fbpx

De nazis a hippies a Puebla: el final del camino para Volkswagen Beetle

Es el fin de un vehículo que ha simbolizado muchas cosas a lo largo de una historia que abarca ocho décadas desde 1938.

Collection of VW beetles car toys seen on Volkswagen Beetle

FOTO DE ARCHIVO -- En este 21 de abril de 2017, de una colección de juguetes de autos de VW Beetles vistos en Volkswagen Beetle mostrada durante la reunión anual del "Beetle Club" en Yakum, Israel central. Volkswagen está suspendiendo la producción de la última versión de su modelo Beetle en julio de 2019 en su planta en Puebla, México, el final del camino para un vehículo que ha simbolizado muchas cosas a lo largo de una historia que abarca ocho décadas desde 1938. (AP Photo / Oded Balilty)

AP | David McHugh

Escucha este artículo

 

Volkswagen está deteniendo la producción de la última versión de su modelo Beetle esta semana en su planta en Puebla, México. Es el final del camino para un vehículo que ha simbolizado muchas cosas a lo largo de una historia que abarca ocho décadas desde 1938.

Read in english: From Nazis to hippies to Puebla: End of the road for Volkswagen Beetle

Ha sido: una parte de las horas más oscuras de Alemania como un proyecto de prestigio nazi nunca realizado. Un símbolo del renacimiento económico de la posguerra de Alemania y la creciente prosperidad de la clase media. Un ejemplo de globalización vendido y reconocido en todo el mundo. Un emblema de la contracultura de la década de 1960 en los Estados Unidos. Por encima de todo, el automóvil sigue siendo un hito en el diseño, tan reconocible como la botella de Coca-Cola.

El diseño original del auto, una silueta redondeada con asientos para cuatro o cinco, parabrisas casi vertical y el motor refrigerado por aire en la parte trasera, se remonta al ingeniero austriaco Ferdinand Porsche, quien fue contratado para cumplir el proyecto de Adolf Hitler para una automóvil que extendería la propiedad de automóviles de la manera en que el Ford T modelo tenía en los EE. UU.

Aspectos del automóvil tenían similitudes con el Tatra T97, fabricado en Checoslovaquia en 1937, y con bocetos del ingeniero húngaro Bela Barenyi, publicados en 1934. La producción en masa de lo que se denominó KdF-Wagen, basado en el acrónimo de la organización sindical nazi y cuyo auspicio fue para ser vendido, fue cancelado debido a la Segunda Guerra Mundial. En cambio, la nueva y masiva planta en lo que entonces era el campo al este de Hannover produjo vehículos militares, utilizando trabajadores forzados de toda Europa en condiciones miserables.

Relanzado como un fabricante de automóviles civil bajo la supervisión de las autoridades de ocupación británicas, la fábrica de Volkswagen se transfirió en 1949 al gobierno de Alemania y al estado de Baja Sajonia, que todavía es parte de la empresa. En 1955, el millonésimo Beetle, oficialmente llamado Tipo 1, había salido de la línea de montaje en lo que ahora era la ciudad de Wolfsburg.

Lea también: ¿Qué deben tener en cuenta los usuarios de Huawei tras las sanciones de Google?

Los Estados Unidos se convirtieron en el mercado extranjero más importante de Volkswagen, alcanzando un máximo de 563,522 automóviles en 1968, o el 40% de la producción. La publicidad no convencional, a veces humorística, de la agencia Doyle Dane Bernbach instó a los compradores de automóviles a "Pensar en pequeño".

"A diferencia de Alemania occidental, donde su bajo precio, calidad y durabilidad representaban una nueva normalidad de posguerra, en los Estados Unidos las características del Beetle le dieron un aire poco convencional en una cultura automotriz dominada por el tamaño y la espectacularidad", escribió Bernhard Rieger en su historia de 2013, "El coche del pueblo".

La producción en Wolfsburg terminó en 1978 cuando los nuevos modelos de tracción delantera, como el Golf, se hicieron cargo. Pero el escarabajo no estaba muerto todavía. La producción continuó en México desde 1967 hasta 2003, más que el automóvil fabricado en Alemania. Apodado el "vochito", el auto se hizo en casa como un "carro del pueblo" robusto, hecho en México.

El New Beetle, una versión completamente retro construida en una plataforma de Golf modificada, resucitó algo del aura linda y poco convencional del Beetle en 1998 bajo la dirección del CEO Ferdinand Piech, nieto de Ferdinand Porsche. En 2012, el diseño del Beetle se hizo un poco más elegante.

El final del Beetle llega en un punto de inflexión para Volkswagen, ya que rebota de un escándalo sobre los autos amañados para engañar en las pruebas de emisiones de diesel. La compañía se está preparando para la producción en masa de la ID.3, un auto compacto impulsado por batería, que la compañía predice que tendrá un impacto como el del Beetle y el Golf al llevar la movilidad eléctrica a un mercado masivo.

La última de las 5.961 versiones finales del Beetle se dirigen a un museo después de las ceremonias en Puebla el 10 de julio para marcar el final de la producción.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…