fbpx

Grupos aborígenes de Tasmania discuten sobre la nueva política de nombres de lugares

La original política de doble denominación en Tasmania, adoptada por primera vez en 2012, pone nombres aborígenes a lugares que ya tienen nombres europeos, de modo que ambos aparezcan lado a lado en carteles, mapas y documentos oficiales y publicaciones

Aboriginal performer known as 'Turtle' reacts as he holds his didgeridoo during a ceremony to mark the start of National Reconciliation Week for Aboriginal and Torres Strait Islanders in Sydney, Australia

El intérprete aborigen conocido como 'Tortuga' reacciona mientras sostiene su didyeridú durante una ceremonia para marcar el comienzo de la National Reconciliation Week for Aboriginal and Torres Strait Islanders en Sydney, Australia, 28 de mayo de 2018/ Reuters/ David Gray

AP | Adeshola Ore

Escucha este artículo

 

Los refugios de piedra arenisca ubicados en el Monte Wellington de Tasmania fueron construidos por tribus indígenas hace miles de años, pero fue solo hasta 2014 que la montaña comenzó a ser llamada oficialmente por su nombre indígena, kunanyi.

Leer en español: Tasmania's Aboriginal groups divided over new place naming policy

El nombre proviene del idioma aborigen palawa kani, que hasta ahora ha sido el único idioma utilizado en el proceso gradual de revivir los nombres indígenas de los sitios culturalmente significativos del Estado.

Pero una política revisada que el Gobierno publicó el mes pasado significa que más grupos aborígenes en el Estado insular australiano tendrán la palabra sobre cómo nombrar las lugares que los rodean.

Los activistas aborígenes de Tasmania han elogiado la decisión del Gobierno estatal de "restablecer" su relación con la población indígena de la isla, diciendo que podría servir de modelo para la política gubernamental a nivel nacional.

"El gobierno ha visto que hay otros grupos y es importante trabajar con otras personas", dijo Rodney Dillon, copresidente de la Alianza de Comunidades Aborígenes Regionales de Tasmania.

La original política de doble denominación en Tasmania, adoptada por primera vez en 2012, pone nombres aborígenes a lugares que ya tienen nombres europeos, de modo que ambos aparezcan lado a lado en carteles, mapas y documentos oficiales y publicaciones.

La versión aprobada por el Gobierno estatal en junio abre el proceso de nombramiento a una gama más amplia de individuos y grupos, y ahora permite que los nombres provengan de otros idiomas además del palawa kani.

Cerca de 13 idiomas tradicionales todavía se enseñan a los niños en Australia, mientras que los ancianos hablan otros 100 que están en peligro de extinción al fallecer.

Emma Lee, investigadora de la Swinburne University of Technology y descendiente de la comunidad aborigen, Trawlwoolway, dijo que "lo hermoso de la política de doble denominación es que el Gobierno ha dicho que hay múltiples vías para encontrar ese nombre dual".

Pero los críticos dicen que la política revisada complicará un proceso ya difícil y delicado, y terminará enfrentando a los grupos entre sí, ya que no están de acuerdo sobre qué idioma usar.

Un idioma con legado

Los australianos indígenas remontan su linaje hasta 60,000 años atrás y, en todo el país, un número creciente de grupos quiere que se usen nombres aborígenes para puntos de referencia geográficos en lugar de los nombres que dieron los colonos.

Lea también: Encuentran muerta en maletero a la fundadora de un museo afroamericano

Actualmente hay 13 lugares en Tasmania a los que se les han asignado dos denominaciones según la política de 2012, todos en el idioma palawa kani.

Junto con el Monte Wellington, que ahora también se conoce por la palabra palawa kani para "montaña", Tarkine, un área boscosa en el norte de la isla tiene el nombre dual "takayna", el nombre que le dio la gente de esa área.

Y las señales para el río Tamar ahora también llevan el nombre dual de 'kanamaluka'.

Pero en el Centro Aborigen de Tasmania (TAC, por sus siglas en inglés), la organización financiada con fondos federales que ha estado liderando la recuperación del idioma palawa kani, la coordinadora del programa, Annie Reynolds, dijo que la política dificultará el proceso de nombramiento.

Ella explicó que el centro extrae los elementos de palawa kani de las lenguas indígenas poco conocidas que se perdieron casi por completo en los años posteriores a la colonización británica.

Esa combinación de vocabularios de varios idiomas es la mejor manera de honrar todas las lenguas originales de Tasmania, dijo a la Fundación Thomson Reuters.

"Debido a las horrendas circunstancias históricas, se conservó muy poco de la mayoría de los idiomas aborígenes originales. No sobrevivieron los suficientes para restablecer alguno de ellos tal y como era", dijo Reynolds.

"A menos que se haya hecho un análisis lingüístico e histórico considerable de cada una de estas palabras para determinar si son un nombre auténtico del lugar, entonces es solo un retroceso a los días malos de antes".

Los funcionarios del Gobierno de Tasmania se negaron a hacer comentarios y remitieron a la Fundación Thomson Reuters a activistas de derechos indígenas.

DEVOLUCIONES DE LA TIERRA

Tasmania fue el último estado australiano en reconocer oficialmente a sus ciudadanos indígenas, que representan casi el 5% de la población, cuando aprobó una enmienda a su constitución en octubre de 2016.

Como parte de la nueva relación, el Gobierno organiza foros regulares entre los departamentos y las organizaciones aborígenes de Tasmania para ayudar a promover políticas en favor de los derechos indígenas.

Eso incluye la creación del primer plan de manejo conjunto del Estado para un área protegida de Tasmania, el Área del Patrimonio Mundial del Desierto de Tasmania, dijo Lee, quien tenía un papel principal en el desarrollo del acuerdo de 2016.

El área cubre más de una quinta parte del estado y alberga cuevas de piedra caliza que contienen restos que se remontan más de 20,000 años hasta cuando los humanos ocuparon la región por primera vez.

La reconciliación en curso también podría llevar a más derechos sobre la tierra para las comunidades indígenas, señaló Lee.

La Ley de Tierras Aborígenes de 1995 estimuló el retorno de tierras que se consideran de importancia histórica y cultural.

El Gobierno de Tasmania dice que ha devuelto más de 55,000 hectáreas (136,000 acres) de tierra a la comunidad aborigen a través del Consejo de Tierras Aborígenes de Tasmania.

Ahora, el gobierno estatal está considerando un nuevo enfoque que permitiría a otros grupos indígenas regionales administrar la devolución de la tierra por primera vez.

Lee espera que la estrategia de Tasmania para abrir un diálogo con las comunidades aborígenes se extienda a otras partes de Australia.

"Hemos tenido esa experiencia de activismo, marchar y agitar la bandera. Solo se puede llegar hasta un punto con eso", dijo.

"Parece que hemos roto ese estereotipo de protesta y activismo para obtener nuestros derechos. En cambio, dijimos: 'Tomemos una taza de té y compartamos la bondad de la cultura aborigen'".

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…