fbpx

Japón: El sospechoso del incendio provocado al parecer tenía rencor

El hombre sospechoso de incendiar un querido estudio de animación japonés tenía rencor contra la compañía

A woman sheds tears as she visits a makeshift memorial honoring the victims of Thursday's fire at the Kyoto Animation Studio building in Japan.

Una mujer derramó lágrimas cuando visita un monumento improvisado en honor a las víctimas del incendio del jueves en el edificio del Estudio de Animación de Kyoto, centro de fondo, el viernes 19 de julio de 2019, en Kioto, Japón. Un hombre gritando "¡Tú mueres!" irrumpió en el estudio de animación en Kioto, lo roció con un líquido inflamable y lo incendió el jueves, matando a decenas de personas en el ataque que conmocionó al país y provocó una gran afluencia de fanáticos del anime. (Foto AP / Jae C. Hong)

Escucha este artículo

 

El hombre sospechoso de incendiar un querido estudio de animación japonés, que mató a 34 personas, estaba furioso por el robo y los testigos y los medios informaron que tenía un rencor contra la compañía, en medio de las preguntas sobre por qué esos asesinatos en masa siguen ocurriendo en el país.

Read in english: Suspect in Japan anime studio arson reportedly had grudge

La policía solo ha dicho que el sospechoso Shinji Aoba, de 41 años, que está hospitalizado por quemaduras graves y que no puede hablar, es de Tokio y no trabajó para el estudio, Kyoto Animation.

La emisora japonesa NHK dijo que el número de muertos aumentó a 34 el sábado, después de que uno de los heridos muriera en un hospital. Mientras tanto, Aoba fue trasladado a otro hospital especializado en el tratamiento de quemaduras. Las imágenes mostraron a los médicos que llevaban a Aoba en una camilla, conectados a múltiples tubos y parte de su piel expuesta hinchada y rosada.

NHK y otros medios de comunicación, citando a una fuente anónima, dijeron que Aoba pasó tres años y medio en prisión por robar una tienda de conveniencia en 2012 y vivió con el apoyo del gobierno. El hombre le dijo a la policía que prendió fuego porque pensó que "(Kyoto Animation) robó novelas", según medios japoneses. No estaba claro si se había contactado con el estudio antes.

La compañía fundada en 1981 y más conocida como KyoAni realizó una serie de anime muy exitosa sobre chicas de preparatoria y aspirantes entrenadas para el oficio.

El impactante ataque dejó a otras 34 personas heridas, algunas de ellas de manera crítica. Esto provocó una gran aflicción por los muertos y heridos, la mayoría de ellos trabajadores del estudio.

El jefe de la policía de la prefectura de Kyoto, Hideto Ueda, solemnemente depositó flores en el sitio, ahora una cáscara de carbón, y prometió hacer todo lo posible en la investigación para encontrar motivos detrás del ataque, que describió como "sin precedentes e imperdonables".

Si bien las muertes por disparos son raras en Japón, el país ha tenido una serie de asesinatos de alto perfil en los últimos años. Hace menos de dos meses, un hombre descrito como un recluso social, o "hikikomori", apuñaló a varios niños de escuelas privadas en una parada de autobús fuera de Tokio, matando a dos personas e hiriendo a 17 antes de suicidarse. En 2016, un ex empleado en un hogar para discapacitados presuntamente mató a 19 personas e hirió a más de 20.

Nobuo Komiya, un profesor de criminología de la Universidad Rissho, llama a los ataques "terrorismo suicida", en el que los atacantes normalmente se ven a sí mismos como perdedores y dirigen su ira a la sociedad, a menudo aquellos que parecen felices y exitosos.

"Al sentirse enojados con las personas que creen que son ganadoras, tienden a elegir a las personas privilegiadas como objetivos", dijo Komiya. "Piensan que no tienen nada que perder, no les importa si los atrapan o si mueren".

Son parte de una tendencia creciente que refleja un cambio en la sociedad japonesa, donde las disparidades aumentan y los lazos entre las familias, la comunidad y otros grupos se han debilitado y las personas están menos obligadas a seguir las reglas y ser parte de ellas, dijo. "Japón ya no debe ser complaciente con su seguridad. Debemos seguir a Estados Unidos y Europa y hacer más por la gestión de riesgos".

Cerca de 70 personas trabajaban en el estudio de animación de Kioto No. 1 de tres pisos en el sur de Kyoto, antigua capital de Japón, en el momento del ataque.

El incendiario llegó con dos contenedores de líquido inflamable. Gritó: "¡Tú mueres!" Al entrar por la puerta principal sin abrir del estudio, tiró el líquido con un cubo y lo encendió con un encendedor, dijo la policía, citando a los testigos. La policía en la escena confiscó los tanques de gasolina, una mochila y cuchillos, pero no han confirmado que pertenecían al atacante. Un oficial de la policía de Kyoto se negó a especular sobre cómo Aoba preparó el ataque, diciendo que quería que el hombre se explicara, así como sus motivos.

Lee también: Terrorismo deja 26 personas muertas en Somalia

El incendio bloqueó la puerta principal y rápidamente envolvió el espacio de trabajo, subiendo las escaleras hacia el tercer piso, haciendo que los empleados huyeran en pánico. Algunos pudieron escapar arrastrándose por las ventanas, con la ayuda de los vecinos. Muchos intentaron pero no pudieron escapar al techo, dijeron los oficiales de bomberos. Se dice que la mayoría de las víctimas murieron de envenenamiento por monóxido de carbono, dicen los expertos.

El sospechoso huyó, pero fue perseguido por empleados del estudio que eventualmente lo atraparon. Se derrumbó en el suelo fuera de una casa y fue rápidamente rodeado por la policía.

"Siempre están robando. Es su culpa", dijo a los policías que se inclinaban y le preguntaban por qué prendía el fuego, según un testigo que describió la escena fuera de su casa. El hombre se quejó amargamente de que le habían robado algo, dijo el testigo a NHK y otras redes.

Los vecinos entrevistados por los medios japoneses dijeron que el sospechoso tenía problemas con otros residentes en el edificio de apartamentos en Saitama, al norte de Tokio, donde vivía.

Un hombre le dijo a la emisora TBS que había llamado a la puerta de Aoba para pedirle que dejara de golpear las paredes. Dijo que Aoba gritaba "¡Te mataré!" ¡y callate!" Luego lo agarró por el pelo y la camisa.

El presidente del estudio, Hideaki Hatta, quedó aturdido cuando ingresó al sitio por primera vez desde el ataque del viernes y se unió a los investigadores de la policía. "Apenas puedo soportar ver esto", dijo Hatta.

El trabajador de la construcción Takumi Yoshida, de 23 años, era fanático de las obras de KyoAni. "Estoy sorprendido y estoy seguro de que para sus familias debe estar pasando un momento difícil. Así que con esos sentimientos en mi mente, traje flores", dijo Yoshida.

El fanático del anime y estudiante universitario Yuki Seki viajó desde la prefectura de Hyogo para presentarle sus respetos. "Después de recuperarse adecuadamente mientras se toman su tiempo, espero que Kioto Animation pueda compartir su poder y nuestra energía nuevamente con nosotros", dijo.

Los éxitos de Kyoto Animation incluyen "Lucky Star" de 2008, "K-On!" en 2011 y "Haruhi Suzumiya" en 2009. Tiene una próxima película, "Violet Evergarden", sobre una mujer que escribe cartas para clientes de manera profesional.

También se realizó un trabajo secundario de animación en una función de "Pokémon" de 1998 que apareció en los cines de Estados Unidos y un video de "Winnie the Pooh".

Es el incendio más letal de Japón desde 2001, cuando un incendio en el congestionado distrito de entretenimiento de Kabukicho en Tokio mató a 44 personas en el peor caso conocido de incendio en el país en los tiempos modernos. La policía declaró que la causa fue incendiada, pero nunca anunció un arresto en el lugar del incendio, aunque cinco personas fueron condenadas por negligencia.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…