fbpx

Argentina parece estar eligiendo el populismo corrupto sobre los cambios que necesita

Macri depende de que los votantes se den cuenta de que no están mejor que cuando lo eligieron por primera vez, pero que están mucho mejor que cuando Fernández de Kirchner fue presidente

President Mauricio Macri

LatinAmerican Post Staff

Escucha este artículo

 

Las encuestas más recientes sugieren que el presidente de Argentina, Mauricio Macri, probablemente no ganará la reelección en octubre. Su problema: las elecciones están sucediendo justo cuando la economía de Argentina se está recuperando de una crisis difícil, pero los votantes parecen percibir las mejoras como mínimas. Sin embargo, estos pequeños cambios le dan a Macri y sus seguidores algo de esperanza antes de la elección de octubre.

Read in english: Argentina appears to be choosing populism over tough needed changes

De manera sucinta, después de un período de crisis y un rescate de US$ 56 mil millones de dòalres del FMI, la economía comenzó a recuperarse hasta que los inversionistas abandonaron los activos argentinos hace tres meses, después de que una encuesta sugiriera que la reelección de Macri estaba en peligro. Como resultado, el peso cayó, empeorando el caos económico que ha marcado el último año de Macri en el cargo.

Pero desde entonces, el peso se ha recuperado un 9% desde principios de mayo, la inflación mensual ha bajado de 4.7% en marzo a 2.7% en junio, lo que ha permitido un repunte en los salarios reales. Sin embargo, la tasa de desempleo sigue siendo del 10% y la inflación está por encima del 50%. Al mismo tiempo, el gobierno de Macri ha recortado el gasto para satisfacer las demandas del FMI.
El oponente que probablemente enfrentará Macri en una segunda vuelta es Alberto Fernández, quien se describe a sí mismo como un moderado del político de centro-izquierda. Pero él no es el principal contendiente de Macri. La vicepresidenta de Fernández es la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (sin relación).

Lea también: La salud no es un argumento válido para aumentar la edad de jubilación en América Latina

Fernández de Kirchner fue presidenta de Argentina entre 2007 y 2015. Durante esos ocho años, casi destruyó la economía al criticar a los prestamistas extranjeros, manipular las estadísticas económicas y dejar que la corrupción se desenvolviera. De hecho, Fernández de Kirchner aún enfrenta varios casos de corrupción en curso. Sin embargo, ella tiene una base leal de votantes peronistas.

Macri solo puede trabajar para que la economía siga mejorando lo suficientemente rápido para que recupere la confianza de los votantes. También ha tratado de minimizar los efectos de la estrategia de Fernández de Kirchner al elegir a un peronista moderado como su compañero de fórmula. En ocasiones, ha centrado su campaña en logros no económicos, como mejores vías y agua más limpia en su reloj.

Pero al final, Macri depende de que los votantes se den cuenta de que no están en mejores condiciones que cuando lo eligieron por primera vez como presidente, pero que están mucho mejor que cuando Fernández de Kirchner fue presidente. Un duro mensaje de vender.

Macri también puede argumentar que las variables incontrolables afectaron a la economía, como los precios más bajos para las exportaciones de Argentina y las tasas de interés más altas que se predijeron en los EE. UU. Ambas cosas habrían hecho las cosas más difíciles. Otro mensaje difícil de vender. Finalmente, Macri puede argumentar que Fernández de Kirchner fue el origen del problema y que su presencia como oponente de la ex presidenta lo convierte en la opción correcta. A pesar de que tiene toda la razón en esta afirmación, es probablemente la más difícil de vender para Macri. Suena como una excusa.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…