fbpx

El consumo global de petróleo se está estancando

El consumo en los 18 primeros lugares aumentó solo un 0,7% en los tres meses hasta marzo en comparación con el mismo período del año anterior, según muestran las cifras de la Iniciativa de Datos de Organizaciones Conjuntas

Red and gray oil rig

Plataformas petroleras rojas y grises/ Imagen de referencia/ Pexels

Reuters | John Kemp

Escucha este artículo

 

El consumo global de petróleo se ha estancado desde mediados de 2018, lo que hace que los precios del petróleo sean inevitablemente menores a pesar de los grandes esfuerzos de Arabia Saudita y sus aliados para reducir la producción.

Read in english: Global oil consumption stagnates leaving prices under pressure

Los 18 países más grandes del mundo que consumen petróleo, cada uno de los cuales utiliza más de 1 millón de barriles por día (bpd) de productos derivados del petróleo, representan casi dos tercios del consumo mundial, por lo que constituyen un proxy útil para la demanda mundial.

Según muestran las cifras de la Iniciativa de Datos de las Organizaciones Conjuntas, el consumo en los 18 primeros lugares aumentó solo un 0,7% en los tres meses hasta marzo en comparación con el mismo período del año anterior.

La mayoría de estos países reportan cifras de consumo con un retraso de dos meses, con datos disponibles hasta mayo, pero China, India y Tailandia informan más lentamente. (https://tmsnrt.rs/2Oh6mNO)

Si se excluye a los reportes tardíos, el consumo en el top 15, que representa el 45% del consumo mundial, cayó un 2,2% en los tres meses hasta mayo en comparación con 2018, el descenso más rápido desde la recesión de 2008/09.

Desde 2006, el crecimiento del consumo en los 15 principales ha sido un indicador líder confiable para los 18 principales y la demanda en general, lo que no es sorprendente dada la interconexión de la economía global.

Lea también: El mestizaje no debe pasar desapercibido en América Latina

La desaceleración del crecimiento del consumo de petróleo desde el segundo y tercer trimestre de 2018 ha correspondido estrechamente con la desaceleración de la actividad manufacturera mundial y los movimientos de carga.

Dada la disminución del consumo de petróleo, fue inevitable una fuerte caída en los precios, a pesar de la acción de Arabia Saudita y sus aliados en el grupo ampliado de exportadores de petróleo de la OPEP +.

Las desaceleraciones anteriores en 2006/07, 2008/09, 2011/12 y 2014/15 fueron acompañadas por fuertes caídas de precios para forzar el consumo y la producción y que se equilibraran.

En 2019, la restricción de la producción ha evitado una caída aún mayor en los precios, pero no pudo evitar la necesidad de precios más bajos para ayudar a recomprar parte del crecimiento del consumo perdido.

Los precios comenzarán a subir sosteniblemente si, y solo si, la economía global evita la recesión y el crecimiento del consumo comienza a acelerarse nuevamente.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…