fbpx

Dolor e impunidad atraviesan muestra de fotos a 25 años del peor atentado terrorista en Argentina

La exhibición "Veinticinco" está integrada por 38 fotos actuales de estudio basadas en 19 historias y otras del momento del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) del fotógrafo Julio Menajovsky

A man stands amid pictures of victims of the bombing of the AMIA Jewish center that killed 85 people, on the 25th anniversary of the attack in Buenos Aires

Un hombre está de pie en medio de fotografías de las víctimas de la explosión del centro judío AMIA que mató 85 personas, durante el aniversario 25 del ataque en Buenos Aires, Argentina, jueves, 18 de julio de 2019/ AP Photo/ Natacha Pisarenko

Reuters | Lucila Sigal

Escucha este artículo

 

Una exhibición fotográfica sobre vínculos inesperados surgidos tras el ataque a una mutual judía en Argentina busca denunciar la falta de justicia que persiste 25 años después y mostrar cómo sigue presente el peor atentado terrorista en la historia del país.

Read in english: A photo exhibition depicts the horror 25 years after the worst terrorist attack in Argentina

La exhibición "Veinticinco" está integrada por 38 fotos actuales de estudio basadas en 19 historias y otras del momento del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) del fotógrafo Julio Menajovsky, uno de los primeros reporteros gráficos en llegar al lugar esa trágica mañana del 18 de julio de 1994 para retratar el horror.

Una mujer que perdió a su hija con un hombre cuyo padre murió en el ataque, un comerciante junto al médico que le salvó la vida, dos empleados que debían ir a trabajar y no fueron son algunos de los protagonistas de la muestra, que se inauguró en el Consulado Argentino en Nueva York en junio, se presentará en agosto en el CCK de Buenos Aires y en noviembre en París.

"La falta de justicia provoca que, 25 años después, el atentado siga estando presente, y que un hecho atroz perpetrado en 1994 se siga repitiendo de manera sistemática. Queríamos trabajar sobre esa idea", dijo Elio Kapszuk, director de Arte y Producción de la AMIA, autor de la idea y curador de la muestra.

"Le pedimos a Julio (Menajovsky) generar nuevas fotografías que tuvieran puntos de conexión con aquellas imágenes barrocas, cargadas de drama, tomadas después de las 09.53 h, cuando la bomba asesinó a 85 personas y dejó más de 300 heridos", agregó en un comunicado.

Las fotos actuales son retratos de estudio neutros, despojados, en blanco y negro, de personas cuyas vidas cambiaron para siempre tras el ataque, y son contrapuestas con las imágenes tomadas inmediatamente después de la explosión para tender un puente entre el pasado y el presente, renovar el reclamo de justicia y denunciar la impunidad.

El jueves pasado se cumplieron 25 años del atentado con coche bomba a la AMIA en Argentina, que tiene la mayor comunidad judía de América Latina.

Lea también: Las empresas sociales: un buen negocio para el turismo 

IMÁGENES VIVAS

El 18 de julio de 1994, Menajovsky estaba en la calle para hacer un trabajo como reportero gráfico cuando escuchó una fuerte explosión. Su instinto lo llevó al lugar del ataque en el centro de Buenos Aires y a tomar "de manera atónita" imágenes que luego recorrieron el mundo y quedaron grabadas en la memoria colectiva de los argentinos.

"Esas fotos las tenía guardadas imaginariamente como en una caja que miraba y pensaba que tenía que hacer algo con eso, pero nunca supe qué ni cómo. La propuesta del equipo de AMIA me permitió abrir esa caja", dijo Menajovsky a Reuters en una entrevista telefónica.

Menajovsky contó que en el momento del atentado no pudo establecer ninguna distancia con lo que estaba fotografiando y que, 25 años después, esas imágenes cobraron un valor especial por la inmediatez que conllevan.

"Cuando citábamos a la gente, en los momentos previos (a la foto), volvían a aparecer relatos del atentado como si hubieran sido de ayer. Yo no podía creer que 25 años más tarde estuviera tan presente, tan vivo, tan inmediato el momento del atentado. Por supuesto que eso también me transportaba a mí a esa mañana", contó.

"Y de alguna manera siento que ese clima invadió la foto, como que el atentado volvió a aparecer en la postura física, en la mirada, en el gesto, en las pequeñas anécdotas", concluyó. 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…