas locales puede no ser siempre suficiente por sí sola".

Scripps Research se asoció en este proyecto con la Universidad de Yale, la Universidad de la Costa del Golfo de Florida, el Departamento de Salud de Florida y muchas otras organizaciones.

Uniendo un brote

Cuando se descubrió el virus del Zika transmitido por mosquitos en Brasil durante la primavera de 2015, ya había estado circulando durante al menos un año, llegando a más de 40 países, señala el estudio. Muy rápidamente, el Zika ascendió de un virus poco conocido a una fuente de pánico internacional, con preocupaciones acentuadas por el hecho de que a veces podría causar una afección grave conocida como microcefalia en bebés nacidos de mujeres que contrajeron Zika durante el embarazo.

Una respuesta coordinada al Zika se basó en que los países detectaran con precisión los casos y los informaran a las agencias internacionales de salud. A finales de 2016, los datos de estas agencias de salud sugirieron que la epidemia estaba llegando a su fin. Posteriormente, el virus cayó del radar de los viajeros, y la Organización Mundial de la Salud finalizó su designación de Zika como una "Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional".

Lea también: ¿ ¿Necesitas un descanso mental? Evita tu celular

Sin embargo, Andersen y sus colaboradores descubrieron que un brote no detectado estaba llegando a su punto máximo en Cuba en ese momento, fuera del radar de las agencias internacionales de salud. Sorprendentemente, el brote retrasó un año a otros países del Caribe, probablemente debido a una agresiva campaña de control de mosquitos que retrasó la aparición de la enfermedad, según el estudio. Los investigadores observaron que otras enfermedades infecciosas transmitidas por los mosquitos Aedes aegypti, incluido el dengue, también estaban ausentes en Cuba al mismo tiempo.

El equipo de Andersen no tenía idea de que expondría un brote desconocido cuando comenzó a investigar los casos de Zika asociados a los viajes en 2017. Los científicos simplemente querían saber si la epidemia realmente estaba disminuyendo. En cambio, descubrieron que un número constante de viajeros del Caribe todavía estaban contrayendo el virus. Con un acceso limitado a informes locales confiables, el equipo ideó una forma de estimar la prevalencia local obteniendo muestras de sangre de viajeros infectados que habían visitado Cuba, y luego utilizando la secuenciación genómica para reconstruir la ascendencia del virus y la dinámica de los brotes. El enfoque se conoce como "epidemiología genómica".

Retroceder el tiempo

Karthik Gangavarapu, un estudiante graduado de Scripps Research en el laboratorio de Andersen y uno de los tres primeros autores del estudio, dice que todos los virus Zika de la epidemia en las Américas se originaron en un solo antepasado, lo que permitió al equipo crear una "familia árbol" y rastrear las raíces del virus.

Al examinar pequeños cambios genómicos en cada muestra de virus, Gangavarapu pudo determinar una "frecuencia de reloj" para revelar la edad del virus. El cronograma determinó que el brote en Cuba se estableció un año más tarde que otros brotes en el Caribe. "Nos dimos cuenta de que había un brote completo que no se había detectado", dice Gangavarapu.

Otra fuente importante de datos provino de la vigilancia de viajes. Sharada Saraf, una pasante de pregrado en el laboratorio de Andersen y coautora del estudio, analizó los horarios de viaje de las aerolíneas, los patrones de vuelo y los destinos de cruceros. En conjunto, la información pintó una imagen de cuántas personas visitaron Cuba y otros países endémicos del Zika durante el período en cuestión.

"Dado que los brotes virales no detectados tienen el potencial de propagarse a nivel mundial, espero que este estudio fomente la utilización de la vigilancia de viajes y los datos genómicos, además de los informes locales, para futuros esfuerzos de vigilancia", dice Saraf.

Lea también: ¿No vas a tus citas médicas? Podrías estar en peligro

Saraf también aseguró los datos de salud de múltiples fuentes y los analizó para su análisis. "Esta información era pública pero a menudo no estaba disponible en formatos para analizar", dice ella. "Por ejemplo, los datos pueden presentarse en gráficos de barras, lo que requiere mucho tiempo para extraer números reales que podríamos analizar. Una de las cosas buenas que han surgido de este trabajo es que hemos consolidado estos datos de manera fácil de descargar y formato utilizable, y lo puso a disposición del público en el sitio web de nuestro laboratorio para que cualquiera lo use tan pronto como se generó".

De manera similar, el laboratorio puso a disposición de inmediato los datos de la secuencia del virus Zika, destacando un nuevo marco sobre cómo los datos pueden compartirse abiertamente durante emergencias de salud pública, dice Saraf.

Prevenir el próximo brote

El equipo de Andersen señala que todavía no está claro si la transmisión del Zika está en curso, ya que las discrepancias en los informes locales continúan obstaculizando la detección. Si bien el uso de los viajeros como centinelas puede arrojar luz sobre los brotes, como lo hizo en este caso, se necesitan datos públicos más ricos para adelantarse a las amenazas, dice Andersen.

Las organizaciones de salud pública y los laboratorios académicos deben intensificar sus prácticas de intercambio de información, dice. Eso, junto con mejores tecnologías de detección y una mejor financiación del gobierno para actividades como la vigilancia de mosquitos, podría ayudar a prevenir brotes futuros.

"Muchas enfermedades graves, no solo el Zika, están casi perfectamente vinculadas a las fluctuaciones en las poblaciones de mosquitos. Sin embargo, este tipo de datos no se recopilan ni se ponen a disposición en la mayoría de los lugares del mundo", dice Andersen. "Especialmente a medida que las poblaciones de mosquitos y otros reservorios animales de enfermedades infecciosas aumentan debido al cambio climático y una población humana en expansión, se está volviendo críticamente importante para los gobiernos priorizar este tipo de monitoreo proactivo".

Gangavarapu señala que las implicaciones del método del equipo de combinar la vigilancia de viajes con la epidemiología genómica van mucho más allá de este estudio: "Se puede aplicar a muchos países que pueden no tener la capacidad de detectar enfermedades o pueden tener un sesgo de notificación".

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…